Liberalismo inglés (II)

Liberalismo inglés (II)

Las reacciones opuestas al informe de los empresarios no se han hecho esperar
2 Noviembre 2013

El pasado día 25 de octubre les dábamos cuenta de la publicación del informe elaborado por un grupo de empresarios británicos por encargo del Primer Ministro, en el que abogaban, entre otras cosas, por la eliminación de la obligación de evaluar los riesgos por escrito en las pequeñas empresas y en los sectores de bajo riesgo.  Como era de esperar, las reacciones contrarias no tardado en producirse.

Para los sindicatos el informe es exactamente lo que cabría esperar si se pide a los líderes empresariales su opinión sobre la normativa, repitiendo tópicos ya escuchados con la novedad de aportar datos económicos "sin justificar" sobre los ahorros de aligerar la normativa.

"Una de las recomendaciones, que hemos oído tantas veces, es que las empresas más pequeñas no deberían tener que llevar un registro de las evaluaciones de riesgos. Puesto que [en el Reino Unido] las pequeñas empresas de menos de cinco trabajadores ya están exentas de realizar las evaluaciones de riesgos por escrito, presumiblemente están hablando de empresas mucho más grandes, sin especificar. También dicen que deberían ser empresas "de bajo riesgo", cualesquiera que sean. Tal vez se refieren a las tiendas, con sus enormes problemas de resbalones, tropiezos, caídas, problemas de espalda, violencia , etc. , o tal vez a la mayoría de las escuelas que tienen altos índices de estrés."

"No hay absolutamente ningún motivo para cambiar la ley. Sólo mediante un registro escrito pueden los inspectores de seguridad, los aseguradores y los delegados de prevención verificar si el empresario está realmente teniendo en cuenta la seguridad de sus trabajadores. Demasiadas pequeñas empresas están ignorando completamente sus responsabilidades".

La opinión de los técnicos se hizo pública a través de los responsables de la Institution of Occupational Safety and Health (IOSH), una asociación británica de técnicos de prevención que cuenta con más de 40.000 socios en más de 90 países.  Richard Jones, responsable de asuntos públicos de IOSH, refiriéndose a los supuestos ahorros de liberar a las pequeñas empresas de la obligación de evaluar los riesgos, dijo: "Es importante recordar que los fallos de seguridad y salud en la sociedad británica cuestan la asombrosa cifra de 13.400 millones de libras al año, una cifra que se dobla si se tiene en cuenta el coste de los cánceres ocupacionales y de los daños materiales".

"Nos preocupa que en este informe, una vez más, la salud y la seguridad sean mal entendidas y consideradas como un obstáculo para las empresas, mientras que la investigación prueba que los sentimientos positivos acerca del trabajo están vinculados con el aumento de la productividad , la rentabilidad y la lealtad de trabajadores y clientes".

"El informe no tiene en cuenta que, en el Reino Unido, las pequeñas empresas que emplean a menos de cinco empleados, ya están exentas de realizar de las evaluaciones de riesgos por escrito" , dijo Jones.

"Lo que las pequeñas empresas realmente necesitan es más ayuda del gobierno, por ejemplo, una mayor disponibilidad de herramientas gratuitas, que ayudan  a las PYME a que realizar las evaluaciones de riesgos sea más fácil", añadió.

"Por otra parte, la Unión Europea de PYME (UEAPME), si bien apoya la simplificación de la normativa, se ha opuesto a las exenciones generales en materia de salud y seguridad para las pequeñas empresas debido al temor a que crearía un sistema de dos niveles en el mercado interior y ello podría ir en contra de sus miembros".

Fuente Propia: Prevención Integral & ORP Conference

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario