Ikea pagará 16 millones de euros a cada una de las familias de los niños aplastados por sus cómodas Malm

Ikea pagará 16 millones de euros a cada una de las familias de los niños aplastados por sus cómodas Malm

Los menores fallecieron después de que se les echaran encima estos muebles, que no estaban anclados a la pared
12 Enero 2017

Ikea pagará alrededor de 16 millones de euros a cada una de las familias de los tres niños que fallecieron después de que se les echaran encima las cómodas modelo Malm compradas en sus tiendas. La compañía sueca ha llegado a un acuerdo con los familiares de los menores y les indemnizará con un total de 48 millones de euros, según han confirmado a France Presse los abogados de las familias.

Estas demandaron a la empresa sueca después de que los menores fallecieran al ser aplastados por las cómodas, que no estaban bien fijadas a la pared. Entonces, Ikea retiró 29 millones de unidades de muebles de este modelo y otros similares en Estados Unidos, Canadá y China.

Aunque el grupo siempre alegó que recomienda fijar los muebles a la pared para evitar que vuelquen (así figuraba en las instrucciones), las familias de los niños fallecidos denunciaron que el modelo de las cómodas no era seguro.

También la agencia estadounidense de seguridad de los consumidores aseguró que estos muebles son inestables mientras no estén fijados a la pared y "representan un riesgo importante de balanceo que puede llevar a la muerte". Además de los casos de los tres niños fallecidos, la agencia certificó más de 40 casos de accidentes con este mobiliario.

La indemnización de 48 millones de euros se la repartirán entre las tres familias de los menores. Además, Ikea pagará 96.000 euros a tres hospitales pediátricos y otro tanto a una fundación infantil.

La compañía sueca cuenta con un protocolo de actuación para este tipo de crisis. "Cuando se detecta algún riesgo desde el punto de vista de la seguridad, se identifica el problema y la partida de la producción afectada, se investigan las causas para evitar que vuelva a suceder y si se requiere, se procede a la retirada del producto en venta en todos los mercados afectados", explicó la compañía.

Cuando la retirada del producto afecta únicamente a un país "se aplican medidas adicionales de seguridad en el resto de mercados donde sí puede seguir comercializándose el mismo". Un ejemplo fue el de las cómodas Malm.

Según la compañía, entonces "se inició una campaña para concienciar sobre el riesgo de vuelco de mobiliario en el hogar y respeto de las medidas de seguridad en el montaje y anclaje que incluyen los productos de Ikea".

En España se siguió vendiendo este producto aunque "se decidió replicar el protocolo de concienciación con mensajes en las tiendas, en la página web y ofreciendo kits de seguridad adicionales en los productos".

Fuente: El Mundo

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario