Los científicos no ven motivos para prohibir el fracking en Europa

Los científicos no ven motivos para prohibir el fracking en Europa

Aunque consideran que no resolverá el suministro energético de la Unión
11 Diciembre 2014

En un comunicado publicado el pasado día 13, las Academias Nacionales de Ciencias de la Unión Europea llegan a la conclusión de que no existen razones científicas o técnicas para prohibir la exploración de gas de esquisto o extracción usando la fracturación hidráulica (comúnmente conocida como 'fracking'). Sin embargo, advierten que el fracking no proporcionará una solución milagrosa para la seguridad energética o la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La Declaración de EASAC, Consejo Consultivo de Ciencias de la Academias Europea ', sugiere que, si se introduce una normativa adecuada, los recientes avances en la tecnología y la gestión, permitirán a la UE asegurar que los recursos de gas de esquisto se extraen y se utilizan de manera que se proteja el medio ambiente, los recursos hídricos y las comunidades locales.

Sin embargo, la Declaración también hace hincapié en que existe considerable incertidumbre sobre la magnitud de los recursos de gas de esquisto y si es económicamente viable para extraer de ellos en los distintos Estados miembros de la UE. En consecuencia, EASAC subraya que el fracking no es necesariamente un hallazgo milagroso para la seguridad energética europea. Las afirmaciones de que la explotación de gas de esquisto puede contribuir a una reducción neta en el calentamiento global de gases de efecto invernadero (GEI) también dependen de evitar las emisiones de metano en todas las etapas de la perforación inicial, durante la fase de producción y después de que el pozo se haya calusurado.

Las principales conclusiones son:

- Los conflictos por el uso de la tierra encontrados en los comienzos del fracking han sido superadas por las nuevas tecnologías que permiten múltiples pozos desde una sola perforación.

- Las mejores prácticas, tales como la sustitución de los aditivos potencialmente dañinos y la divulgación completa a las autoridades de todos los aditivos utilizados, han reducido en gran medida el impacto medioambiental de la fracturación de gas de esquisto y la mejora de la transparencia del proceso.

- Lo sistemas de regulación y la experiencia de la extracción de gas convencional en Europa ya proporcionan un marco adecuado para minimizar el impacto en la salud, la seguridad y el medio ambiente.

- La aceptación pública requerirá la confianza, que debe basarse en proyectos reales que demuestren la fiabilidad de la tecnología y operaciones. Los proyectos piloto deben ser llevados a cabo en Europa para demostrar y probar métodos de mejores prácticas, con un cuidadoso control de las autoridades.

Fuente: EASAC

Foto: Joshua Doubek.
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Halliburton_Frack_Job_in_the_Bakk...

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario