La actividad como disruptores endocrinos de las sustancias químicas empleadas para el fracking es peor de lo previsto inicialmente

La actividad como disruptores endocrinos de las sustancias químicas empleadas para el fracking es peor de lo previsto inicialmente

Muchas de ellas presentan actividad disruptora endocrina
1 Septiembre 2014

Muchos productos químicos utilizados en la fracturación hidráulica o fracking, pueden alterar no sólo las hormonas reproductivas del cuerpo humano, sino también a los receptores de hormonas glucocorticoides y del tiroides, que son necesarias para mantener una buena salud, según un nuevo estudio. Los resultados fueron presentados en la reunión conjunta de la Sociedad Internacional de Endocrinología y la Sociedad de Endocrinología en Chicago, el pasado mes de junio.

"Entre los productos químicos que la industria del fracking ha informado que utiliza con más frecuencia, en los 24 que hemos probado bloquean la actividad de uno o más importantes receptores de hormonas", dijo el autor del estudio, Christopher Kassotis, un estudiante de doctorado en la Universidad de Missouri, Columbia. "Los altos niveles de alteraciones hormonales por disruptores endocrinos (EDC) que se midieron, se han asociado con problemas de salud  como la infertilidad, el cáncer y alteraciones congénitas."

En una investigación anterior, este grupo encontró que las muestras de agua recogidas en yacimientos de fracking tenían niveles moderados a altos de actividad disruptora endocrina (EDC) que imitaba o bloqueaba los efectos de las hormonas femeninas (estrógenos) y las hormonas masculinas (andrógenos ) en células humanas. Sin embargo, el agua en áreas lejos de estos sitios de perforación de gas mostró poca actividad EDC en estas dos hormonas reproductivas.

El nuevo estudio extendió el análisis para saber si los productos químicos usados en el fracking afectan a otros receptores de hormonas, además de los receptores de estrógenos y andrógenos. (Los receptores son proteínas en las células a las que la hormona se une a fin de realizar su función.) Específicamente, los investigadores también estudiaron el receptor para una hormona reproductiva femenina, la progesterona, así como aquellos para los glucocorticoides, una hormona importante para el sistema inmunológico , que también juega un papel en la reproducción y la fertilidad y para la hormona tiroidea. Esta última hormona ayuda a controlar el metabolismo, el desarrollo normal del cerebro y otras funciones necesarias para una buena salud.

Entre los 24 productos químicos habitualmente usados en el fracking para los que Kassotis y sus colegas estudiaron la actividad EDC en las células humanas, 20 bloquearon el receptor de estrógeno, impidiendo la unión de la hormona al receptor e impidiendo que este desarrollara su respuesta biológica natural. Además, 17 productos químicos inhibieron el receptor de andrógenos, 10 obstaculizaron el receptor de progesterona, 10 bloquearon el receptor de glucocorticoides y 7 inhibieron el receptor de la hormona tiroidea.

Kassotis advirtió que no han medido estos productos químicos en muestras de agua locales, y es probable que las altas concentraciones empleadas en los ensayos no se den en el agua potable cerca de la perforación. Sin embargo, señaló que las mezclas de estas sustancias químicas tienen un efecto sinérgico, haciendo que sus efectos bloqueadores de hormonas sean más potentes que para un producto aislado, e indicó que el agua potable contiene normalmente mezclas de los EDC.

Fuente: Endocrine Society

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario