El Instituto Sindical Europeo (ETUI) debate el futuro de la salud laboral en Europa

El Instituto Sindical Europeo (ETUI) debate el futuro de la salud laboral en Europa

Con la asistencia de unas 200 personas, la conferencia sirvió como foro para comparar las opiniones de investigadores, sindicalistas y responsables políticos.
3 Marzo 2020

El Instituto Sindical Europeo (ETUI) celebró una conferencia en Bruselas los días 3 y 4 de diciembre para debatir las perspectivas de salud y seguridad en el trabajo en Europa.

La conferencia marcó el trigésimo aniversario de la directiva marco de SST, la columna vertebral de la legislación europea en materia de salud y seguridad. Adoptada el 12 de junio de 1989, esta legislación recogió algunas de las principales reclamaciones presentadas por los sindicatos en el transcurso de las dos décadas anteriores.

La conferencia se organizó en tres sesiones. Sobre la historia de la directiva, la primera sesión fue presentada por Aude Cefaliello, quien destacó el hecho de que la directiva fue adoptada en un boom económico, es decir, en una ventana de oportunidad. Los testimonios de dos líderes sindicales que participaron en las negociaciones en ese momento, Jean Lapeyre y Marc Sapir, ayudaron a los delegados a comprender mejor cómo esta directiva pudo establecer principios que siguen siendo fundamentales para la organización de la prevención hasta el día de hoy: la necesidad de eliminar riesgos en origen, la obligación de evaluar todos los riesgos y la responsabilidad del empleador en todos los aspectos de la organización del trabajo con un posible impacto negativo en la salud.

El reconocimiento de estos principios fue el resultado de las muchas movilizaciones que, desde la década de 1960, habían puesto los problemas de salud y seguridad en el centro de las disputas industriales, ayudando a transformar los sindicatos. Laurent Vogel y el historiador italiano Enrico Bullian destacaron la importancia de las luchas de salud y seguridad en Italia y cómo influyeron en todo el movimiento sindical en Europa.

La segunda sesión estuvo dedicada a las discusiones sobre las interacciones entre el conocimiento científico, las movilizaciones sindicales y la regulación de los riesgos. Marianne Lacomblez (Universidad de Oporto) mostró cómo el movimiento feminista había abierto nuevas perspectivas para la salud ocupacional. Tatiana Santos (European Environmental Bureau) analizó los vínculos entre el trabajo científico y las movilizaciones para el medio ambiente. Nathalie Jas (Instituto Nacional de Investigación Agrícola, Francia) destacó las ambigüedades y las áreas grises en las opiniones de expertos de los científicos requeridas por los organismos reguladores con respecto a los pesticidas. Estas opiniones fueron estructuradas por muchos protocolos complejos basados ​​en muchos casos en hipótesis que fueron engañosas en comparación con el trabajo en el campo. En particular, se autorizaron muchos plaguicidas peligrosos con el pretexto de que el uso de equipos de protección personal brindaba protección suficiente. Los estudios sobre el terreno revelaron lo contrario. Emilie Counil (Instituto Francés de Estudios Demográficos, INED) presentó las interacciones pero también las tensiones potenciales existentes entre el trabajo científico y las movilizaciones sindicales. Señaló que una gran parte del trabajo científico estaba "bajo la influencia" de los grupos de presión industriales y que las dudas inherentes a cualquier investigación científica a menudo se usaban como pretexto para ralentizar el proceso de regulación de riesgos.

La tercera sesión se dedicó a varios aspectos del mundo laboral actual. Michel Héry (Instituto Nacional de Investigación y Seguridad de Francia, INRS) presentó la investigación prospectiva del Instituto que analiza diversas innovaciones desde un ángulo de salud y seguridad. Al poner su atención en la robótica y la economía de los conciertos, insistió en que las opciones económicas y políticas estaban detrás de cada algoritmo. Sarrah Kassem (Universidad de Tübingen) analizó las condiciones de trabajo en Amazon, analizando también las formas de resistencia que se desarrollan entre los empleados de la empresa. Patrick Ackermann contextualizó la ola de suicidios en France Télécom entre 2006 y 2011, destacando la brutal reestructuración en ese momento y la violencia institucionalizada por los métodos utilizados por la administración. Volvió a mirar la lucha sindical que había terminado con la acusación de los altos ejecutivos de la compañía en ese momento. También demostró que el gobierno de Macron estaba decidido a privar a los trabajadores de las herramientas clave de salud ocupacional, como los comités de salud ocupacional, seguridad y condiciones de trabajo (CHSCT) presentes en todas las grandes empresas francesas.

Los debates sobre la política de salud laboral de la UE compararon las posiciones de la Confederación Europea de Sindicatos (representada por su subsecretario general Per Hilmersson), Business Europe (representada por Jessie Fernandes), la Comisión Europea (representada por Charlotte Grevfors-Ernoult, el Parlamento Europeo (representado por Agnes Jongerius (socialista, Países Bajos) y Mounir Satouri (los Verdes, Francia) y la Presidencia del Consejo Europeo (representado por Riita Sauni del Ministerio de Asuntos Sociales y Salud de Finlandia). El punto de convergencia era la necesidad seguir adelante con la revisión de la legislación sobre carcinógenos y el reconocimiento de que la salud laboral debe ser una prioridad para la nueva Comisión Europea.

Fuente. ETUI

¿Qué opinas de este artículo? Afegeix un nou comentari a aquesta pàgina.

Añadir nuevo comentario