General Motors acusada de anteponer sus intereses a la seguridad de sus clientes

General Motors acusada de anteponer sus intereses a la seguridad de sus clientes

Al parecer instalaba conscientemente interruptores de encendido poco fiables
17 Abril 2014

El fabricante de automóviles General Motors (GM) se enfrenta a acusaciones de hacer un "análisis de costo-beneficio" sobre la vida humana y de optar por el ahorro, ya que la reciente llamada a revisión en los Estados Unidos de más de 2,5 millones coches con interruptores de encendido defectuosos se ha relacionado con al menos 13 muertes.

Para GM las víctimas de los accidentes eran el "costo de hacer negocios", acusó Laura Christian , la madre de Ámbar Marie Rose, quien murió en 2005, cuando el airbag de su Chevy Cobalt no se desplegó. Christian fue uno de los miembros de las familias de las víctimas y sobrevivientes de accidentes de tráfico relacionados con interruptores de encendido defectuosos que viajaron a Washington DC esta semana para enfrentarse al fabricante de automóviles en un comité del Congreso.

La nueva directora ejecutiva de GM Mary Barra tuvo que comparecer ante el subcomité de Energía y Comercio del Congreso y responder a preguntas sobre por qué GM había aprobado repetidamente el uso de ciertos interruptores de encendido a pesar de que conocía desde 2001 que había problemas con ellos.  

En una reciente publicación en Facebook, el director de documentales Michael Moore opinó que "Los ejecutivos de GM hicieron un análisis de costo-beneficio  y llegaron a la conclusión de que el pago de las indemnizaciones a las familias de los fallecidos iba a ser más barato que tener que cambiar una pieza al coste de diez dólares por vehículo". "Luego ocultaron sus hallazgos y continuaron dejando que millones de coches circularan con la pieza defectuosa" .

Durante la audiencia del martes día 1º de abril , Barra admitió que la decisión de aceptar las piezas defectuosas se debió a la "cultura de costos" de la empresa.

Varias demandas han sido presentadas en contra de la compañía y el Departamento de Justicia de EE.UU. ha puesto en marcha una investigación criminal.

Durante la audiencia del martes, los congresistas citaron datos de la Administración Nacional de Seguridad Vial (NHTSA) en relación con 14 muertes más por accidentes en los nuevos modelos de los coches retirados del mercado, insinuando que esas muertes también pueden estar vinculadas a problemas técnicos.

Fuente. Commondreams y Aljazeera

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario