Prevención y promoción de la salud mental en la empresa ¿es posible?

Prevención y promoción de la salud mental en la empresa ¿es posible?

Martes, 4 Marzo 2014

En la actualidad, los trastornos de Salud Mental, están presentes de forma significativa en nuestra sociedad. Se estima que casi un 2% de la población padece un trastorno mental severo y una de cada cuatro personas puede padecer un trastorno menor a lo largo de su vida. 

Si trasladamos estos datos a las empresas, entendemos que un cuarto de la población trabajadora, está expuesta a sufrir este tipo de situación en algún momento de su vida laboral y uno de cada 100 una incapacidad. 

Los Servicios de Prevención, desde la psicosociología y la vigilancia de la salud, pueden intervenir en las diferentes fases en que se encuentra el trabajador y el colectivo al que pertenece ya sea en su lugar de trabajo o en su entorno extralaboral. 

Ya sea en fases de estabilidad de la enfermedad o en recaída y/o agravamiento de la misma.

Desde la Psicosociología, se debe realizar una evaluación de riesgos psicosociales. A partir de la obtención de los datos, se realizará un análisis exhaustivo que culminará en una priorización que nos permitirá diseñar acciones que sean adecuadas a cada una de las situaciones e implementarlas.

Estas acciones pueden ser:

  • Colectivas: es decir, dirigidas al funcionamiento de la empresa, fomentando aspectos como el aumento del control y la autonomía del trabajo, aumentar el apoyo social, potenciar un estilo de gestión participativa, programas de promoción de la salud (estilos de vida saludable, control del estrés…).
  • Individuales: dirigidas a los trabajadores que puedan "estar en riesgo”. Estas acciones se harán siempre enmarcadas en la Vigilancia de la Salud.

Desde la Vigilancia de la Salud podemos actuar desde estadios diferentes dependiendo del estado del trabajador afectado:

  • Prevención Primaria: con el diseño e implantación de programas de promoción de la salud dirigidos a hábitos de vida saludable (alimentación, sueño, ejercicio físico, tabaquismo, adicciones…) y en concreto, a la promoción del bienestar y de la salud mental (gestión del estrés, técnicas de relajación, gestión del tiempo, organización del trabajo,…).
  • Prevención Secundaria: detectando los primeros síntomas de alteración en la salud del trabajador y haciendo una derivación efectiva y rápida a un especialista para su valoración y tratamiento precoz.
  • Prevención Terciaria: una vez diagnosticado el trastorno mental, haya provocado una incapacidad temporal o no, el  trabajador debe regresar al mundo laboral, en la medida de lo posible a su puesto de trabajo. Tendremos que evaluar si estos trabajadores necesitan algún tipo de limitación o adaptación del puesto de trabajo. Este aspecto se puede valorar en los reconocimientos médicos periódicos o de retorno en caso de incapacidad temporal.

El sistema debe favorecer que todos los profesionales de la salud que tratan a estos trabajadores/pacientes se coordinen para la normalización y la reinserción social y laboral.  

En el ORP 2014 se realiza un expert meeting, en el que diferentes profesionales  tendrán la oportunidad de explicarnos como abordar estos casos cuando se presentan en la empresa, las actuaciones necesarias para poder prevenirlos, y la gestión de las mismas cuando ya se aparece el caso y las dificultades que todo ello conlleva.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario