Cómo tomar grandes decisiones de forma rápida

Cómo tomar grandes decisiones de forma rápida

Como nuevo líder, aprender a tomar buenas decisiones sin dudarlo ni procrastinar es una capacidad que puede diferenciarlo de sus compañeros. Mientras que otros vacilan en decisiones difíciles, su equipo podría cumplir con los plazos y producir el tipo de...más
17 Abril 2022

Como muchos líderes jóvenes, al principio de mi carrera, pensé que una gran decisión era una que atrajo la aprobación generalizada. Cuando mis colegas sonrieron y asintieron con la cabeza colectiva, reforzó (al menos en mi mente) que yo era un excelente tomador de decisiones.

Pero a medida que pasaba el tiempo, vi la falacia de este enfoque. La búsqueda de un consenso amplio requiere un compromiso considerable para incorporar la perspectiva de cada persona. El resultado es una decisión que es el denominador común más bajo: una elección con la que todos pueden vivir, pero con la que nadie está realmente contento.

Peor aún, la búsqueda de consenso casi siempre es terriblemente lenta, y cuanto más sube un líder, menos a menudo se le da el lujo del tiempo. Durante mis años como alto ejecutivo, regularmente me pedían que tomara decisiones rápidas y críticas en respuesta a eventos delicados: una historia negativa de los medios de comunicación que requería una respuesta inmediata, una infracción de procedimiento que estaba siendo investigada por los reguladores, un cambio sustancial en la orientación financiera, un activo catastrófico fracaso,

Lo que descubrí fue que las decisiones que tomé bajo presión eran al menos tan buenas, si no mejores, que las que pasé días agonizando.

Esto me llevó a hacerme dos preguntas:

  • Sabiendo que puedo tomar buenas decisiones bajo una fuerte presión de tiempo, ¿cuál es el ADN de esas decisiones, ¿qué es lo que realmente las hace buenas?
  • Si pudiera ser lo suficientemente disciplinado como para imponer mi propia presión de tiempo en la toma de decisiones, ¿podrían las decisiones resultantes ser más rápidas y mejores?

Destilé mis aprendizajes en los ocho elementos que optimizan tanto la velocidad como la precisión de mis decisiones. Durante los últimos 10 años de mi carrera corporativa, poner en práctica esta filosofía me ha ayudado a mejorar mi desempeño como líder y a mejorar en gran medida los resultados de mi equipo.

Los ocho elementos de una gran decisión

Como nuevo líder, aprender a tomar buenas decisiones sin dudarlo ni procrastinar es una capacidad que puede diferenciarlo de sus compañeros. Mientras que otros vacilan en decisiones difíciles, su equipo podría cumplir con los plazos y producir el tipo de resultados que ofrecen un verdadero valor. Eso es algo que hará que tú y el equipo se den cuenta.

La única manera segura de evaluar la eficacia de una decisión es evaluar los resultados. Descubrirás, con el tiempo, si una decisión fue buena, mala o indiferente. Pero si solo se basa en el análisis retrospectivo, el camino hacia mejores decisiones puede ser tenue: la retrospectiva es increíblemente propensa a sesgo de atribución.

Dicho esto, si tiene una lista de verificación de atributos para evaluar una decisión de manera prospectiva (como la que se proporciona a continuación), puede predecir de antemano si es probable que sea buena o no. Según mi experiencia, estos son los ocho elementos principales de las grandes decisiones.

1) Las grandes decisiones se moldean por la consideración de muchos puntos de vista diferentes.

Si bien la búsqueda de consenso nunca debe ser su objetivo, esto no le da la libertad de actuar unilateralmente. Para que una decisión se forme correctamente, debe consultar con aquellos que pueden contribuir de manera significativa.

Esto no significa que deba buscar la opinión de todos. Las personas adecuadas con la experiencia relevante deben articular claramente sus puntos de vista para ayudar al responsable de la toma de decisiones (también conocido como usted) a ampliar su perspectiva y tomar la mejor decisión. La búsqueda de aportaciones valiosas es la fuente principal de un debate sano y sólido. Le ayudará a comprender mejor el problema que está tratando de resolver y a encontrar soluciones inteligentes y efectivas.

2) Las grandes decisiones se toman lo más cerca posible de la acción.

¿De quién debe buscar retroalimentación exactamente antes de tomar una decisión? Personas que tienen el conocimiento, la experiencia y la perspectiva más amplios sobre los temas en cuestión. Por lo general, se trata de alguien que trabaja en un nivel inferior en la organización, no necesariamente alguien en la sala en la que se toma la decisión.

Recuerde que las personas más poderosas de su empresa rara vez están en el terreno haciendo el trabajo práctico. Busque la opinión y la orientación de los miembros del equipo que estén más cerca de la acción y deles crédito por haber hecho que su decisión sea mejor.

3) Las grandes decisiones abordan la causa raíz, no solo los síntomas.

Es posible que se pregunte qué tipo de información debe buscar de los miembros de su equipo o colegas. A menudo, cuando nos enfrentamos a un problema difícil, nos enfocamos en identificar los síntomas, no en el problema principal que causó el problema en primer lugar. Si lo hace, el mismo problema volverá a aparecer en el futuro.

Si bien es posible que necesite abordar los síntomas con urgencia, una vez hecho esto, siempre debe desarrollar un plan para corregir la causa raíz. Llegar a las personas que están más cerca del tema en cuestión le ayudará a identificar de qué se trata. Usa tu tiempo con ellos para recopilar esa información.

4) Las grandes decisiones las toma una persona claramente responsable.

Incluso después de recibir los comentarios, debe tomar una decisión informada, recuerde que usted y solo usted deben estar preparados para reclamar la responsabilidad de su elección. A los líderes débiles les resulta reconfortante que las personas que los rodean aprueben sus decisiones. No quieren sentirse expuestos haciendo una llamada decisiva que puede resultar impopular, independientemente de lo necesario que sea. Pero cuando se comparte la responsabilidad, se diluye su decisión y su eficacia como la persona que hace la llamada.

Cuando encuentras tu posición como líder, arriesgarte puede dar miedo, especialmente cuando estás empezando a desarrollar tu confianza. Aun así, tomar el control y garantizar que cada decisión importante sea tomada por una persona claramente responsable es clave para generar confianza con los miembros de su equipo y sus superiores, modelar la autonomía y mejorar el rendimiento general. Sin responsabilidad, las únicas armas en su arsenal son la gestión por comité y la toma de decisiones por consenso.

5) Las grandes decisiones consideran los impactos holísticos de un problema.

Una forma de aumentar su confianza es practicar regularmente el equilibrio de los riesgos y los impactos potenciales de cada decisión que tome. Esto es simplemente una cuestión de pensar lo más ampliamente posible para identificar los «qué pasaría si» de su elección. ¿Qué posibilidades hay de que surja un posible resultado negativo y, si lo hace, cuáles serían las consecuencias?

Por ejemplo, incluso tomar una decisión relativamente simple para modificar el alcance de uno de los proyectos de su equipo puede requerir que considere los posibles impactos en el presupuesto, la asignación de recursos, el plazo, la calidad y la satisfacción del cliente.

6) Las grandes decisiones equilibran el valor a corto y largo plazo.

Cuando piense en el riesgo frente al impacto, considere también los costos y beneficios a corto y largo plazo. El cortoplacismo es una maldición que afecta a los marcos de toma de decisiones de muchos líderes. Es seductor considerar solo los resultados a corto plazo, especialmente cuando se te juzga únicamente por la entrega de tu trabajo anual.

Sin embargo, cuanto más progreses en tu carrera, más obvio se vuelve cuando no prestas suficiente atención a las implicaciones a largo plazo de tus elecciones. Encontrar el equilibrio adecuado entre las consideraciones a corto y largo plazo es clave para desbloquear el verdadero valor. Cuanto antes pueda incorporar esto en su proceso de toma de decisiones, mejor.

7) Las grandes decisiones se comunican bien a las partes interesadas.

Si bien no quiere necesariamente que todos los que tienen un interés pasajero participen en el proceso de toma de decisiones, sí que quiere que todos estén alineados con el resultado. Por eso es tan importante comunicar la sustancia y el razonamiento detrás de sus decisiones a las partes interesadas (incluidas las personas poderosas de la sala).

El propósito de esta comunicación no es buscar la aprobación o el consenso sobre cómo resolverá el problema. Más bien, busca llevar a todos a un nivel constante de comprensión, que a menudo es necesario para la implementación sin problemas de una decisión importante.

8) Las grandes decisiones son oportunas.

La aceleración del proceso de toma de decisiones comienza con la comprensión de los elementos fundamentales de una buena decisión. Si considera todos los elementos enumerados anteriormente, simplemente se trata de abordar cada uno con un mayor sentido de urgencia.

Por ejemplo, en lugar de consultar minuciosamente a todos los que quieren compartir su opinión, busque comentarios solo de aquellos que realmente pueden agregar valor, y no espere a que todos estén de acuerdo. En su lugar, utilice su propio criterio y un análisis de costo-beneficio para trazar el mejor camino a seguir con la información que reciba.

Muchos líderes postergan las decisiones porque se sienten abrumados por el miedo a cometer un error o, lo que es peor, a que no les guste. Pero la medida en que puede trabajar en cualquier faceta particular del proceso de toma de decisiones debe determinarse por una cosa: el riesgo. Su evaluación del riesgo determinará si debe adoptar un enfoque más o menos cauteloso.

Con el compromiso de evaluar sus decisiones de manera prospectiva, podrá tomar mejores decisiones, más rápido que nunca. Aprender esto como líder joven acelerará su desarrollo y elevará el rendimiento de su equipo. Cuanto más alto llegue, mayor será el impacto que tendrá esta habilidad en la cultura y el desempeño de su organización.

¿Qué opinas de este artículo?