El parte de baja más antiguo

El parte de baja más antiguo

Os remito una vieja carta escrita hace 450 por la Reina María de Escocia, en lo que considera el parte de baja más antiguo, precisamente por padecer gota. La carta ha sido subastada por el precio de 6000 libras (Lyon&Tumbull auctioneers, Edimburgo). Se adjunta una foto.
14 October 2013

Una vieja carta escrita hace 450 años por la Reina María de Escocia excusando a un noble de sus obligaciones, fue vendida en una subasta realizada este año (Lyon&Tumbull auctioneers, Edimburgo, 2012) por 6000 libras.  Fechada el 14 de marzo de 1554, ha sido descrita como el parte de baja más viejo del mundo y fue enviado por la Reina María a un terrateniente (Laird of Blair), relevándole de sus obligaciones en la corte a causa de la gota que padecía. La carta ha permanecido olvidada durante todo este tiempo en el Castillo Blair, en Ayrshire, Escocia.

La gota, tradicionalmente un padecimiento de los ricos, era incluso considerada en su tiempo como una divisa de honor, muy al contrario que el más común y proletario reumatismo. Muchos personajes famosos la han padecido, incluyendo Lutero, Sir Isaac Newton y Thomas Jefferson. Pero en el bicentenario del nacimiento del novelista inglés Charles Dickens, conviene recordar que no solo la padeció, sino que la destacó repetidamente en su obra. El personaje de Sam Weller, en The Pickwick Paper, advierte a su padre contra el excesivo consumo de alcohol por temor a que le traiga otro ataque de gota. El propio Dickens comenzó a padecerla en su pie izquierdo a la edad de 52 años, y le atormentaría en los siguientes seis años, hasta su fallecimiento a los 58 años de edad. Aparte de un efecto perjudicial en su calidad de vida, puede haber sido parcialmente responsable de la significativa reducción de su producción literaria durante ese periodo.

La gota es la forma más común de artritis inflamatoria en hombres por encima de los 40 años, con una prevalencia estimada en el Reino Unido del 1.4%. La incidencia y prevalencia de la enfermedad se ha incrementado en las últimas décadas y su asociación con alcohol, dieta rica en purinas y elevada ingesta de fructosa ha sido confirmada, y explica la razón por la que fue vista en el pasado como una enfermedad de la opulencia. Nuevos tratamientos han sido desarrollados, incluyendo antagonistas de la interleucina-1 para las crisis agudas de gota y febuxostat y pegloticase para los padecimientos crónicos. Los suplementos de vitamina C reducen el riesgo de padecerla.

¿Qué opinas de este artículo? Add a new comment to this page.

Add new comment