Superar la vuelta a la rutina: el reto para los empleados... y las empresas

Superar la vuelta a la rutina: el reto para los empleados... y las empresas

RR.HH. puede ayudar a afrontar el regreso organizando eventos para lograr una mayor unidad y reuniones para definir retos
11 Septiembre 2017

Llega septiembre, el periodo estival finaliza, las playas se vacían y las oficinas de las empresas van acogiendo a la plantilla que se reincorpora a su puesto de trabajo. La vuelta a la rutina puede llegar a ser difícil para el empleado, amenazado con padecer el síndrome postvacacional que tanto afecta negativamente a la productividad de la compañía. De hecho, un informe de Adecco determina que en España uno de cada tres trabajadores sufre o sufrirá este síndrome, que se caracteriza por que a la persona le invada una sensación de falta de energía, desgana y tristeza. Además, de los dos tercios restantes se calcula que una parte importante padece o padecerá un cuadro de fatiga o estrés, sensación vinculada a una falta de adaptación al orden o a la rutina tras disfrutar de varios días de descanso.

En la prevención juegan un papel importante tanto las empresas como los propios trabajadores. Los expertos concuerdan en que una reincorporación suave y de manera gradual al puesto de trabajo es el primer paso, aunque en muchos casos esto no llega a ser posible. «Lo deseable sería una transición suave pero en los tiempos que corren eso no es muy real porque cuando te reincorporas ya tienes mucha tarea pendiente», explica Juan Carlos Cubeiro, Head of Talent de ManpowerGroup.

Cubeiro incide además en la importancia no sólo de un adecuado espacio de tiempo de descanso, sino también en que este sea de la mayor calidad posible. «Se recomienda que la incorporación no se haga de forma radical, que traten de ir adecuando el horario en los últimos días de vacaciones al que van a tener en su jornada laboral y que poco a poco vayan adaptando su rutina», añade Alberto Gavilán, responsable de Recursos Humanos de Adecco.

Por su parte, las empresas pueden tomar una serie de medidas para facilitar esta vuelta al trabajo. «Nosotros realizamos una «rentrée», es decir, una reunión del 20-30% de la plantilla que tiene responsabilidades sobre equipos donde planteamos los grandes temas de la temporada», matiza Cubeiro. Establecer nuevos retos, objetivos y analizar cómo lograrlos motiva a los empleados ante el nuevo curso y consigue que estos regresen con energías renovadas. «Se trata de que durante los primeros días de septiembre se tengan las reuniones de lanzamiento de nuevos proyectos y que se vuelva a la rutina lo antes posible», comenta Gavilán.

De la misma forma, fomentar un clima favorable entre los empleados consigue que el regreso al puesto de trabajo sea menos traumático. Para ello la empresa puede organizar eventos como cenas o cócteles para lograr una mayor unidad y cohesión en la plantilla. Aparte, promover entre los empleados tener una vida sana y saludable –gracias a actividades como el yoga o la meditación para despejar la mente y ofrecer alimentos que favorezcan tener una dieta equilibrada– ayuda en la mejora de la productividad: «Está demostrado que la gente sana es un 30% más productiva», subraya Cubeiro.

Los más propensos a sufrirlo

Las personas que más suelen padecer el síndrome postvacacional son aquellas que tienen una menor tolerancia a la frustración, por no saber gestionar los cambios en el regreso a la normalidad. Además, los que disfrutan de más de tres semanas de descanso continuo son más propensos a tener dificultades en la vuelta. Esto es debido a que estas personas se habitúan a una forma de vida y de repente tienen que romper drásticamente con ella.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario