¿Por qué puede un pollo correr después de cortarle la cabeza?

¿Por qué puede un pollo correr después de cortarle la cabeza?

Algunos movimientos son en gran medida controlados por redes neuronales en la médula espinal
7 Marzo 2014

El cerebro no controla todos los movimientos del cuerpo. Algunos movimientos son en gran medida controlada por redes neuronales en la médula espinal. Es por esto que un pollo puede correr después de cortarle la cabeza. Un nuevo estudio pretende estudiar más de cerca a este extraño fenómeno .

Si se corta la c¿abeza a un pollo, todavía puede correr durante unos segundos. Un pollo puede funcionar sin su cabeza debido a que una red neuronal en su columna vertebral está preprogramada para controlar los músculos en los movimientos de uso frecuente, tales como correr o nadar.

Lo mismo ocurre con muchos otros animales, incluyendo a la tortuga, que sigue nadando aunque su cabeza haya desaparecido.

La tortuga usa con frecuencia los movimientos de natación, así que tiene sentido que tenga una red neuronal en la médula espinal preprogramada para realizar movimientos de natación cuando se estimulan las células nerviosas. Esto significa que las células nerviosas no necesitan señales específicas del cerebro para provocar una activación coordinada de los músculos necesarios para realizar un movimiento de la natación.

A pesar de la intensa investigación realizada sobre cómo funcionan el cerebro y el sistema nervioso, los científicos todavía no tienen una idea clara de cómo las células nerviosas se comunican para realizar ciertos movimientos.

Mediante el uso de animales sin cabeza, un equipo de investigadores de la Universidad de Copenhague va a tratar de dar un paso más hacia de la comprensión de este fenómeno en un nuevo proyecto de investigación cuyo objetivo es "aprender más sobre cómo las células nerviosas funcionan en red. Esto también nos ayudará a entender las enfermedades que son el resultado de una disfunción en estas redes" , dice Henrik Lindén , becario postdoctoral en el Departamento de Neurociencias y Farmacología de la Universidad de Copenhague, que encabeza el nuevo proyecto que está programado para una duración de dos años.

Fuente: Sciencenordic

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de Carlos Carapuig

Busca "Mike the Headless Chicken" en Google. En septiembre-1945, en Colorado (EEUU) el granjero Lloyd Olsen decapitó a un pollo para la cena. El pobre animal empezó a corretear sin cabeza, pero el pollo no se murió. Parece ser que el corte dejó intacta una parte del cerebelo (lo que en los volátiles basta para mantener con vida un organismo). En vez de rematarlo lo convirtío en una atracción friqui. Por 25 centavos, Mike correteaba por una pasarela, mientras su cabeza se lo miraba desde una botella de formol. Algunos decían que era un milagro, otros que era muy listo y un vecino de Olsen dijo: "Es tan estúpido que no sabe ni morirse". Los vecinos de Olsen probaron con otros pollos pero no tuvieron éxito. Olsen lo alimentaba con vitaminas por el esófago. Sin embargo, 18 meses después, en Arizona, Olsen regresó al hotel y se lo encontró muerto. Lloyd Olsen no se hizo rico, lo hundieron en la miseria: su representante, los agobados y el fisco. (La Vanguardia, 21/09/2014, artículo de opinión de Albert Sánchez Piñol).

Añadir nuevo comentario