Vencer el síndrome postvacacional es fácil

Vencer el síndrome postvacacional es fácil

Como apuntó el neurólogo y psiquiatra austriaco Viktor Frankl: “no podemos evitar muchas cosas que nos pasan, pero sí podemos elegir la actitud que adoptamos ante ellas“.
8 September 2015

Siguiendo este razonamiento, si tuvieras síndrome postvacacional mi consejo seria el siguiente:

Si no tienes el trabajo que te gusta, haz que te guste el trabajo que tienes

Pero como las personas no somos todo lo fuertes que quisiéramos, necesitamos consejos más concretos, más sencillos de aplicar, como los que recomienda Genoveva Vera, psicóloga, coach y experta en liderazgo:

  •  “Planificar la incorporación al trabajo, a ser posible para mitad o final de semana, para que ese comienzo sea progresivo;
  • cumplir de manera estricta el horario laboral y no hacer el primer día una jornada maratoniana;
  • programar alguna actividad agradable que nos obligue a salir pronto del trabajo: gimnasio, running, cursos de formación, etc;
  • aprovechar que los días aún son largos y hace buen tiempo para salir con amigos o con la familia;
  • cambiar el pensamiento negativo por otros positivos;
  • dormir bien;
  • y marcarse nuevos objetivos“.

Me atrevo a especificar que estos objetivos nuevos no deben ser pretenciosos ni complicados, al contrario, al menos al principio deben ser sencillos y a corto o muy corto plazo, para conseguirlos y que nos aporten satisfacción. Por poner unos ejemplos simples pero válidos, beber agua en las comidas o lavarse los dientes una vez más al día de lo habitual. No hace falta más, lo que hace falta es cumplir los objetivos, y los dos ejemplos nos pueden reportar beneficios más grandes de lo que parece.

Otro consejo importante es llegar pronto al trabajo, sin prisas, antes de la hora de empezar. Recordad que el desplazamiento al trabajo puede producir más estrés que el trabajo mismo, y es cuestión de empezar lo mejor posible. Y como se ha dicho, salir puntual, sobretodo los primeros días.

Siempre, pero quizá más el primer día de trabajo, es muy importante sonreír. aunque sea de manera forzada. Sí, esfuérzate en sonreír. Además de mejorar las relaciones con otras personas (y también evitar hablar con las que no deseamos hacerlo, pasando de largo con una sonrisa en la boca cerrada) ten en cuenta que ayuda a sentirse mejor, por una cuestión muscular sobre la que publiqué este artículo hace un par de semanas. Además, recordad la célebre frase “Es más fácil fingir una sonrisa que explicar porque estás triste“.

También hay quien aconseja, aunque que ahora es tarde para aplicar y además no todo el mundo puede, repartir las vacaciones a lo largo del año. Buen consejo para quien pueda. Por una parte se nota menos “el cambio” del regreso después del verano y por otra sienta muy bien una semana fuera de temporada.

El último consejo para vencer el síndrome postvacacional es tener paciencia. Es normal notar el cambio de ritmo el primer día de trabajo, pero es pasajero, en breve estaremos igual de bien en el trabajo como antes de empezar vacaciones, que puede ser mucho o poco, pero ésa es otra cuestión.

Para quien quiera saber más del síndrome postvacacional recomendamos esta reciente publicación del Grupo Adecco, en la que se indica que este año afectará al 30% de los trabajadores.

Enlace a la nota de prensa de Adecco sobre síndrome postvacacional (4 págs. 0,1 Mb)

.

Este artículo puede contribuir a la campaña de la EU-OSHA Trabajos saludables: Gestionemos el estrés

.

¿Qué opinas de este artículo? Add a new comment to this page.

Add new comment