3.800 médicos exigen a la ministra de Sanidad que detenga el daño sanitario de los pesticidas

3.800 médicos exigen a la ministra de Sanidad que detenga el daño sanitario de los pesticidas

Piden una regulación más estricta de los disruptores endocrinos
20 Febrero 2014

Los Ministerios de Sanidad, Agricultura e Industria, bajo cualquier color político, se despreocupan de la salud de la población. Su pasividad ha llevado a la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), que reúne a 12 sociedades científicas y 3.800  médicos y científicos, a exigir  a la ministra de Sanidad, Ana Mato, y a las autoridades de la Unión Europea que actúen contra el daño de los pesticidas en la población. “Estamos viviendo las consecuencias de la pérdida de calidad democrática, lo que se traduce en la inactividad de las sociedades (cómplices de intereses) que tienen que defender la salud de la población”, señala Idelfonso Ramírez, presidente de SESPAS. Esto explica, a su juicio, la pasividad de las agencias europeas que, en lugar de velar por los ciudadanos, se someten a las presiones del lobby químico que frena la regulación y la implantación de políticas para reducir riesgos.

SESPAS pide a la ministra Ana Mato y a la Comisión Europea una regulación más estricta de los disruptores endocrinos por la amenaza que suponen para la salud de la población. Los disruptores endocrinos son productos químicos componentes de multitud de productos de uso diario. Su incorporación al organismo humano puede producir problemas de salud reproductiva (infertilidad, malformaciones congénitas), tumores y otras enfermedades en órganos hormono-dependientes (mama, próstata, testículo, tiroides), enfermedades metabólicas (diabetes, obesidad), enfermedades inmunológicas y alteraciones en el desarrollo del sistema neurológico, entre otras. Además de los efectos directos en la salud humana estos contaminantes tienen efectos negativos en el medio ambiente.

“La defensa de la salud de la población no está entre las preocupaciones de los ministerios. Únicamente se puede hacer una excepción con el Ministerio de Medio Ambiente de Cristina Narbona que firmó el Convenio con Estocolmo sobre contaminantes orgánicos persistentes. Pero una vez aprobado en Consejo de Ministros nunca salió del cajón”, denuncia Miquel Porta, catedrático de Salud Pública de la Universidad Autónoma de Barcelona y portavoz de SESPAS. Porta hace extensiva su denuncia a las consejerías de las comunidades autónomas a las que también acusa de pasividad. “Tras largos debates en la UE parece que por fin hemos conseguido que los toxicólogos dejen de despreciar a los expertos en epidemiología clínica. Se impone la obligación de realizar análisis por la exposición ambiental de los trabajadores”, señala Nicolás Olea, catedrático de Radiología de la Universidad de Granada.

 “Aunque los pesticidas no son la única causa, queremos manifestar públicamente nuestra voluntad de hacer frente a los peligros de estos productos. Parece que hay una asociación positiva entre la exposición ocupacional a los pesticidas y ciertas enfermedades en adultos: Parkinson, cáncer de próstata y algunos cánceres hematopoyéticos (linfoma no Hodgkin, mieloma múltiple)”, advierten  1.200 médicos de Francia y el Caribe que alertan del daño de los pesticidas en la salud de los ciudadanos en una declaración efectuada el 31 de enero. En el manifiesto que suscriben solicitan el reconocimiento de nuevos cuadros de enfermedades profesionales agrícolas cuya aparición está relacionada con la exposición a los pesticidas. Además exigen al Estado francés y a la Unión Europea que demuestren que han tomado las medidas de seguridad pertinentes.

Fuente: la Celosía
 

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario