Mentoring inverso: Cuando los séniors aprenden de los júniors

Mentoring inverso: Cuando los séniors aprenden de los júniors

Aunque todos hemos oído hablar del mentoring, para la mayoría el Mentoring Inverso es el gran desconocido.
30 Noviembre 2018

Si tradicionalmente los mentores son personas con una larga experiencia en algún campo que forman o echan una mano a las personas que están empezando, el Mentoring Inverso es justo lo contrario: En este caso son las personas que acaban de incorporarse al mundo laboral las que dan consejos a los séniors.

Como veremos en este artículo, el Mentoring Inverso aporta muchos beneficios tanto para los que reciben la formación como para los que la dan. ¿Te imaginas que las personas más jóvenes de tu empresa te dieran unas cuantas clases? Aunque pueda parecerte algo fuera de lo común, seguro que aprenderías mucho de lo que tienen que enseñarte los millennials. ¿No te lo crees? ¡Sigue leyendo!

Aprendizaje intergeneracional, la clave del Mentoring Inverso

Cuando hablamos de diversidad dentro de una empresa, no nos referimos solamente a la interculturalidad, la igualdad entre géneros y la presencia de personas con diversidad funcional. También nos referimos (y esta es seguramente la diferencia más palpable) a la intergeneracionalidad. Existen muchísimas diferencias entre las personas que pertenecen a generaciones distintas, como por ejemplo los valores, las prioridades o la educación. Un Baby Boomer, por ejemplo, dará prioridad a una empresa en la que pueda ascender y que le aporte seguridad y estabilidad; por el contrario, un Millennial preferirá una empresa en la que pueda expresar su creatividad y pueda compaginar con su vida personal.

Estas dos generaciones, aunque aparentemente muy alejadas entre sí, pueden aprender la una de la otra y mejorar su forma de trabajar. Normalmente, como decíamos, son las personas sénior las que suelen servir como referente a las nuevas generaciones, dada su trayectoria y experiencia. Sin embargo, solemos obviar que, en muchas ocasiones, los jóvenes también pueden aportar una nueva visión y ayudar a renovar ideas obsoletas. Aquí es donde entra el aprendizaje intergenaracional, que hace referencia a la formación en la cual jóvenes y adultos aprenden los unos de los otros.

Los Millennials, nuevos impulsores del cambio

La generación Millennial, los nacidos entre los años 80 y principios de los 90, ha propiciado un auténtico cambio en la forma de entender los negocios y la empresa. Poco a poco, más personas de entre 25 y 30 años están alcanzando posiciones importantes dentro de las organizaciones, especialmente aquellas que tienen que ver con las nuevas tecnologías y herramientas digitales. Esta facilidad Millennial de manejar tecnologías digitales es lo que la diferencia del resto de generaciones: son nativos digitales, y por lo tanto tienen la capacidad de aprender cómo funcionan las nuevas tecnologías de una forma mucho más rápida.

Por eso, las empresas deberían aprovechar las capacidades millennial, ya que serán ellos los que dentro de pocos años impulsen los cambios empresariales. Para que las cosas cambien, es imprescindible que la nueva generación Millennial tenga la oportunidad de compartir experiencias, inquietudes y opiniones con las generaciones sénior. De esta forma, el cambio podrá ser transversal e inclusivo.

Cómo organizar Mentoring Inverso en tu empresa

Como decíamos, el Mentoring Inverso es todavía una iniciativa bastante desconocida, pero te proponemos algunas recomendaciones clave para empezar a plantear cómo podrías organizar un Mentoring Inverso en tu empresa:

  • Analiza cómo es la diversidad generacional de tu empresa. Primero, debes observar la diversidad de tu empresa, no solamente en lo que respecta a procedencia, género, etc., sino a las diferentes edades de los trabajadores. Como decíamos, puede ser que convivan en una misma oficina personas de más de 60 años con personas de apenas 20 años, y es necesario que conozcas esta realidad y sepas las implicaciones que eso conlleva.
  • Determina qué tipo de puestos ocupan tus empleados según las edades. Es probable que las personas de edad más avanzada ocupen puestos de responsabilidad en tu empresa, mientras que las personas más jóvenes estén todavía empezando y ocupen posiciones Júnior. Sin embargo, puede que no sea así, de manera que también debes tenerlo en cuenta.
  • Ten en cuenta las edades de los empleados según los departamentos en los que trabajan. Muchas veces, las personas jóvenes suelen ocupar determinados departamentos de una empresa, aunque lo ideal sería que en cada departamento hubiera personas de distintas edades para poder aprender los unos de los otros. Antes de organizar un Mentoring Inverso, es importante que te plantees si en cada departamento de la empresa existe o no esa diversidad generacional.
  • Elige cuáles serán las personas que participarán en el Mentoring Inverso en función de los datos que hayas ido recolectando. Después de analizar los datos que te hemos aconsejado en los puntos anteriores, tienes que pensar en qué personas serán las elegidas para el mentoring inverso. En este sentido, tienes que pensar en quién se beneficiaría más de estas sesiones, quién podría aportar más, a quién le vendría mejor renovar sus conocimientos, qué persona es la más indicada para enseñar a los demás, y quién tendrá más ganas de aprender.
  • Habla con las personas más jóvenes para que se interesen en esta iniciativa. Lo más importante para un buen Mentoring Inverso es que cuentes con personas que tengan ganas de compartir sus conocimientos y trabajar conjuntamente con las posiciones Sénior de la empresa. Seguro que encuentras a gente joven dentro de tu organización que tiene ganas de renovar y cambiar ciertas cosas dentro de la empresa y que, por lo tanto, estará encantada de aportar su punto de vista para ayudar a perfiles Sénior.
  • Propón a los perfiles Sénior realizar esta actividad. Puede que la parte más complicada del Mentoring Inverso sea la pedagogía que hay detrás. En este sentido, tendrás que hablar con las personas más mayores de tu empresa para que entiendan los beneficios de esta actividad. Diles que no solamente servirá para acercarles nuevas herramientas digitales y nuevas formas de entender el negocio, sino que también podrán entender cómo ven la empresa las personas jóvenes. Es necesario que entiendan que el Mentoring Inverso es beneficioso tanto para las nuevas generaciones como para ellos, y que la organización obtendrá una forma de trabajar más sólida y colaborativa.
  • Piensa cuántas sesiones quieres dedicar al Mentoring Inverso y la duración de cada una. Un Mentoring Inverso no es ni una actividad de ocio ni una formación propiamente dicha, sino una mezcla de ambas. Tiene que ser como una charla didáctica, pero siempre pensando en que tiene que ser estimulante y motivacionalpara todos los participantes. Teniendo esto en mente, piensa en cuántas horas quieres dedicarle y qué será lo más adecuado para hacer que la actividad sea provechosa.
  • Permite que las personas jóvenes hablen de lo que crean importante. No es recomendable que guíes una sesión de Mentoring Inverso, sino que dejes que las personas que van a dar la charla, que en ese caso son los jóvenes, hablen de lo que quieran y de la forma que consideren oportuna. Esta flexibilidad les permitirá centrarse en lo que quieren expresar y les generará una motivación añadida al ver que confías en ellos.
  • Diseña un buen plan de comunicación para anunciar las sesiones de Mentoring Inverso. Una vez tengas el Mentoring Inverso organizado, es necesario que desarrolles un buen plan de comunicación para hacer partícipe a toda la empresa, no solamente a las personas que vayan a realizar las actividades. Piensa que si los primeros participantes acaban satisfechos con los resultados, puede que otros empleados se animen también a realizar estas actividades más adelante.
¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario