Risto Kalervo NAATANEN: ¿Hay conductores autómatas?

Risto Kalervo NAATANEN: ¿Hay conductores autómatas?

Cuántas veces no recuerdas absolutamente nada de lo que acabas de vivir conduciendo tu vehículo al llegar al final de un trayecto?. La fase robot humano de la conducción está presente en prácticamente la mitad de los accidentes en los que su protagonista principal no recuerda nada de lo que sucedió instantes antes de producirse el siniestro.
30 December 2015

Las características de las personas conductoras de vehículos a motor abren un amplio abanico de posibilidades según el nivel de la dependencia o independencia del campo, entorno, ámbito vial o tráfico circulante que rodea al conductor en su movilidad.

Los dependientes de campo son personas que no distinguen las partes de la información y sus inter-relaciones de lo que es el conjunto. Los independientes de campo son más desligados de su entorno. La dependencia e independencia de campo parece tener cierta influencia en la forma de relacionarse con las personas; los dependientes de campo tienden a buscar más el contacto social y estar atentos y ser sensibles a aquello que les rodea. Los independientes tendrían una orientación más impersonal.

Entre los totalmente dependientes y los totalmente independientes está todo un amplio catálogo de arquetipos de conductores con la compleja malla de sentimientos, comportamientos, actitudes y hábitos. Pero llevados a ambos extremos, el dependiente total es el que se fija en todo y todo le afecta a su toma de decisiones constantes en el manejo del vehículo. Por el contrario el totalmente independiente del campo es aquel que prácticamente no se ve influido por nada del entorno y va conduciendo impertérrito según los movimientos que les salen en cada instante como más intuitivos y profundos de su forma de ser.

La clásica teoría de Taylor, nos parece unilateral porque se centra en los independientes del campo pues sugiere que la conducción es un trabajo autoregulado, dependiendo de la tensión emocional o ansiedad que el conductor este dispuesto a aceptar: el conductor ajusta su comportamiento general y su aceptación del riesgo, de manera que se conserven las variables emocionales a un nivel constante. El método utilizado por Taylor se basa en el hecho de que la conducción del automóvil implica actividades neuropsicológicas que provocan manifestaciones biológicas que pueden ser objeto de medida (conductibilidad eléctrica de la piel, registros de electrocardiogramas, de electroencefalogramas o de movimientos oculares). 

Sin embargo hay analistas más profundos. Risto Naatanen, psicólogo y neurocientífico de la Universidad de Helsinki ha valorado siempre los dos extremos de personalidades dependientes e independientes del campo, definiéndoles como aquellos que perciben riesgos objetivos que captan y los que generan o evitan los riesgos subjetivos que su interior les va revelando.

El modelo de riesgo cero, de Näätänen y Summala, postula que la percepción del riesgo (de accidente o de sanción) es igual a cero la mayor parte del tiempo (riesgo subjetivo nulo). La diferencia entre el riesgo objetivo (real) y el subjetivo es el motivo de que sucedan los accidentes.

De este análisis deriva el supuesto de que si los independientes de campo tienen otras motivaciones que les preocupan más que los riesgos de la conducción, pueden generar automatismos de hábito y destreza que le hagan conducir como un robot….. y le preguntas por dónde ha ido, cuánto tiempo ha tardado, y que ha visto….y es capaz de no recordar nada…

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Add new comment