El incendio de Chiloeches (Guadalajara) fue organizado por una "trama criminal" de empresarios y políticos

El incendio de Chiloeches (Guadalajara) fue organizado por una "trama criminal" de empresarios y políticos

El incendio que asoló una planta de reciclaje de productos tóxicos el pasado agosto y provocó la activación del Plan de Emergencia de Castilla La Mancha, fue obra de 19 imputados, ahora investigados, y tres empresas
31 Diciembre 2016

Ya hay nombres y caras de los responsables de una de las tres mayores tragedias medioambientales de Castilla La Mancha en poco más de una década: el incendio de una nave de reciclaje en Chiloeches (Guadalajara) el pasado 26 de agosto.

Un total de 19 personas contaron con el apoyo y la protección de altos cargos de los Gobiernos regionales de Barreda, Cospedal y García Page, así como el del ex alcalde de Chiloeches, para "organizar una trama criminal destinada a la obtención de importantes beneficios económicos a través de la gestión irregular de residuos, principalmente peligrosos".

Según el contundente auto dictado el miércoles 30 de noviembre por el titular del juzgado de instrucción número 1 de Guadalajara, Fernando de la Fuente Honrubia, y al que ha tenido acceso EL MUNDO, el incendio que asoló una planta de reciclaje de productos tóxicos el pasado 26 de agosto y provocó incluso la activación del Plan de Emergencia de Castilla La Mancha, fue obra de 19 imputados, ahora investigados, y tres empresas: Kuk Medioambiente, Grupo Layna y Salmedina. Todos se habrían puesto de acuerdo para ocultar la salida de productos tóxicos sin tratar desde la planta de Chiloeches con destino a vertederos de residuos no tóxicos, a pesar de cobrar por la gestión de esos residuos a las empresas que les encargaban su gestión.

Por este motivo, el juez en un durísimo auto de relato de hechos de 29 folios, imputa los delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente, pertenencia a grupo criminal y falsedad en documento público a los responsables y algunos de los trabajadores de las empresas Kuk Medio Ambiente, Grupo Layna y Salmedina; y el delito contra los recursos naturales y el medio ambiente (Prevaricación medioambiental) al ex alcalde de Chiloeches, César Urrea (PP); al ex viceconcejero de Medio Ambiente de la Junta con García Page, Sergio David González Egido (PSOE); y a varios ex directores generales y altos cargos de la Junta en los mandatos de Barreda, Cospedal y Page, como los directores generales de Evaluación Ambiental o de Calidad e Impacto Ambiental, así como varios jefes de servicio.

Según el auto judicial, estos altos cargos eran conocedores de la situación de ilegalidad que rodeaba la licencia de la planta de gestión de residuos de Chiloeches y a pesar de ello no hicieron nada por decretar su cierre. Es más, el juez acusa al ex alcalde de Chiloeches,César Urrea, de haber prohibido a sus funcionarios investigar la situación de ilegalidad de la planta cuando el arquitecto municipal pidió hacer un informe. "Al requerir el entonces concejal de urbanismo un informe al arquitecto municipal para conocer la situación de la empresa, el investigado habría ordenado presuntamente que dicho informe no se realizara y habría impedido que ningún responsable del consistorio actuara contra dicha empresa", llega a decir el juez.

Fuente: EL MUNDO

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario