Una monitora, agredida en un centro de protección de menores

Una monitora, agredida en un centro de protección de menores

La directora del centro se negó a hacer un parte de accidente de trabajo
22 Septiembre 2017

El pasado día 13 de junio una trabajadora monitora en el Centro de Protección de Menores Juan de Mairena, de la Junta de Andalucía, sufrió por parte de un menor (supuestamente menor), una llave de Judo, siendo tirada al suelo, y produciéndole lesiones en la cervicales. Desde ese momento, la trabajadora contratada para solo dos meses, por la Junta de Andalucía, ha pasado un verdadero infierno.

           En primer lugar acude a la mutua de accidentes la atienden pero no le dan la baja y la remiten a la Seguridad Social, porque necesita el parte de accidente, por parte del centro de trabajo. Acude al Centro de Trabajo y la Sra. Directora se niega a darle el parte de accidente de trabajo, aduciendo que la agresión no ha sido en presencia de ninguna otra trabajadora, si bien otra trabajadora firma el parte de novedades del trabajo, admitiendo los hechos.

            Acude a su médico de cabecera, y esta le dice que la baja se la tiene que dar la mutua que es un accidente de trabajo, que las lesiones son provocadas por la agresión, y que le deben de dar el parte de accidente de trabajo. Vuelta a solicitar el parte de accidente ante la Directora del Centro. Esta una vez más se niega a darle dicho parte, y le dice que acuda a su médico de cabecera.

            La monitora una vez más va a hablar con su médica de cabecera, la cual ya opta por darle la baja,  por puro auxilio médico.

            No obstante la trabajadora se ve obligada a emprender tres acciones, la primera solicitar una determinación de contingencia, la cual no sirve para nada, porque la Inspección Médica tiene la misma costumbre que las mutuas de accidentes de trabajo, que nada es consecuencia de los accidentes todo son enfermedades comunes, así las mutuas se hacen ricas y la Seguridad Social, la de todos, lo paga todo.

            La segunda acción es acudir a la Inspección de Trabajo, nada que hacer tampoco, porque la Inspección de Trabajo se apresura a decir, que eso no es competencia de ellos, que eso es una determinación de contingencias. Como la Inspección de Trabajo no investiga, lo tienen por norma, aunque se trate de perseguir un fraude a la Seguridad Social.

            La tercera acción es interponer una denuncia contra el agresor, pero la policía la convence para que no la ponga porque si no todos las demás acciones quedarían paralizadas hasta que se resolviera la acción penal.

          Los hechos son que desde la Dirección de Centro no se llega ni siquiera a asumir los hechos una agresión a una trabajadora de estos servicios. Y la trabajadora abandonada, por supuesto por la Junta de Andalucía y por todos los demás instituciones del estado que se suponen que están para proteger a los agredidos, no pasa absolutamente nada, la trabajadora se aguanta con su agresión, con sus lesiones, y con miedo a hablar porque el contrato es dos meses y el posible que el año que viene no la llamen, porque ya es una trabajadora problemática. Y después los políticos salen diciendo que apoyan a la mujer, la integración de esta en el trabajo, y no sabemos cuántas bobadas más que son todas mentira a la hora de la verdad.

Fuente: CTA

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de ana maria nieto

Es una lástima que un trabajador tenga que pelear así y renunciar a sus derechos por miedo a quedarse sin trabajo. Espero que la trabajadora de este caso en particular se recupere pronto de sus lesiones y obtenga una solucion justa para toda esta situación.
Tambien he de decir que hay varias irregularidades en los procesos que se describen en el articulo, el primero: Las mutuas tienen protocolos muy especificos para otorgar las bajas por contingencia laboral, lamentablemente se requiere que la empresa contratante corrobore que efectivamente se ha tratado de un AT, aqui quien "no hace lo adecuado" es la jefa que no da el documento solicitado (por el motivo que sea- y que no justifico), segundo: Ni la inspeccion, ni el medico de cabecera estan habilitados para un cambio de contingencia, esto es exclusiva competencia del INSS (a donde al parecer no acudio la afectada -pues no lo dice el articulo- y que salvo casos excepcionales resuelven a favor del trabajador) y Tercero: un proceso de lesiones (proceso "penal") no detiene los procesos de cambio de contingencia o de IT.
El tema tratado en el articulo es muy interesante, pero lamentablemente se ha tratado de forma poco imparcial y crea un montón de dudas e induce a errores que a lo mejor no benefician a quienes lo lean.
Considero que deberían informarse mejor de los pasos a seguir en casos similares y de esta forma darle una información útil a los lectores y ademas a los afiliados a CTA.
Por otro lado se agradece la labor de CTA en la defensa de los trabajadores.

Añadir nuevo comentario