La Junta de Andalucía inicia una campaña para analizar 500 investigaciones de accidentes de trabajo realizadas por empresas andaluzas

La Junta de Andalucía inicia una campaña para analizar 500 investigaciones de accidentes de trabajo realizadas por empresas andaluzas

Se evaluará si durante la investigación se tuvieron en cuenta todas las causas y, si se propusieron las medidas correctoras adecuadas
29 Diciembre 2016

La Consejería de Empleo, Empresa y Comercio pone en marcha este mes de diciembre una campaña para evaluar cómo investigan las empresas andaluzas los accidentes laborales que padecen, con el objetivo que corregir posibles deficiencias en las medidas de prevención. Este estudio se extenderá a un total de 500 accidentes de trabajo registrados en el primer semestre de este año y se centrará especialmente en los accidentes sufridos por las pequeñas y medianas empresas de determinados sectores productivos seleccionados porque muestran una tendencia desfavorable en términos de siniestralidad laboral.

En concreto, se trata del sector agrícola, la industria de la alimentación, la fabricación y reparación de maquinaria, la industria de la madera, la construcción de edificios, las actividades postales y de correos, o los servicios sociales sin alojamiento, entre otros. Estos sectores acumulan más de 13.000 accidentes en los primeros seis meses del año y supondrán el 60% de los informes de investigación de accidentes que se van a evaluar a lo largo de esta campaña.

La Junta solicitará la información elaborada por las empresas para determinar los motivos por los que se produjeron los siniestros y evaluará si durante la investigación se tuvieron en cuenta todas las causas y, si a raíz del proceso de investigación, se propusieron las medidas correctoras adecuadas para asegurar que el accidente no se produzca en el futuro. Con la información obtenida por los técnicos de la Dirección General de Relaciones Laborales y Seguridad y Salud Laboral de la consejería, se corregirán posibles deficiencias en las medidas de prevención que, de no subsanarse, podrían dar origen a accidentes similares en el futuro con consecuencias más graves.

De manera paralela, se examinará también la información generada en los partes de declaración de accidentes, con el fin de comprobar si es consistente con el contenido de los informes de investigación. Posteriormente se pondrán en conocimiento de las empresas las carencias detectadas, con el fin de que procedan a corregirlas y se mejoren tanto las condiciones materiales como el sistema preventivo de cada una de ellas.

Esta campaña forma parte de un plan de refuerzo acordado este año entre la Junta de Andalucía y los agentes económicos y sociales, en el seno del Consejo Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales (CAPRL), para combatir la siniestralidad laboral tras el alza registrada el pasado año, asociada a diversos factores como el incremento de la actividad económica, la recuperación de sectores con riesgos intrínsecos más elevados o la precarización de las condiciones de trabajo.

El plan tiene como objetivo dar una respuesta específica e inmediata a determinados aspectos, hasta la formulación definitiva de la nueva Estrategia Andaluza de Seguridad en el Trabajo 2017-2022. Para ello, el plan se centrará de manera específica en sectores que han registrado en los últimos años una mayor incidencia de accidentes, así como en las empresas andaluzas que sufran accidentes de especial gravedad.

Entre la batería de acciones que recoge el plan, destaca la puesta en marcha del programa “Alerta accidentes”, en el que se integrarán de manera automática las empresas andaluzas que sufran un accidente mortal o más de uno de carácter grave y que conlleva la asistencia del personal técnico de los Centros de Prevención de Riesgos Laborales para supervisar su situación preventiva y prestarles asesoramiento. El objetivo de este programa es evitar la reproducción de accidentes graves en estas empresas por no haber realizado una correcta investigación de accidentes previos o por no haber adoptado las correspondientes medidas de prevención.

Otras medidas son la puesta en marcha de acciones para reforzar la sensibilización sobre la prevención de accidentes en desplazamientos, tanto en jornada de trabajo como in itinere, que provocaron el pasado año el 32,6% del total de las víctimas mortales. De igual manera, se incidirá en la promoción de planes de movilidad y seguridad vial en las empresas y se supervisarán en determinados casos las investigaciones realizadas y la adopción de medidas preventivas.

El pasado año, el índice de incidencia de la accidentalidad laboral (un indicador que mide el número de accidentes en relación al número de trabajadores contratados) registró un incremento del 5,1% respecto al año anterior, de ahí que la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio haya diseñado este paquete de medidas específicas, aprobadas en el seno del CAPRL, tras un análisis detallado de las tipologías de accidentes y los sectores productivos que registran un empeoramiento.

Como resultado también se someterá a un especial seguimiento a lo largo de este plan de refuerzo el aumento de la incidencia de patologías no traumáticas, como infartos o derrames cerebrales, ya que el número de accidentes mortales de este tipo se ha incrementado un 28% desde 2013. El pasado año, las patologías no traumáticas fueron causantes del 35% de los accidentes mortales registrados.

Fuente: Junta de Andalucía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario