WALTER LINDERER: El air-bag como ultimo salvavidas

WALTER LINDERER: El air-bag como ultimo salvavidas

Todos estamos de acuerdo en el liderazgo protector del cinturón de seguridad pero Linderer al inventar el air-bag consiguió el complemento ideal para las colisiones perpendiculares o frontales. Un inventor acostumbra a tener una perspectiva muy concreta de los beneficios que su proyecto puede producir en un beneficiario de sus efectos, pero quizás no pueda llegar a imaginar la trascendencia social y sanitaria que puede derivar del desarrollo de su prototipo.
13 January 2016

Todos estamos de acuerdo que la seguridad vial debe partir de la prevención. Es decir, adoptar una serie de medidas que consigan que muchos accidentes no lleguen a producirse. Pero mientras llega el objetivo …¿utópico?... pero políticamente obligado …de los CERO ACCIDENTES,  el tráfico sigue llevándose vidas y más vidas y sigue siendo una de las causas de mortalidad más importantes de la raza humana.

Los elementos de protección son una segunda derivada de la seguridad vial. El cinturón de seguridad es el rey de la protección de los ocupantes de los vehículos, pero el air-bag en todas sus versiones se está convirtiendo en un imprescindible acompañante del cinturón, en la medida que se ocupa de proteger a quienes se hallan dentro del habitáculo del vehículo y los diseñadores no han sido capaces de desviar las líneas de fuerza de una colisión por la estructura y chasis de forma telescópica para convertir tal energía en deformaciones de la chapa y nunca en lesiones de las personas que viajan.

La trascendencia social de un invento de estas características como el air-bag no solo tiene la componente sanitaria o de salud de evitar lesiones sino que debe contemplarse en el indicador de los AÑOS POTENCIALES DE VIDA PERDIDOS por aquellos conductores o acompañantes que dejan la vida en el accidente de circulación. Una persona de 20 años deja de vivir, deja de trabajar , deja de sentir, deja de amar ….del orden de 50 años hasta los 70 de media de una esperanza de vida de un país…. Por lo que el beneficio social de un elemento protector que mantiene vivos a los ocupantes que amortiguan su impacto mortal con el cojín de seguridad tiene un valor incalculable, individual, familiar y de la colectividad.

Linderer pudo ser un ingenioso inventor, pero sin duda fue también un gran protector de la humanidad…. Y seguro que salvó muchas más vidas que cualquier médico de un servicio de urgencias traumatológicas….. a fin de cuentas….un gran protector.

¿Qué opinas de este artículo? Add a new comment to this page.

Add new comment