El aceite de oliva virgen extra conserva la memoria y protege el cerebro contra el Alzheimer

El aceite de oliva virgen extra conserva la memoria y protege el cerebro contra el Alzheimer

Investigadores de la Lksom han identificado el aceite de oliva virgen extra como el alimento que protege contra el deterioro cognitivo
30 Julio 2017

La dieta mediterránea, rica en vegetales, está asociada con una variedad de beneficios saludables, entre los que se encuentra una menor incidencia de demencia. Ahora, investigadores de la Facultad de Medicina Lewis Katz de la Universidad de Temple (Lksom) han identificado un ingrediente específico que protege contra el deterioro cognitivo, el aceite de oliva virgen extra, uno de los mayores componentes de la dieta mediterránea.

En el estudio publicado en Annals of Clinical and Translational Neurology, y que adjuntamos en su texto completo, los investigadores han observado que el consumo de aceite de oliva protege la memoria y la capacidad de aprendizaje y reduce la formación de placas beta-amiloide y ovillos neurofibrilares en el cerebro, marcadores clásicos del Alzheimer.

El equipo también ha identificado el mecanismo subyacente a los efectos protectores del aceite de oliva. "Hemos encontrado que el aceite de oliva reduce la inflamación del cerebro pero, lo más importante, es que activa el proceso de autofagia, proceso por el que las células se descomponen y eliminan los deshechos intracelulares y las toxinas", ha explicado Domenico Praticò, profesor del Departamento de Farmacia y Microbiología.

Los estudios previos han sugerido que el uso de aceite de oliva virgen extra en la dieta de las personas que viven en las áreas del mediterráneo es en gran medida responsable de muchos de los beneficios asociados a la dieta mediterránea. "Se cree que el aceite de oliva virgen extra es mejor incluso que las frutas y las verduras", ha añadido Praticò.

Con intención de investigar la relación entre el aceite de oliva virgen extra y la demencia, Praticò y su equipo utilizaron ratones con Alzheimer establecido. Conocido como un modelo triple transgénico, los animales desarrollaron tres características claves de la enfermedad: discapacidad mental, placas amiloide y ovillos neurofibrilares.

Los investigadores dividieron a los animales en dos grupos: uno de ellos recibió una dieta a base de grano enriquecido con aceite de oliva virgen extra y otro la misma dieta pero sin aceite de oliva. El aceite de oliva fue introducido en la dieta de los ratones cuando contaban seis meses de vida, antes de que los síntomas del Alzheimer comenzasen a manifestarse.

"Las células de los ratones alimentados con una dieta con aceite de oliva virgen extra tienen mayores niveles de autofagia y reducen sus niveles de placas amiloides y la proteína tau fosforilada", ha explicado Praticò. Esta última sustancia, la proteína tau fosforilada, es responsable de los ovillos neurofibrilares, sospechosos de contribuir a la muerte de neuronas y responsable de los síntomas del Alzheimer.

En apariencia, no hubo diferencia entre los dos grupos de animales. Sin embargo, a los 9 y 12 meses, los ratones alimentados con una dieta rica en aceite de oliva realizaron mejor los test designados para evaluar la memoria de trabajo, la memoria espacial y el aprendizaje de habilidades.

El estudio del tejido cerebral de ambos grupos de ratones reveló diferencias notables en la apariencia y la función de las células nerviosas.

"Una cosa que se destacó inmediatamente fue la integridad sináptica", ha aclarado Praticò. La integridad de las conexiones entre neuronas o sinapsis fue preservada en animales con una dieta de aceite de oliva virgen extra. Además, comparadas con las de los ratones con dieta regular, en las neuronas de los animales del grupo de aceite de oliva hubo un aumento en la activación de la autofagia de las células nerviosas, responsable última de la reducción de los niveles de las placas amiloides y las proteínas tau fosforiladas.

"Es un descubrimiento fantástico para nosotros", ha expresado Praticò. "Gracias a la activación de la autofagia, se preservaron la memoria y la integridad sináptica, y los efectos patológicos se redujeron. Es un hallazgo muy importante desde que sospechamos que la reducción de la autofagia marcaba el inicio del Alzheimer".

La siguiente investigación de Praticò y su equipo será analizar los efectos de introducir aceite de oliva virgen extra en la dieta de los ratones a los 12 meses, cuando ya hayan desarrollado placas y ovillos. "Normalmente cuando un paciente visita al médico por padecer algún síntoma de demencia, la enfermedad ya está presente", ha añadido Praticò. "Queremos saber si añadiendo aceite de oliva en un momento posterior de la dieta se puede detener o revertir la enfermedad".

Fuente: Diario Médico

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario