La OCDE coloca a España entre los países con empleo de menor calidad

La OCDE coloca a España entre los países con empleo de menor calidad

Según la OCDE, España tendría los peores resultados en variables como la seguridad en el mercado de trabajo o el ambiente laboral y constata que los ingresos de los trabajadores se habrían visto disminuidos durante la crisis
19 Marzo 2016

España lleva años liderando las tasas de paro de los países más desarrollados del mundo. Ya ha dejado atrás sus récords de desempleo y los crecimientos negativos del PIB, pero las consecuencias para el mercado laboral llegaron para quedarse. Unas secuelas que colocan a España, junto a Grecia, como el país con la peor nota del planeta en el ranking de calidad del empleo.

En concreto, el país debe conformarse con 2,4 puntos sobre los 10 posibles que otorga el índice de bienestar elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE),que agrupa a 34 grandes economías y que mide las tasas de empleo, el paro de larga duración y la seguridad laboral de cada territorio. Sólo Grecia queda por detrás con 1,5 puntos, en una clasificación que otorga una nota media a la OCDE del 6,6 y que sólo suspenden 7 potencias: además de España y el país heleno, no llegan al aprobado Turquía (3,8 puntos), Portugal (4,1), Eslovaquia (4,3), Hungría (4,8) y Polonia (4,9). (Ver el ranking detallado en la imagen adjunta).

Son notas muy bajas si se comparan con los países líderes del ranking de calidad del empleo. La mejor calificación corresponde a Islandia, con un 9,5. A continuación, figuran Suiza (9,4), Noruega (9), Australia (8,3), Austria, Luxemburgo y Holanda (las tres con 8,2 puntos).

La nota de España no es sólo consecuencia de una tasa de paro que cerró 2015 (año al que se refiere el estudio) en el 20,9%. Ni es únicamente culpa de que el porcentaje de la fuerza laboral que ha estado desempleada durante un año o más sea del 13%, muy por encima del 2,8% de media de la OCDE.

El problema está también en quienes sí tienen un trabajo, pues su futuro se antoja demasiado incierto. Tanto, que España es líder absoluta del ranking que mide el temor a quedarse en el paro. "Los trabajadores afrontan un riesgo del 17,8% de perder su empleo, cifra mucho mayor que el promedio de la OCDE del 5,4", avisa el organismo. Queda muy encima de Grecia, el segundo clasificado con un 12,2%. Y es el doble que en Portugal, que es tercera con un 8,6%.

El miedo, además, es cada vez mayor. En 2012, España ocupaba el duodécimo puesto con un 10,8%, cerca del 10,1% de media. En 2013 ya se colocó décima al llegar al 10,9%, frente al promedio del 10,5%. Fue en 2014 cuando se convirtió en líder, con una décima menos que en 2015 (17,7%), año en el que, sin embargo, la media de la OCDE bajó ya a los niveles actuales y quedó en el 5,3%.

España queda así por debajo de los estándares de los grandes países desarrollados. También lo hace en "salarios y otros beneficios monetarios que aporta el empleo, que son aspectos muy importantes para la calidad del trabajo", como recuerda el organismo. El ingreso familiar disponible neto ajustado per cápita es de 22.477 dólares anuales (20.590 euros), frente a los 25.908 de promedio, los 25.166 de Italia, los 28.799 de Francia o los 31.252 de Alemania. Más lejos queda de EEUU, que presume de ingresos per cápita de 41.355 dólares.

Alemania es, de hecho, protagonista en el otro lado de la balanza. Los germanos, con una tasa de paro de larga de duración cinco veces inferior a la de España (2,4%), están en el pelotón de trabajadores de países desarrollados con menos miedo perder su empleo: el riesgo a quedarse en el paro es del 3,1%, igual que en de Noruega. Sólo mejoran esa cifra Suiza (3%) y Japón (2,4%). También rondan niveles cercanos Corea (3,2) y Austria (3,9%).

Estos porcentajes están, lógicamente, relacionados con el resto de indicadores laborales. Así, por ejemplo, en Alemania la tasa de empleo (que mide la población en edad de trabajar con empleo remunerado) es del 73%, frente al 56% de España o el 49% de Grecia. Más elevada es aún en Suiza (80%) o Noruega (75%). Al tiempo, el paro de larga duración entre los suizos es del 1,5% (frente al 18,4% español) y el de los noruegos, del 0,3%.

Con estos resultados, Alemania obtiene una nota de 8,1 en el indicador global de calidad del mercado laboral de la OCDE, la misma puntuación que Estados Unidos, que vuelve a acariciar el pleno empleo. Y es que su tasa de paro es hoy del 5%, cuatro veces menos que en España.

Fuente: Expansión

¿Qué opinas de este artículo? Afegeix un nou comentari a aquesta pàgina.

Añadir nuevo comentario