Coronavirus: distancia mínima de 4 metros al andar y de hasta 10 corriendo

Coronavirus: distancia mínima de 4 metros al andar y de hasta 10 corriendo

Según un estudio de la Universidad de Eindhoven (Países Bajos) y la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), la propagación aumenta con el movimiento ya que las partículas de Covid-19 permanecen en el aire
30 Abril 2020

Mantener la distancia de seguridad se ha convertido en una norma diaria desde que comenzara la crisis de Covid-19. Es, de hecho, una de las principales recomendaciones del Ministerio de Sanidad para evitar el contagio de coronavirus: un metro de separación, como mínimo, entre persona y persona.

Dicha distancia, sin embargo, podría no ser suficiente cuando el sujeto se encuentra en movimiento. Así lo demuestra un estudio realizado conjuntamente por la Universidad de Eindhoven (Países Bajos) y la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), cuyo texto completo adjuntamos.

Según esta investigación, la separación social recomendada hasta ahora por las autoridades - entre 1 y 2 metros - solo sería efectiva cuando la persona se encuentra en un espacio interior o en una zona donde no haya viento en el caso de los espacios abiertos. ¿El motivo? Las partículas del virus que se expulsan en movimiento permanecen flotando. 

Por ello, los expertos aconsejan establecer un espacio de entre 4 y 5 metros con la persona que haya delante cuando se camina. La distancia deberá aumentar hasta los 10 metros al correr o pasear en bicicleta -en el caso de aquellos países donde no existe un confinamiento total-.

"Cuando alguien durante una carrera respira, estornuda o tose, esas partículas se quedan en el aire". La persona que va detrás, aprovechando la corriente generada, atraviesa esa nube de microgotitas, y se expone a un posible contagio. Algunas de esas partículas, además, "pueden aterrizar en la ropa", según explicaba el profesor Bert Blocken. 

Riesgo menor cuando se camina en paralelo o en diagonal

Para llegar a esta conclusión, los investigadores simularon virtual la aparición de particulas de saliva en personas que realizaban cierta actividad física, como correr o caminar, y en diferentes posiciones: en paralelo, una detrás de la otra y en diagonal-.

Este experimento demostró que los sujetos también dejan partículas atrás cuando respiran mientras caminan, y no solamente, al estornudar o toser, cuando "la fuerza de expansión es mayor". Las partículas más grandes generan un mayor riesgo de contagio, pero también son las que "caen más rápido". El riesgo se reduce cuando los individuos caminan o corren en paralelo y en diagonal, ya que las partículas alcanzan en menor medida a la otra persona.

Dada esta averiguación, los expertos recomiendan mantenerse fuera de la corriente generada por el movimiento y ampliar, por tanto, el distanciamiento de seguridad en estos casos durante la pandemia de Covid-19.

Fuente. Redacción Médica

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario