Estados Unidos: piden la prohibición del fracking

Estados Unidos: piden la prohibición del fracking

Por razones de protección de la salud y del medio ambiente
10 Octubre 2014

"No podemos hacer frente al cambio climático sin poner fin de inmediato a la fractura hidráulica". Esta declaración es el mensaje principal de un informe presentado por la organización Food and Water Watch.

A través de una amplia revisión de la investigación científica relacionada con fracking, el informe detalla los impactos nocivos que esta práctica tiene sobre el clima, el agua, el aire y las comunidades. El fracking, que extrae petróleo el gas natural mediante la inyección de grandes volúmenes de agua, arena y productos químicos tóxicos bajo tierra, se ha relacionado con los terremotos, la contaminación de aguas subterráneas, defectos de nacimiento y problemas de salud.

Además, la investigación ha encontrado que la perforación de los esquistos (las rocas en las que están ocluídos el gas y el petróleo) tiene el potencial de liberar enormes cantidades de gas metano, el cual es un gas de efecto invernadero mucho más potente que el dióxido de carbono, y contribuye por lo tanto a la exacerbación y la aceleración de la crisis climática.

"Los pozos de gas son como chimeneas en la tierra, y lo que se escapa va directamente a nuestra atmósfera", dijo la doctora Sandra Steingraber, profesora en la universidad de Ithaca y asesora científica de una coalición de grupos ambientalistas que incluye Food & Water Watch , 350.org y el Centro para la Diversidad Biológica, entre otros.

"Si el presidente Obama quiere ser un líder en la reducción de la crisis climática global, no puede seguir ignorando los efectos relacionados con el clima del metano producido por el fracking", agregó Wenonah Hauter, directora ejecutiva de Food & Water Watch, que en 2011 fue una de las primeras organizaciones en pedir la prohibición total de esta práctica de perforación.

El informe de Food & Water Watch cita al Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, que estima que el metano procedente del fracking atrapará  87 veces más calor que el dióxido de carbono en un plazo de 20 años.

"La industria ha hecho creer con éxito que el fracking es bueno para el clima, pero la ciencia demuestra que es cualquier cosa menos eso", dijo Hauter.

La línea defendida por la industria, que ha sido adoptada por los políticos y otros, es que el gas natural puede ser un "combustible puente" en el camino entre el carbón y las energías renovables.

De cara al futuro, el informe pide una prohibición completa de la fractura hidráulica; el fin de los subsidios para la industria del petróleo y el gas; políticas agresivas de conservación de energía; y dedicar las inversiones e incentivos actuales a las  energías renovables existente, así como al desarrollo de la próxima generación de energías limpias.

Fuente: Commondreams

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario