Competencias Emocionales del líder en la comunicación: Habilidades Sociales

Competencias Emocionales del líder en la comunicación: Habilidades Sociales

Dentro de las competencias emocionales definidas por Daniel Goleman, algunas de ellas están directamente relacionadas con la comunicación: la escucha, la empatía y las habilidades sociales.
22 Septiembre 2022

Redacción

Al hablar de habilidades sociales se hace referencia a “conductas aprendidas y dirigidas a metas para interactuar y funcionar de manera eficaz dentro de un grupo de trabajo. Expresar ideas y construir relaciones significativas y transmitir confianza y respeto a través de ellas”.

Para poder conseguir ser un líder eficaz, hace falta hacer un autoanálisis de los propios procesos de comunicación. Las habilidades sociales y comunicativas del líder son determinantes para el buen funcionamiento del grupo ya que afectan directamente a las personas a las cuales dirige.

Las habilidades sociales comprenden a su vez diferentes competencias emocionales básicas para el liderazgo.

· Influencia;

· Comunicación;

· Establecimiento de vínculos;

· Colaboración y cooperación;

· Habilidades de equipo.

Influencia

Se trata de tener herramientas eficaces de persuasión. Las personas con esta competencia:

· Son muy persuasivas.

· Utilizan estrategias indirectas para recabar el consenso y el apoyo de los demás.

En el nivel más básico, la influencia de la persuasión consiste en la capacidad de despertar ciertas emociones en los demás.

Comunicación

Escuchar abiertamente y enviar mensajes convincentes. Las personas con esta competencia:

· Saben dar y recibir, captan las señales emocionales y sintonizan con su mensaje.

· Abordan abiertamente las cuestiones difíciles.

· Escuchan bien, buscan la comprensión mutua y no tienen problemas en compartir la información de que disponen.

· Promueven la comunicación sincera y permanecen abiertos tanto a las buenas noticias como a las malas.

Establecimiento de vínculos

Capacidad para desarrollar relaciones. Las personas con esta competencia:

· Cultivan y mantienen amplias redes informales.

· Crean relaciones mutuamente provechosas.

· Crean y consolidan la amistad personal con personas de su entorno.

Las personas capaces de establecer vínculos suelen combinar su vida privada con su vida profesional, algo que exige claridad y disciplina.

Colaboración y cooperación

Consiste en trabajar con los demás en la consecución de objetivos compartidos. Las personas que tienen esta competencia.

· Equilibran el enfoque en la tarea con la atención a las relaciones.

· Colaboran y comparten recursos, información y planes. · Promueven un clima de cooperación y amistad.

· Buscan y promueven las oportunidades de colaboración.

Los grupos que se divierten juntos, que disfrutan estando en compañía, que pueden bromear y que comparten buenos momentos, disponen de suficiente capacidad emocional no sólo para disfrutar los buenos momentos sino también para hacer frente a las dificultades. Es muy probable que cuando se hallen sometidos a presión, los grupos que no comparten este vínculo emocional se estanquen, funcionen mal o terminen desintegrándose.

Habilidades de equipo

Crear una sinergia laboral orientada a la consecución de los objetivos del grupo. Las personas con esta competencia:

· Promueven cualidades grupales como el respeto y la cooperación.

· Despiertan entusiasmo y actitud participativa.

· Consolidan el compromiso y la identidad del grupo.

· Comparten los méritos, cuidan al grupo y su reputación.

A modo de resumen, con respecto a las competencias relacionadas con las habilidades sociales, se remite a los rasgos del “Talking Manager” que postula González-Alorda, como un patrón de pautas a seguir para conseguir según sus propias palabras “ser un líder capaz de conquistar el entusiasmo del equipo”.

· Conocer bien a las personas con las que se trabaja y tener afecto por ellas.

· Dedicar tiempo a conversar con las personas del equipo tanto en conversaciones formales como informales.

· Preparar las conversaciones importantes. No improvisar.

· Ser empático. Captar el estado de ánimo del interlocutor.

· Utilizar más las preguntas que respuestas.

· Ser prudente en las afirmaciones. Saber decir “no lo sé”.

· Pedir opinión a los demás y tenerla en cuenta.

· Escuchar con los cinco sentidos.

· No tomar decisiones importantes en caliente. Tomar tiempo para reflexionar y después decidir con firmeza.

· Ser flexible. No pretender salirse con la suya, sino “con la nuestra”.

· Hablar con franqueza y mirar a los ojos.

· Pedir feedback y saber recibirlo.

· No personalizar las discrepancias profesionales.

· Asumir los errores y tratar de aprender de ellos.

· No hablar mal de nadie nunca, ni siquiera interiormente.

· Al hablar de otra persona hacerlo con respeto.

· Saber pedir disculpas y aceptarlas.

· Tener la capacidad de trabajar con personas diferentes.

· Confiar en los demás y delegar.

· Cuando se genere un conflicto entre dos miembros del equipo ayudarles a que encuentren la solución. No convertirse en un juez, sino en un mediador.

· Compartir la información y comunicar las decisiones.

· No mentir. Decir siempre la verdad y si no se puede permanecer en silencio.

· Estar presente y disponible.

· Corregir sin humillar y con la intención de animar a la otra persona a mejorar.

· Mostrarse receptivo ante propuestas de mejora o ante nuevas maneras de hacer las cosas.

· Aceptar con naturalidad las discrepancias.

· Afrontar las conversaciones difíciles cara a cara.

La clave para el desarrollo de las habilidades sociales, como competencia comunicativa del líder, pasa por un proceso consciente de repetición de las mencionadas conductas para convertirlas en un hábito.

¿Qué opinas de este artículo?