España suspende en todas las fórmulas de tratamiento de residuos respecto a la media europea

España suspende en todas las fórmulas de tratamiento de residuos respecto a la media europea

Tiene peores registros en reciclaje, compostaje, incineración y por encima de todo en vertederos, con muchos ilegales por lo que será sancionada
12 Abril 2015

La situación de España en el tratamiento de los residuos generados es muy mala respecto a la media europea, según los datos que ayer hizo públicos Eurostat, el instituto estadístico europeo. En las cuatro formas de tratamiento recogidas, reciclaje, compostaje, incineración y vertedero, España suspende y con una de las peores notas en el peor modo de tratamiento, que no es otro que el vertedero.

En reciclaje, la media europea queda en el 28% del total los residuos que devuelve al ciclo de utilización, mientras que en España el porcentaje solamente es del 20%. En compostaje, el proceso por el cual la materia orgánica se convierte en compost, un abono natural, la media europea es del 15% y en España solo se llega al 10%. Peor registro cosecha en el tercer modo, el de la incineración, con un 26% de media y un 10% en el caso español. En la utilización de vertederos es un verdadero desastre, ya que el 60% de los residuos van a parar a los controlados e incontrolados en el caso español mientras que en la UE el porcentaje se queda en la mitad, un 31%, y con varios países no llegando al 4%, como es el caso de Dinamarca, Suecia, Alemania, Bélgica, Austria, Suiza y Noruega (estos dos últimos entran en la serie estadística aunque no sean países miembros de la UE.

En la única partida en la que España no sale mal parada es en la generación de residuos por persona, con 449 kilogramos, 32 menos que la media (481), y con un descenso importante en los años de crisis, de 578 a los citados 449. Desgraciadamente esta variable suele considerarse como un indicador de riqueza, cuanto más rico es un país más residuo genera. Así se explicaría que Dinamarca es el que más genera (747 kilogramos), seguida de Luxemburgo y Alemania. Mientras que Rumanía, Polonia y Estonia, todos ellos con poco más de 300 kilogramos se situaban en la cola de la clasificación.

El Tribunal Europeo de Justicia impondrá a España una sanción multimillonaria porque la Unión Europea le dio de plazo hasta final del año pasado para clausurar 63 vertederos que no cumplían la normativa europea, situados en 6 Comunidades Autónomas. El procedimiento de infracción había comenzado en 2006, habiéndose entregado por Bruselas un primer dictamen en 2008. En Canarias y Castilla y León la situación es alarmante, con más de 20 vertederos incumpliendo las leyes. Andalucía y Baleares, cada una con una localización conflictiva, han avanzado desde que se produjeron los requerimientos, al igual que Murcia y Castilla la Mancha.

El próximo Gobierno se verá obligado a ir resolviendo la pésima situación de España en esta y otras áreas medioambientales, que aunque la competencia está traspasada a las comunidades autónomas, es la Administración Central la sancionada. Por encima del coste económico está obviamente el de Salud. Las incineradoras contaminan, pero son una mejor solución que el vertedero en las categorías de residuo peligroso y no peligroso, convertido en un almacén de porquería peligrosa con el riesgo de que contamine el suelo y las aguas subterráneas, y cuya vigilancia y mantenimiento puede durar cientos de años. El único controlable es el de residuo inerte porque almacena los que no experimentan transformaciones físicas, químicas o biológicas significativas y por consiguiente con una toxicidad insignificante del lixiviado.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario