CCOO presenta el Informe de Salud y Siniestralidad en el transporte por carretera

CCOO presenta el Informe de Salud y Siniestralidad en el transporte por carretera

La población mayor de 50 años es especialmente alta en el transporte de mercancías, representa el 41,1 % del total de la población ocupada en esta actividad
22 Mayo 2020

El Sector Estatal de Carretera y Logística junto al Gabinete Técnico de la Federación Estatal FSC-CCOO, ha elaborado un informe sobre salud laboral y siniestralidad en el sector del transporte por carretera. Los datos, que corresponden al último año registrado, 2018, a los que se hace referencia y sobre los que se realiza el estudio, están aportados por la Dirección General de Tráfico y por el Ministerio de Trabajo. Adjuntamos el texto completo.

El Sector de Carretera y Logística ha realizado este documento junto al equipo técnico federal de la Federación de Servicios a la Ciudadanía, en el que trata de resumir la realidad del transporte por carretera en cuanto a accidentes de trabajo y salud. El informe pone el acento en las últimas cifras de siniestralidad, recogidas en el año 2018, y en los factores de riesgo presentes entre las y los trabajadores. También aborda la situación de las personas con mayor edad trabajadoras del sector, porque uno de los factores que más inciden en la elevada siniestralidad del sector es la edad avanzada del conductor profesional.

El documento que presenta el Sector de Carretera y Logística FSC-CCOO contiene varios capítulos que presentan desde las características del sector, o las causas de la alta siniestralidad, hasta las posibles soluciones para combatirlas.

Este informe arranca con las características socioeconómicas del sector, que pone de relieve la importancia clave del transporte por carretera, tanto del traslado de personas viajeras, como del transporte de mercancías, dentro de la economía de cada país.

En los siguientes capítulos, se aborda la siniestralidad laboral, como los accidentes de trabajo, que son siete veces superiores a la media de actividades, demostrando que ser conductor/a es una la profesión que entraña una alta peligrosidad.

Así mismo, se muestran las principales alteraciones en la salud, como trastornos musculoesqueléticos, nutricionales, metabólicos, visuales, estrés o hipoacusia, entre otros. Y es que, estas alteraciones suponen factores de riesgo que pueden explicar la siniestralidad, como son las condiciones laborales, el estado del vehículo, el manejo de cargas y la climatología. A ello, habría que añadir, otros factores de tipo anímico y/o psicológico, como la soledad y largos periodos fuera de casa que no permiten la conciliación de la vida personal, ni la corresponsabilidad familiar.

Todo ello, incide de manera más agudizada en personas de mayor edad, demostrando con los datos que la incidencia es tres veces superior a la del personal con la misma edad en el conjunto de actividades económicas

El documento cierra con un cuadro de conclusiones, y otro sobre propuestas de actuación de interés como la creación de un observatorio de seguridad y salud para profesionales del transporte, áreas de descanso adecuadas, establecimiento de la jubilación anticipada, y ante todo las imprescindibles campañas de sensibilización y concienciación, que son las que tienen la capacidad de visibilizar al colectivo en el externo y en el interno con el objetivo de cambiar ciertas actitudes tan perjudiciales que tienen la obligación de cambiar muy particularmente desde las Administraciones, las empresas, y el colectivo trabajador y más genéricamente desde la ciudadanía.

Fuente. Diariodel transporte

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario