Vuelta al cole: el reto de conciliar calendarios

Vuelta al cole: el reto de conciliar calendarios

La dificultad de conciliar el trabajo con el calendario personal y familiar es una de las principales causas de absentismo y de rotación no deseada en España. Razón por la cual el equilibrio entre el trabajo y la vida personal tiene cada vez más peso en la propuesta de valor al empleado.
8 Septiembre 2019

Dos de cada tres trabajadores en nuestro país declaran que, con más frecuencia de la que desean, tienen problemas para conciliar su jornada laboral con la vida personal y/o familiar. Porcentaje que es aún mayor si la persona encuestada es mujer y madre, según una encuesta realizada por Adecco a propósito del día de la conciliación y la corresponsabilidad.

Jornadas partidas, falta de flexibilidad, dificultad para teletrabajar o largos desplazamientos al lugar de trabajo suelen ser las principales razones por las que los progenitores ven muchas veces frustrada la posibilidad de conciliar, pero también empieza a pesar, cada vez más, la falta de adecuación de los horarios laborales a los escolares.

A la hora de buscar soluciones todas las partes implicadas tienen su plan. Así, preguntados los estudiantes de Educación Primaria y de la ESO en los talleres «Carta a mis papás» organizados por ARHOE, los menores señalan: "organizar mejor el tiempo que pasan en casa, repartir las tareas domésticas entre todos o cambiar el horario de trabajo", como sus propuestas para ampliar los momentos en familia.

Los progenitores, por su parte, también circunscriben al ámbito laboral muchas de las posibles medidas que pueden adoptar para acercarse a la deseada conciliación como: renunciar a promocionar profesionalmente, cambiar de trabajo o pedir una excedencia, pero no dejan de señalar el hecho de que la gran diferencia entre días laborables y días lectivos también hace mella en sus aspiraciones tanto laborales como familiares.

Medidas a adoptar por los progenitores en el ámbito laboral

¿QUÉ ESTÁN HACIENDO LAS EMPRESAS?

Muchas de las propuestas sobre racionalización de los horarios, el tiempo y el espacio que hacen las familias están siendo asumidas por el ámbito empresarial, cada vez más consciente del gran valor que le conceden sus colaboradores a la conciliación familiar, a veces por encima incluso de otros muchos aspectos relacionados con un puesto de trabajo como puede ser el ambiente laboral, el salario o los beneficios sociales.

En consecuencia, cada vez son más las empresas que están consolidando nuevas formas de trabajo que prioricen la flexibilidad junto a iniciativas específicas asociadas a calendario laboral/escolar que, sin llegar a ser considerados compensación 'pura', tienen un coste real para la empresa y un gran impacto en el compromiso de los empleados.

Roche Farma, es un buen ejemplo de compañía que ha implantado medidas eficaces para la conciliación durante las vacaciones escolares. Desde el año 2005, la farmacéutica cuenta con una iniciativa que facilita a los padres y madres conjugar sus jornadas de trabajo con los días no lectivos de sus hijos.

En esas jornadas, el departamento de Recursos Humanos organiza una actividad lúdica para los hijos de empleados de 3 a 15 años, con salida y regreso en los centros de trabajo, normalmente de 9 a 17 h. Las jornadas están subvencionada por RRHH, que se ocupa de la gestión logística, organización, registro de los niños, contratación de empresa que coordinará la actividad, transporte, etc.

En esta misma línea trabaja ISDIN que de entre sus iniciativas más valoradas está la de poder acompañar a los hijos el primer día de cole y, si son más pequeños, llevarles a la guardería todos los días durante la primera semana para que su adaptación sea la mejor.

Algo parecido ofrece Laboratorios Quintón, que se enorgullece de contar con empleados sin depresión postvacacional gracias a medidas como: primer día de cole libre para que los padres y madres puedan acompañarles; “horarios especiales de adaptación” y flexibilidad de horarios para poder atenderles para aquellos padres con hijos entre 0 y 3 años y permisos retribuidos para padres y madres con jóvenes universitarios desplazados para que puedan ayudarles a instalarse en su nuevo hogar.

Zurich, por su parte trata de facilitar la conciliación familiar durante el periodo estival organizando colonias de verano en las que los más pequeños pueden disfrutar de una semana repleta de actividades en medio de la naturaleza.

Asimismo, la aseguradora cuenta con Flexwork, una nueva forma de trabajo a través de la cual ofrece a sus colaboradores la posibilidad de optimizar dónde, cuándo y cómo trabajan, disfrutando de la máxima flexibilidad y las mínimas limitaciones, con el objetivo de mejorar el desempeño y la productividad. Esta fórmula de "trabajo flexible" permite que los colaboradores puedan disponer de un máximo de hasta 20 horas semanales para trabajar fuera de la oficina, ya sea en sus domicilios o en el lugar elegido por ellos mismos.

EL CASO 'VASS THINKIDS'

La empresa de consultoría IT puso en marcha en 2018 ‘VASS Thinkids', un programa pensado para aquellos empleados con hijos que no saben qué hacer con ellos los días no lectivos. Para estos se diseñó ‘Thinking School’: una metodología pensada para que los niños exploren y amplíen sus capacidades y habilidades, pero, fundamentalmente, para que descubran todo el potencial que la educación tradicional no suele abordar y lo hagan en las instalaciones de la compañía de IT durante los días laborables que no hay cole.

El éxito de la iniciativa la ha convertido en una de las mejor valoradas por los empleados de la compañía presidida por Javier Latasa. Los menores, de edades comprendidas entre los 3 y los 13 años, tienen, durante los días no lectivos, el mismo horario que la plantilla de VASS pero, mientras sus padres y madres trabajan, ellos disfrutarán de un espacio seguro e innovador en el que aprender y desarrollar su espíritu más emprendedor.

Para la directora de ‘People & Talent’ de Grupo VASS, Paula Rodrigo, el hecho de poder desarrollar estas ediciones del Thinkids significa “que nuestros profesionales tienen una necesidad real de conciliar estos días sin cole y que VASS les facilita una opción muy válida para poder organizarse mejor”. “En Grupo VASS nos orgullecemos de decir que somos una gran familia. Todos nuestros empleados son importantes, por eso queremos que sepan que nos preocupamos por ellos y por su felicidad, y que son el pilar fundamental de nuestra empresa. Thinkids, además del resto de medidas de conciliación que tenemos en marcha, es nuestra forma de agradecerles todo lo que hacen por la empresa”, explica.

Los pequeños se dividen en grupos en función de su franja de edad. Mientras los más jóvenes realizan talleres con temas como la movilidad, la imitación o los sentidos, los mayores de 7 años enfrentan retos que les impulsan a pensar, desarrollar y ejemplificar temas de futuro.

La compañía asume el coste total de esta iniciativa, por lo que para los empleados se trata de un servicio gratuito a excepción de la comida de los pequeños, que la traen de casa.

¿QUÉ PARTE LE TOCA A LA ADMINISTRACIÓN?

Las empresas, por tanto, han empezado a mover ficha incluyendo en sus políticas de conciliación y compensación el apartado coles, pero ¿qué está haciendo la Administración? Según la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre cada centro, en el ejercicio de su autonomía, pueden adoptar formas de organización y ampliación del calendario o del horario en los términos que establezcan las Comunidades Autónomas y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

La Conselleria de Educación de la Comunidad Valenciana, por ejemplo, determinó en el año 2014 que a partir del siguiente curso, cada colegio tendría libertad para fijar la duración de su propia jornada escolar, abriendo así por primera vez la vía para la ampliación del horario lectivo, de forma que no habría obligación de ceñirse al clásico de 9 a 17 horas.

Cantabria, por su parte, impuso un calendario escolar que incluye vacaciones cada dos meses, al estilo de Francia, Alemania o los países nórdicos.

La apuesta en Madrid va más orientada a la unificación de horarios en jornadas intensivas, en secundaria; quitar los exámenes de septiembre en los institutos y adelantarlos a finales de junio para que el curso empiece la primera semana de septiembre; juntar puentes en el calendario y planear un calendario sin generar semanas de vacaciones en determinados períodos.

Los partidos políticos, por su parte, también han incluido la ampliación de horarios entre sus propuestas políticas con el afán de ganarse a los votantes tocando el palo de la conciliación. Así el PSOE propone el acceso al servicio de comedores escolares y actividades extraescolares en festivos y vacaciones; Ciudadanos ha registrado una proposición no de Ley en la que pide la adaptación del calendario escolar de festivos y la jornada escolar al calendario laboral, reduciendo las vacaciones escolares de verano a 2 meses; el PP apuesta por fomentar guarderías de empresa y Podemos por la educación pública y gratuita de los 0-3 años.

CONCLUSIÓN

Conciliar supone mantener un equilibrio de vida que mejora el bienestar, la salud y la capacidad de trabajo personal, por ello el papel que juegan las empresas con sus modelos organizativos, entornos y horarios laborales es clave y determinante para alcanzar una sociedad más sana y equilibrada. Este cambio es cultural requiere implantar modelos de trabajo flexibles, meritocráticos, con horarios racionales y corresponsables que, también, transformen la cultura presencial de las empresas españolas, pero todo ese cambio deberá estar amparado e impulsado por la Administración, principal valedora del bien común.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario