Heineken incumple su código de conducta ética empresarial en el caso de acoso laboral que implica al presidente de la multinacional en España, Richard Weissend

Heineken incumple su código de conducta ética empresarial en el caso de acoso laboral que implica al presidente de la multinacional en España, Richard Weissend

Criterios empresariales por delante de la salud de sus trabajadores
29 Junio 2018

En el mes de febrero de 2018, Extraconfidencial.com informaba como dos Juzgados de Instrucción de Sevilla estaban instruyendo sendas causas penales abiertas en las que pueden estar implicados tanto el presidente de Heineken España, Richard Weissend, como personal directivo de la citada multinacional cervecera holandesa.

Por un lado, el Juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla investiga en la actualidad una causa por presunto acoso laboral y por presunto delito de trato degradante incoada a raíz de la denuncia formulada por el ex Coordinador Nacional de Medicina del Trabajo de Heineken, Andrés Pomares Alonso, por los que ha declarado cuatro directivos de la Compañía, entre el presidente nacional de Heineken que lo hizo por videoconferencia desde un Juzgado de Alcobendas. Asimismo, el Juzgado de Instrucción número 14 de Sevilla ha admitido otra denuncia en la que se investiga una circunstancia conexa con la anterior, como es una presunta revelación de secretos.

En el primer caso, el de acoso laboral, la matriz de la multinacional holandesa presuntamente no quiso actuar, a pesar de haber sido avisados varios altos cargos internacionales de la firma de lo que estaba sucediendo. El caso judicial que implica en presuntos delitos de “mobbing” a varios altos directivos en España y por el que continúan imputados su presidente, el francés Richard Weissend, y la directora de Recursos Humanos Amalia Rodriguez Dacal, ha dado un giro importante a raíz de los últimos documentos aportados a la causa por el propio director de la Asesoría Jurídica y a su vez Director de Relaciones Institucionales de la multinacional, Marcos Tarancón Estrada.

Conocimiento previo de la situación

Así, según ha podido conocer este medio de fuentes cercanas al caso, habría tenido conocimiento de la situación altos cargos internacionales de la multinacional cervecera holandesa que preside el belga Jean Francois Van Boxmeer.

En concreto en uno de los documentos aportados al juez se especifica que varios de los directivos de la central holandesa como Chis Van Steenbergen (director Mundial de Recursos Humanos), Steven van Maasaker (director Mundial de Asuntos Legales ), Herbert Schilthuis (director mundial de Salud ocupacional y Seguridad), Marta Bulhak (directora Recursos Humanos Europa), y Femke van der Lingen (director Asuntos Legales Europa), habrían sido informados de los hechos, que ha terminado en los tribunales de justicia de España, sin que realizaran ninguna actuación al respecto.

La constatación de esta situación puede resultar muy relevante ya que conllevaría posibles incumplimientos graves de su código ético empresarial al que pueden acceder a través del siguiente link lo que afectaría a una marca tan relevante a nivel internacional.

 Tolerancia cero con el acoso

Tampoco la multinacional habría cumplido su compromiso de tolerancia cero con el acoso. En el momento en el que los altos directivos antes señalados hubieran conocido los hechos graves denunciados sobre la presunta falta de rigor y objetividad seguidas por la filial de Heineken en España deberían haber adoptado acciones, como ordenar una investigación imparcial de los hechos. Así, los delegados de Prevención de sindicatos Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO) se habrían encontrado con problemas a la hora de participar en algún tipo de investigación, tal como lo había solicitado en varias ocasiones el propio doctor Andrés Pomares, al observar la indefensión en la que se encontraba.

Otros de los hechos destacados que podrían haber derivado en el incumplimiento grave de su Código Ético Empresarial han sido los continuos comportamientos a los que se le ha sometido al propio médico por realizar la denuncia. Todos estos hechos fueron elevados a la central en Holanda a través de un exempleado de manera confidencial, documento aportado por el propio director de la Asesoría Jurídica de Heineken al juzgado, que además de romper el sigilo que merecía la información, tuvo también como resultado el despido disciplinario fulminante del doctor Andrés Pomares, sin atender a sus derechos y que también ha sido impugnado ante la Jurisdicción Social, y cuya vista está fijada para el próximo mes de octubre.

Criterios empresariales por delante de la salud de sus trabajadores

Todo tiene su origen en el momento en el que Andrés Pomares, antiguo Coordinador Nacional de Medicina del Trabajo de Heineken en España denunció internamente que se había puesto en peligro la salud de algunos empleados de la empresa al haber actuado ciertos directivos en contra de sus instrucciones médicas. Esta denuncia cuestionaba si para Heineken el criterio puramente médico es el que debía prevalecer a la hora de tomar decisiones sobre la salud de los empleados o razones meramente empresariales. De hecho, un Juzgado ya ha dado la razón a los criterios médicos del doctor Pomares en contra de lo defendido por la multinacional, un punto importante ya que demuestra que la empresa antepuso determinados principios de gestión en contra de su propio código ético, en el que claramente se especifica que la salud de sus empleados, así como su seguridad es lo primero en su negocio.

Además, es también alarmante la actuación de Heineken ya que en el momento de su despido de su coordinador médico este se encontraba de baja laboral oficial por accidente de trabajo debido a problemas coronarios agudos, circunstancia totalmente conocida por la dirección de la empresa que derivó a que unos días más tarde tuviera que ser sometido a una intervención quirúrgica.

Fuente. Extraconfidencial

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario