Condenado a dos años y diez meses de prisión un contratista por la muerte de un trabajador que carecía de contrato y de seguro

Condenado a dos años y diez meses de prisión un contratista por la muerte de un trabajador que carecía de contrato y de seguro

Realizaba obras en el patio de un colegio en San Sebastián y la obra presentaba graves deficiencias de seguridad
13 Junio 2016

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Donostia -San Sebastián ha condenado a un contratista a penas que suman dos años y diez meses de prisión por la muerte de un trabajador, sin contrato ni seguro, que realizaba obras de mejora en el patio del Colegio San Luis de La Salle de San Sebastián. Además, el acusado deberá abonar indemnizaciones por un importe total de 209.529,5 euros.

La víctima, de 49 años y nacionalidad georgiana, sufrió una caída desde cinco metros de altura, que le produjo un grave traumatismo craneoencefálico a consecuencia del cual falleció.

La caída se produjo al pisar una cubierta frágil rompiéndose, de manera que el trabajador se precipitó por el hueco abierto, desde una altura aproximada de 5 metros, impactando contra el suelo, sufriendo un grave traumatismo cráneo-encefálico que le ocasionó la muerte por destrucción de centros encefálicos sobre las13:20 horas del día 2 de agosto de 2011.     

La obra adolecía de graves deficiencias en materia de seguridad que fueron determinantes en la producción del accidente. La causa directa del mismo fue que, pese a que la cubierta sobre la que trabajaban era una superficie frágil, no existían sistemas de protección adecuados para evitar que los trabajadores pisaran inadvertidamente la cubierta ni medidas de protección que eliminaran el riesgo de caída en altura. No había red de seguridad ni líneas de vida anclaje eficaces en las que poder fijar los arneses de seguridad. Además, no se había nombrado recurso preventivo para la obra, ni a ninguna persona competente que supervisara los trabajos; no se había efectuado la preceptiva evaluación de riesgos del trabajo a realizar; no se había formado ni informado a los trabajadores de los riesgos existentes, en concreto, del que suponía pisar la cubierta; no se había advertido del riesgo mediante señalización

Tras el accidente, el contratista alteró el presupuesto inicial y manipuló un documento. Por todo ello, ha sido declarado autor de un delito contra los derechos de los trabajadores, otro de homicidio por impudencia y un tercero de falsificación de documento mercantil.

Fuente: Poder Judicial

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario