Pensamiento grupal en prevención

Pensamiento grupal en prevención

Cuando las decisiones no son las correctas y aún así las compartimos haciéndolas propias. Un riesgo a considerar.
15 June 2014

Hace unos días, un compañero tuvo el privilegio de asistir como invitado a un comité de acciones correctoras en una empresa. A lo largo de la reunión se iban sucediendo diferentes partes de incidencias y a los cuales se les iba dando una serie de acciones para corregir las desviaciones apreciadas. Le sorprendió, me comentaba, la reacción que tomaban los participantes. La primera propuesta era la válida, no porque fuese la más apropiada a la acción en concreto, (para ello hubiese sido necesario más propuestas), sino que para la primera propuesta que se ponía encima de la mesa el consenso era unánime.

Al final de la reunión, cuando la persona que le invitó le preguntó que le había parecido, mi compañero le respondió que temía que se estuviese dando lo que se denomina como “pensamiento grupal” y que tal vez este fuese el problema por el cual no surgían efecto en el taller las propuestas que se apuntaban. Evidentemente aquella persona desconocía el término.

Se puede definir el pensamiento grupal como el deterioro de la eficiencia mental, de la evaluación de la realidad, y del juicio moral que resulta de las presiones existentes en el seno del grupo. Ocurre cuando los miembros del grupo están tan cohesionados y conformes a las normas, sobre todo, a la norma de consenso, que se anula la estimación realista de posibles cursos de acción alternativos a los propuestos por el grupo así como la expresión de puntos de vista desviados, minoritarios o impopulares.

Si esto lo trasladamos a la prevención de riesgos laborales, y en concreto a aquella reunión, ¿se estaban dando errores en la toma de decisiones?, ¿El consenso “sorprendente” era debido al pensamiento grupal?

Para dar respuesta a la pregunta me inicié a indagar las razones que se podían estar dando entre los participantes en aquella reunión. Las conclusiones fueron las siguientes:

  • Tendencia a la conformidad y fomentar la cohesión a toda costa
  • Propósito de evitar el conflicto inhibiendo opiniones
  • Excesivo apego a ideas y procedimientos rutinarios y poco innovadores
  • Falta de normas de procedimientos metodológicos
  • Estrés por amenazas externas
  • Holgazanería social
  • Ilusión de unanimidad

En aquella reunión, ¿Se podían estar dando alguna de estas razones?. ¿En las habituales reuniones de acciones correctoras que se dan en la empresas sucede algo parecido?. ¿Fomenta esta cuestión el desarrollo de la prevención de riesgos laborales?

La mayoría de las sugerencias para la prevención del pensamiento grupal están relacionadas con el uso de una metodología de toma de decisiones que asegure una búsqueda amplia de información a favor y en contra de todas las alternativas posibles, que propicie la discusión plena de todas ellas y que aliente a todos los miembros del grupo a manifestar sus opiniones, sus dudas y sus desacuerdos.

Según esto, mi compañero le sugirió un proceso formal con varios principios, etapas y técnicas para garantizar o aumentar la probabilidad de que realmente la decisión a la que se estaba llegando en las reuniones de acciones correctoras estuviesen lo suficientemente sustentadas por una amplia búsqueda y discusión de información y que realmente los miembros estuviesen de acuerdo con ella y no albergan dudas o críticas internas.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comments

Add new comment