Las condiciones de trabajo y empleo son determinantes de la salud de los trabajadores agrarios

Las condiciones de trabajo y empleo son determinantes de la salud de los trabajadores agrarios

La agricultura es una de las actividades que genera mayores riesgos para la salud y seguridad de los trabajadores
5 Julio 2015

El 54 por ciento de los trabajadores agrarios argentinos no se encuentra registrado y, por lo tanto, carecen de la protección laboral y social adecuada. Este dato surge de la Encuesta sobre Empleo, Protección Social y condiciones de Trabajo de los Asalariados Agrarios. Este estudio que constituye la primera encuesta argentina destinada a captar el trabajo agrario, registrado y no registrado.

Los resultados preliminares de la muestra 2013/2014 dan cuenta que los hombres percibieron mayores exposiciones a riesgos químicos, biológicos y vibraciones (50%, 17% y 22% respectivamente). Asimismo, los trabajadores con contratos permanentes, registrados en la seguridad social y calificados que operan maquinarias también declararon percibir mayores exposiciones a los riesgos ambientales seleccionados (químicos, vibraciones y temperaturas extremas, biológicos, excepto en este último caso para los trabajadores más calificados).

Respecto de las medidas preventivas las mujeres, los trabajadores con menor calificación formal, los que poseían contratos transitorios de menos de 6 meses y los no registrados en la seguridad social declararon mayormente no contar con las siguientes medidas de prevención: ART, elementos de protección personal para hacer su trabajo (en caso de necesitarlos) y capacitación en prevención. En consonancia con lo anterior, estos grupos de trabajadores mostraron peor percepción de su estado de salud general.

Se trató de una investigación cuantitativa, donde la unidad de análisis fueron los trabajadores asalariados del agro y los integrantes de sus hogares. El trabajo de campo se llevó a cabo en áreas urbanas de hasta 25.000 habitantes en 10 provincias de la Argentina (Buenos Aires, Corrientes, Entre Ríos, Mendoza, Misiones, Neuquén, Rio Negro, Santa Fe, San Juan y Tucumán). El universo muestral finalmente representó a 105.086 hogares, 446.167 personas y 140.515 asalariados agrarios.

La Encuesta es el producto de un convenio interinstitucional entre el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, la Superintendencia de Riesgos del Trabajo y el Registro Nacional de Trabajadores Agrarios, contando con la colaboración de la Organización Iberoamericana de Seguridad Social y el centro de Estudios Laborales – CEIL / CONICET.

La agricultura es una de las actividades que genera mayores riesgos para la salud y seguridad de los trabajadores y las cifras oficiales al respecto son de una contundencia difícil de eludir.

De acuerdo al informe de accidentabilidad laboral 2013, en el sector agrícola se notificaron 31.710 casos de accidentes de trabajo (AT) y enfermedades profesionales (EP), sobre una población de trabajadores cubiertos de 355.249. Mientras que en el total del sistema de riesgos del trabajo se notificaron 487.638, con una cobertura promedio de 8.770.932 trabajadores.

El sector agrario registró la pérdida de 1.246.739 jornadas de trabajo (fueron 982.500 en el 2005), con una duración media de las bajas en AT/EP de 41,6 días, significando que fueron los más prolongados dentro del sistema de riesgo del trabajo, que en promedio alcanzo los 32,4 días.

En el mismo período se notificaron 77 casos fatales, de los cuales 52 se produjeron en ocasión del trabajo, representando un índice de incidencia de fallecidos por AT/EP de 146,4 (por millón), frente al 51,6 del total del sistema.

l riesgo en el sector agrario medido por el índice de accidentabilidad (por cada 1.000 trabajadores cubiertos), que registra los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, resultó de 84,3 siendo la media del sistema de 50,2. Y sí se consideran los ocurridos “in itinere” el índice resulta de 95,9 para todo el sector y 69,9 para la totalidad de trabajadores cubiertos por el sistema de riesgos del trabajo.

Cabe destacar que los trabajadores agrarios tienen riegos elevados de sufrir una amplia variedad de enfermedades derivadas de su actividad laboral, enfermedades que si en algunos casos no son específicas del sector (problemas musculoesqueléticos, sordera profesional o asma y alergias a sustancias químicas), en el caso de los pesticidas los convierte en los principales afectados por sustancias acerca de cuya peligrosidad existen muy pocas dudas.

Fuente: SRT

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario