No se triunfa por no tener debilidades

No se triunfa por no tener debilidades

No se triunfa por no tener debilidades; se triunfa por saber explotar tus fortalezas.
29 Noviembre 2017

«La gente de éxito no dedica ni un minuto a sus carencias. Concentran todas sus energías en aquello que saben hacer y lo mejoran cada día buscando la excelencia. El tiempo es limitado (24 horas) y cada minuto que dedicas a tus defectos se lo restas a tus virtudes. Tus debilidades no tienen que perjudicarte si sabes cuáles son y las compensas. No quites importancia a aquello que sabes hacer mejor y preocúpate de ponerlo en valor. No te puede ir mal. Los héroes no son distintos a ti, sino gente que ha dedicado todo su tiempo a destacar en ALGO».

Tim Ferriss, conocido empresario que se hizo mundialmente famoso con La Semana Laboral de 4 Horas, acaba de publicar su último libro que lleva por título Armas de Titanes. Allí, entre sus páginas, Tim se apunta a ese planteamiento y escribe:

«Los superhéroes que tienes en mente (ídolos, iconos, titanes, multimillonarios, etc) son casi todos defectos andantes que han explotado al máximo una o dos capacidades. Los seres humanos son criaturas imperfectas. Triunfas porque localizas tus capacidades únicas y te concentras en desarrollar rutinas en torno a ellas. Todo el mundo libra una batalla que tú desconoces por completo. Todo el mundo lucha. Los héroes no son distintos. Consuélate con ello». 

Gary Vaynerchuk, uno de los personajes de 'Aprendiendo de los mejores', señalaba en cierta ocasión: «Apesto en el 99% de las cosas que hago, pero soy muy bueno en el otro 1%».

En ese 1% está la clave de tu éxito. ¿Qué sentido tiene en invertir tiempo y energía en aquello en lo que eres regular o malo? ¿No es mucho más difícil rentabilizar algo mediocre que algo que sea muy bueno? ¿No estará la gente más dispuesta a pagar por algo interesante que por algo que sólo es normal?».

En la vida siempre existen dos opciones:

Multiplicar resultados trabajando tus fortalezas o incrementar el grado de mejora

fortaleciendo debilidades para aspirar a un nivel aceptable. 

Álvaro Merino en su libro 175 ideas para alcanzar tus metas, comenta la historia del tenista Roger Federer, número uno del mundo durante mucho tiempo. Un periodista le decía:

— Usted siempre ha tenido un gran servicio, una mejor derecha, una buena volea, al igual que variedad en los cortados. Su punto débil parece ser el revés.

Y él contestaba:

— Yo tenía dos opciones: potenciar mis cualidades o mejorar mis debilidades. Si hacía lo segundo, me convertía en un tenista previsible. Al final, lo que paga las facturas son mis virtudes. No me veo haciendo lo que hacen algunos de pasar mil bolas con el revés e intentar no fallar para mejorarlo.

Otro ejemplo  es el de Robert Kiyosaki, uno de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores:

«La diferencia entre un amateur y un experto es el FOCO. Muchos aspirantes a emprendedores buscan hacerse ricos rápidamente. Así que, cuando uno de los caminos no produce resultados lo cambian por otro. El problema es que nunca tienen éxito porque nunca le pusieron el tiempo ni el esfuerzo requerido para ello».

«La ruta más corta hacia el éxito es ser un 'referente' en algo, y ser un 'referente' en algo pasa por ser experto en ese algo. Las personas de éxito son expertas; el resto, regulares o malas. Y para ser experto en algo hay que aprender a enfocarse. La excelencia exige FOCO. Hay mucho poder en enfocarse».

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario