Antecedentes del Burnout

Antecedentes del Burnout

El trabajo y las características de la organización
23 Marzo 2021

Redacción

Podemos agrupar el trabajo y las características del trabajo en cuatro grupos: por un lado las exigencias -estresores relacionados con el trabajo, estresores relacionados con los clientes-, y por otro lado los recursos -el apoyo social y los factores que determinan la autorregulación de las actividades.

La carga de trabajo y la presión temporal explican entre un 25% y un 50% de la variabilidad del Burnout, especialmente del agotamiento emocional. En concreto, en el meta-análisis realizado por Lee y Ashforth (1996), se explica, a nivel general, un 42% de variabilidad.

Según el meta-análisis realizado por Pfenning y Hüsch (1994), el conflicto de rol (de vigilantes de prisiones), o la ambigüedad de rol (de las enfermeras), explican respectivamente el 24% o 14% del agotamiento emocional, el 13% o 8% de despersonalización, y el 2% o 10% de baja realización emocional. Son niveles a tener en cuenta por su repercusión en el nivel de Burnout.

Otras características -como el número de horas por semana, o el número de clientes o la gravedad de los problemas de los clientes- se han estudiado de manera más ocasional, obteniéndose resultados moderados en las direcciones esperadas.

Aunque la relación no sea tan importante como en las exigencias del trabajo, la falta de apoyo social, especialmente por parte de los supervisores, está especialmente relacionada con niveles de Burnout elevados (del mismo modo que una falta de feedback en el trabajo se relaciona en sentido positivo con las tres dimensiones del síndrome). De un modo más moderado, una falta de participación en la toma de decisiones y de autonomía está inversamente relacionada con un elevado Burnout.

De manera general, la relación de estas características de la organización con los elevados niveles de Burnout es generalizable en cuanto al nivel de agotamiento emocional y de despersonalización; pero, con la excepción de la ambigüedad de rol, esta relación es mucho menos importante con el nivel de baja realización personal.

En lo que respecta a los estresores relacionados con los clientes, estos resultan menos importantes para el Burnout que los estresores relacionados con las exigencias de trabajo -contrariamente a lo que quizá cabría esperar.

En cuanto a la carga, a nivel individual, que supone el contacto con personas distintas, ésta ofrece, según Koeske y Koeske (1989), resultados contradictorios. Si nos fijamos en el número de casos distintos atendidos, suponen un elevado nivel de carga y de presión temporal (factores estresores relacionados con el trabajo). En cambio, si nos fijamos en la dificultad de la relación de los casos complejos y diferenciados entre sí (un factor relacionado con los factores estresores específicamente vinculado a la relación con los clientes), sí se ha observado una modesta relación positiva con el Burnout, cuanto más difíciles son las relaciones.

Curiosamente, en algunos casos se ha observado que el trabajo frecuente con pacientes o clientes difíciles, hace precisamente que se desarrollen mecanismos adaptativos que previenen los efectos negativos a largo plazo, como el Burnout.

¿Qué opinas de este artículo?