LA REVOLUCIÓN DE LA INDUSTRIA DEL AUTOMÓVIL

LA REVOLUCIÓN DE LA INDUSTRIA DEL AUTOMÓVIL

La presencia de vehículos conectados, híbridos, eléctricos y automáticos en las vías públicas es un hecho que se va desarrollando con distintas intensidades. En el Boletín del Colegio de Ingenietos Industriales de Cataluña han publicado un interesante y documentado artículo sobre la realidad actual y las expectativas del mercado del automóvil según el criterio de los más significados expertos. En medio de la evolución técnica flota la seguridad. Se menciona su prioridad pero no se concreta. Debe de ser vinculante.
18 October 2017

Los vehículos, desde que se inventaron, han condicionado la humanidad: las ciudades y los pueblos se han construido en torno los automóviles y el mundo rural se ha modificado porque los coches se puedan mover. El objetivo principal de los vehículos hasta ahora ha sido, simplemente, transportar las personas. Actualmente, esta función está en plena transformación, hasta el punto que podríamos hablar de una revolución en la industria del automóvil, donde los protagonistas son el vehículo conectado, el autónomo y el eléctrico.

El coche conectado, "tecnológicamente está resuelto”, afirma Vicenç Aguilera, presidente del Clúster de la Industria de Automoción de Cataluña (CIAC). En los próximos años, las marcas no presentarán grandes novedades tecnológicas, porque de momento todas las prestaciones ya están en funcionamiento, "pero sí que habrá grandes novedades en la oferta de servicios de este tipo de vehículo”, asegura Aguilera. Estos coches se encuentran al inicio del periodo de maduración, donde se necesita un tiempo porque los compradores reaccionen ante las nuevas prestaciones que ofrecen y el público objetivo se decante para comprarlos.

Años atrás, los hábitos de compra se basaban en variables tecnológicas como el consumo, las emisiones, la velocidad máxima o la aceleración, pero, hoy en día, explica Francesc Chaparral y Ubach, coordinador de la Subcomisión del Automóvil de la Comisión de Automoción del Col•legi Oficial de Ingenieros Industriales de Cataluña (COEIC), la principal prestación que se tiene en cuenta a la hora de comprar un coche es la conectividad, a que la sociedad "ya está acostumbrada por el uso diario de smartphones y mesitas que desea poder seguir haciendo mientras conduce el vehículo y sin distraerse en ningún momento de los aspectos fundamentales de la conducción segura".
 

Los coches conectados cumplen con estos requisitos, ofrecen desde un sistema @e-call, que mediante la conexión en internet permite establecer una llamada de emergencia, a navegadores, identificadores de señales de tránsito o conexión wifi. son ejemplo las aplicaciones Android Auto de Waze y Seat DriveApp, con estas dos apps Seat "está reforzando cada vez más su posición como frente runner en el mercado de los coches conectados", señalaba Luca de Meo, presidente de la compañía, en el marco del AutomobileBarcelona. Su propósito, según explica, es ofrecer una experiencia cada vez más "fácil, conectada y personalizada, que permita continuar avanzando en la configuración de un ecosistema digital".
 

Coches con pleno acceso en Internet

En una visión de futuro, los nuevos vehículos que irán apareciendo al mercado, sean totalmente nuevos o nuevas versiones de los que ya existen, cada vez incorporarán más elementos de conectividad. "Es un movimiento imparable", apunta Chaparral, quien coincide con Aguilera que prevé que en un margen de unos 3 o 4 años, la mayoría de vehículos que salgan al mercado tendrán pleno acceso a internet, "podrán recibir mensajes y correos, y contestarlos", pronostica el coordinador de la Subcomisión del Automóvil del COEIC.
Ahora bien, la evolución del vehículo conectado irá estrechamente ligada con la del vehículo autónomo y la clave será el estado del arte de las TIC. En esta transformación, "será fundamental la evolución de las comunicaciones hacia unas redes de muy alta velocidad", asegura Chaparral.

El vehículo autónomo, en el límite, no es otra cosa que la plena confluencia de la conectividad aplicada al automóvil. "Es un nivel más elevado en comparación con el vehículo conectado", especifica Aguilera. Las compañías automovilísticas ya están trabajando para ofrecer este tipo de coches. Ingenieros de Seat, explican fuentes de la compañía, han desarrollado asistentes de frenada de emergencia con protección de peatones, un sistema de reconocimiento de señales de tránsito y también un asistente de atasco, según el cual el sistema acelera, frena y maniobra el vehículo de manera autónoma en situaciones de tráfico denso, "cosa que consigue que el conductor rebaje el nivel de tensión y aumente el confort". Cada vez más, también hay al mercado vehículos que incorporan sistemas que son capaces de corregir ciertas distracciones del conductor. Así, "la evolución está yendo hacia la identificación del que está pasando ante nosotros y las decisiones que el vehículo tiene que tomar en cada caso", apunta el presidente del CIAC.

Cinco niveles de automatización en la conducción

En el ámbito internacional, la Sociedad de Ingenieros de la Automoción (SAE) ha definido cinco niveles de automatización en la conducción que van de la L1 —donde el nivel de intervención humano es alto—, a la L5 —donde el vehículo tiene plena autonomía—. Comercialmente, a día de hoy, se están vendiendo vehículos de nivel 1 y 2. El punto de inflexión en el cual el automatismo del coche empieza a ser alto se encuentra a la L3: "en caso de accidente, la marca es la responsable, por lo tanto, es un cambio muy grande desde el punto de vista de los seguros y de la responsabilidad civil y esto marcará mucho la oferta del fabricante", asegura Aguilera.

De momento y "a falta de un cambio radical en la legislación", especifica Francesc Chaparral, la tendencia del vehículo autónomo es "ir incorporando, de forma gradual, elementos que permitan garantizar la seguridad en una concepción de vehículo clásica", es decir, en la cual hay un conductor que controla el coche, pero en el futuro el vehículo autónomo no tendrá cabida, "puesto que no habrá y el que habrá serán usuarios del automóvil", pronostica.

El vehículo eléctrico en pleno crecimiento

Para cerrar este tándem, la revolución de la industria del vehículo acaba con el coche eléctrico, donde el mayor handicap se encuentra en las fuentes de energía, a pesar de que actualmente "se están consiguiendo mejoras en el sistema de gestión para conseguir un mayor aprovechamiento de la energía almacenada en las baterías", confiesa Chaparral. Además, también se están investigando nuevos materiales para conseguir baterías más ligeras y de más capacidad.

El hecho que los vehículos eléctricos ganen autonomía respete cuando aparecieron los primeros modelos —hoy en día pueden recorrer entre 200 y 300 kilómetros—, hace que el mercado español de este tipo de automóviles cada vez esté experimentando un crecimiento más significativo: el ejercicio de 2016 se cerró con un aumento de las matriculaciones de vehículos eléctricos del 51,48% respeto el 2015, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC).

Ahora bien, esta tendencia continuará a la alza, según pronostica Vicenç Aguilera, si "se consiguen más ayudas públicas, se aumentan los puntos de recarga en las casas y a los parkings particulares y las marcas ofrecen vehículos con más autonomía". Cómo está haciendo Nissan, que desde que lanzó el Leaf (2010), su primer vehículo eléctrico producido en serie, "ha seguido trabajando para hacer pedagogía, tanto entre la sociedad como entre las administraciones públicas, para concienciar de la necesidad de una movilidad sostenible con cero emisiones que sólo garantizan los vehículos eléctricos", explica Carme Orra, Product, EV & Tech Communications a Nissan Iberia. Si se cumplen estos tres puntos, el impacto del vehículo eléctrico al mercado irá creciendo de manera sostenida y, pasados unos cinco años, probablemente ocuparán un tercio de las ventas a nivel mundial.

Visión de futuro

A pesar de que la revolución de estos tres tipos de automóviles esté en los primeros años de vida, y aunque ahora mismo parezca increíble, en un futuro cercano, el conductor, cuando salga del trabajo, donde se ha desplazado en transporte público y, por el motivo que sea, le han cambiado los planes, cuando acabe la jornada necesitará disponer del coche que está aparcado en el garaje de su casa. Cómo si de la serie de “El coche fantástico” se tratara, prevé Francesc Chaparral, el conductor le pedirá al automóvil que lo pase a recoger a la salida del trabajo y el coche acudirá a solas.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Add new comment