Estrés en docentes secundarios y doble presencia estudio comparativo en dos unidades educativas de la ciudad de Quito

Objetos: Conocer la posible presencia de estrés laboral en grupos de docentes de dos instituciones educativas y relacionar su influencia con la doble presencia. Diseño: Descriptivo, comparativo, correlacional, de carácter analítico, cuantitativo, realizado en profesores secundarios de dos instituciones privadas de enseñanza secundaria en los cuales se pretendió encontrar la presencia e implicancias del estrés y su relación con la doble presencia. Material y métodos: Se trabajó con una población de 126 profesores de una institución y con 154 profesores de otra institución privada en los cuales se aplicó los instrumentos de medición para estrés y doble presencia al personal femenino, una vez que se aplicó los criterios de exclusión y eliminación, así como consentimiento informado, y la aprobación del comité de ética. El instrumento utilizado fue la NTP 574 para estrés en docentes secundarios, e ISTAS 21 en su apartado 5 para doble presencia, creación de un instrumento para relacionar estas dos variables. El análisis estadístico se llevó a cabo en tres etapas: Análisis descriptivo y exploratorio para describir de manera detallada la distribución de la muestra examinada, análisis psicométrico de la NTP 574, e ISTAS 21 en su apartado 5 para Doble presencia; creación de un instrumento para relacionar las dos variables con validación a través de la técnica de Moriyama, así como análisis inferencial para la comprobación de la hipótesis. Resultados: Las docentes con doble presencia colegio N° 1 respondieron que si hay mucho estrés, en las esferas de supervisión, carencia, superación, mejoras y valoración del alumnado; en comparación al grupo de docentes sin doble presencia
Main Author: 
SYLVIA LILIANA
GUERRERO LANA
Universidad Central del Ecuador
Ecuador
Co-authors: 
Roger Raul
Gamarra Silva
Centro Medico Gamarra Guerrero
Ecuador
Roger Xavier
Gamarra Guerrero
Universidad Catolica
Ecuador

Introducción

En las últimas décadas, se ha desarrollado un gran interés por el estudio del estrés y los factores psicosociales relacionados con el trabajo y la repercusión de éstos sobre la salud de los trabajadores. Debemos señalar que el interés por la productividad y la eficiencia, no siempre han sido acompañados de condiciones laborales dignas y adecuadas, recursos suficientes para llevarlo a cabo y un diseño de tareas y puestos que tengan en cuenta las características de las personas, sus necesidades, habilidades e intereses. La falta de atención a estos aspectos pueden generar consecuencias sobre las personas (estrés, insatisfacción), o sobre la empresa (ausentismo, conflictividad, disminución de la calidad del trabajo y la productividad, etc.) 1.

"El estrés laboral continuo es considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) una epidemia global. Es el único riesgo ocupacional que puede afectar al ciento por ciento de los trabajadores. Genera alteración del estado de salud, ausentismo, disminución de la productividad y del rendimiento individual, y aumento de enfermedades, rotación y accidentes. Por otro lado, el trabajo itinerante causa alteraciones del sueño, digestivas, psicológicas, sociales y familiares, y riesgos de accidentes" 2.

El estrés al ser una respuesta natural y mecanismo de defensa frente a altos índices de exigencias, por ejemplo laborales, puede desencadenar patologías que trastornen la calidad de vida de los seres humanos, tanto a nivel físico como psicológico.3,4

Los informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2014 2, sobre la necesidad de calidad de vida en el trabajo han puesto en evidencia la relevancia del estrés laboral como un problema de salud pública, donde las profesiones con relación social (docencia y salud), generan mayor nivel de estrés laboral debido a la interacción con individuos de culturas y contextos diferentes.

La importancia de los colegios estriba en que es un espacio para la formación de personas cuyos conocimientos y habilidades adquiridos les permitirá desarrollarse de manera satisfactoria para continuar sus estudios superiores o para obtener un empleo que le posibilite desenvolverse en el campo laboral y, de manera general, para el mejor desempeño en la vida hablando del aspecto benéfico1,2,5,6.

Creeríamos que estos aspectos no influían en el bienestar del profesorado, pero a raíz de la reforma de los pensum y horario de clases, se observa una creciente insatisfacción, y problemas de salud.

Es por esto que ser docente de este nivel es un desafío muy grande; se requiere poseer habilidades intelectuales y competencias profesionales, el dominio de los métodos y los recursos adecuados para favorecer el aprendizaje, con el fin de desarrollar en sus alumnos todas sus capacidades y aptitudes, facilitarles la construcción de su conocimiento y motivarlos a utilizar sus destrezas para que sean analíticos, críticos y reflexivos, y, al mismo tiempo, motivarlos de tal manera que tengan una actitud positiva para integrarse a un mundo cada vez más interdependiente y multicultural 1,2 . Para ello, debe buscarse las estrategias más idóneas, que se adapten al contexto social y a la realidad del salón de clases; este reto puede estar acompañado de un sinnúmero de agentes de naturaleza psicosocial, que se consideran como estresores y a los cuales el docente puede estar expuesto y verse afectado psicológicamente 3 ,5.

Para Extremera “la docencia perjudica seriamente la salud, la enseñanza es una profesión que puede llegar a padecer altos niveles de estrés, incluso por encima de otras profesiones” 8,9.

El exceso de demandas y exigencias no sólo académicas o burocráticas sino también emocionales junto con limitados recursos personales o materiales para afrontarlos puede producir este estado psicológico negativo en el docente por lo que es un verdadero conflicto para las personas que interactúan con el profesorado.

Se considera que la aparición del estrés laboral dentro del contexto educativo se debe a factores múltiples, incluyéndose aspectos a nivel organizacional como por ejemplo conflictos con compañeros, escasez de recursos materiales, espaciales o personales, falta de reconocimiento social del docente, ambigüedad y conflicto de rol, presiones de tiempo, atención a la diversidad, entre otros; de forma personal cuando hay expectativas laborales no cumplidas, autoestima dañada o introversión, todos estos factores pueden aumentar el estrés laboral en docentes de secundaria. A nivel interpersonal, la falta de motivación de los estudiantes, conductas destructivas, padres poco comprensivos o colaboradores 5,8.

Oblitas sostiene que “a nivel mundial uno de cada cuatro individuos sufre de algún problema grave de estrés, mientras se estima que en las ciudades 50% de las personas tienen algún problema de salud mental de este tipo. El asunto es grave porque el estrés es un importante generador de patologías” 10. Por lo anterior, la actividad docente entra como candidata para presentar altos índices de estrés.

Por consiguiente, el problema del estrés está presente en todos los medios y ambientes, uno de los ámbitos más afectados es el laboral. Se presume que 70% de los trabajadores admiten sufrir algún tipo de estrés excesivo10.

Argumentando el factor estrés en secundaria, Jiménez refiere que “uno de cada cinco docentes sufre el síndrome del “profesor quemado” y 39% de ellos muestra indicadores clínicos de estrés grave”, el informe “Cisneros IX” concluye que casi la mitad de los docentes están expuestos a algún riesgo psicosocial, sobre todo estrés, al síndrome del “profesor quemado” y Mobbing, basándose en entrevistas con 2.200 profesores de Educación Infantil, Primaria y Secundaria de 237 centros de enseñanza pública de la Comunidad de Madrid” 11.

Extremera ha encontrado un patrón bastante constante hallándose una mayor prevalencia de síntomas de Burnout entre los docentes de secundaria que los de primaria o infantil, los docentes de secundaria suelen informar menores niveles percibidos de realización personal y mayor distanciamiento emocional o despersonalización que sus colegas de primaria 8,9,10.

Se considera que el estrés psicológico influye en demasía en la actividad del profesorado e influye en la enfermedad física cuando la persona experimenta estrés en el organismo, por lo que los profesionales docentes tienen niveles de sintomatología que los confirma como trabajadores de alto riesgo no sólo para experimentar manifestaciones físicas, sino también psicológicas y sociales.

De acuerdo con Extremera, los docentes informan con frecuencia dolores físicos de espalda y cuello, problemas de voz, dolores de cabeza, resfriados y gripes, pérdida o exceso de apetito y problemas de sueño; entre los de tipo psicológico señalan síntomas tales como sensación de poco tiempo para uno mismo, un estado de apresuramiento continuo, sentimiento de cansancio mental, poca valoración de su trabajo, dificultades de memoria y concentración e irritabilidad fácil, siendo informados en menor frecuencia los síntomas sociales 8,9.

Asimismo, Jiménez indica que el estrés reacciona en el corazón, los pulmones, el sistema nervioso y otros sistemas fisiológicos que son obligados a trabajar más. El cuerpo humano no está diseñado para trabajar a gran velocidad y por ende se presenta la patología biológica y psicológica en el maestro de secundaria sin importar los años en servicio o contexto cultural en que se desenvuelve 11.

Reyes en su investigación “¿Estrés en docentes de secundaria?” con una muestra representativa de 1117 docentes, 104 directivos, 74 escuelas secundarias generales y técnicas del sistema federalizado, a través de una muestra de la región centro, sur, norte y sierra del estado de Chihuahua, México; aplicó un cuestionario con el objetivo de identificar el grado de estrés de los directivos y docentes, manifiesta la coexistencia de fuentes de presión en el trabajo directivo, docente y del personal de apoyo, que por su efecto acumulativo y permanente generan implicaciones en la salud; la sobrecarga del trabajo y la falta de tiempo para solventar las múltiples responsabilidades que se han ido acumulando sobre el profesorado, conlleva la razón fundamental del agotamiento y malestar docente 12.

Oblitas indica que el estrés se vive y es manejado de forma diferente por las mujeres y los hombres pero las primeras son quienes más lo padecen. Por lo general, cuando las mujeres se encuentran en situaciones estresantes, no comunican y se atribuyen la culpa de lo sucedido. En ellas, el estrés suele manifestarse por medio de depresión y trastornos en los hábitos alimenticios. Por su parte los hombres tienden a manifestar el estrés ya sea mediante pláticas entre amigos o situaciones externas, con violencia y abuso del alcohol y drogas, siendo uno de los indicadores importantes en el hombre la impotencia sexual 10, considera que existe una variabilidad entre el género docente ya que sus efectos secundarios son diferentes, afectando la calidad de vida profesional en medidas distintas.

Con esta visión podemos decir, que la existencia del estrés laboral en los profesionales del nivel secundaria está aumentando y podría generar en un futuro padecimientos físicos y psicológicos que afecten la calidad educativa de nuestro país.

Asimismo, Piñuel refiere que las mujeres, son más afectadas que los hombres, un 49,1 frente a un 44,8%, respectivamente, y son más frecuentes en los docentes de Bachillerato, donde sufren estos riesgos 53,2 y 55,6% de los docentes, respectivamente 13. La incidencia de los riesgos psicosociales aumenta con la antigüedad de los profesores, ocasionan en los docentes dolores musculares, fatiga, trastornos del sueño y dolor de cabeza.

Dentro de las enfermedades asociadas al estrés laboral, el síndrome de "Burnout", también llamado "síndrome de estar quemado", "síndrome de la quemazón", "síndrome del estrés laboral asistencial" o "síndrome del desgaste profesional", es cada vez más conocido y lamentablemente más extendido, y suele afectar principalmente a personas cuyas tareas laborales tienen un componente central de ayuda a los demás y de gran intervención social como los médicos, enfermeros, odontólogos y demás profesionales de la salud, así como a docentes, trabajadores sociales, deportistas, policías, entre otros 5.

El orgullo personal del trabajo bien hecho se ve apagado por las pocas expectativas de promoción y por el escaso reconocimiento social. Sigue vigente el tópico de las “largas vacaciones del maestro”. La valoración y el fruto de su labor no suelen ser inmediatos. De hecho, pocos alumnos satisfechos con su profesor se lo hacen saber.

Todo este conjunto de elementos acaba generando agotamiento físico y emocional, irritabilidad, despersonalización, tristeza, desmotivación y ansiedad4.

La merma de autoestima puede llevar al docente a un estado en el que le resulta difícil reconocer sus éxitos, magnificando cualquier mínimo error y percibiendo situaciones normales como muy amenazantes.

La sensación de fracaso profesional y la insatisfacción con el trabajo le puede llevar a adoptar una actitud muy crítica con su entorno laboral, a la vez que carente de propuestas. El absentismo, el abandono o la jubilación anticipada empiezan a barajarse como posibles salidas a una situación que le desborda 14,15.

Al referirnos a la doble presencia no se ha reportado ningún estudio en el Ecuador de la relación de ella con el ser docente, pero al encontrarse un número más creciente de mujeres dedicadas a esta labor es importante buscar este fenómeno.

Se entiende como doble presencia al trabajo realizado tanto como empleados/as remunerados/as, como al realizado en las tareas familiares, domésticas, generalmente de cuidados16 o como el hecho de que recaigan sobre una misma persona la necesidad de responder a las demandas del espacio de trabajo doméstico-familiar y a las demandas del trabajo asalariado, sería un riesgo para la salud que se origina por el aumento de la carga de trabajo así como por la dificultad para responder a ambas demandas cuando se producen de manera simultánea1.

Es importante mencionar, en relación al riesgo psicosocial que supone para las mujeres la doble presencia, que la situación de crisis económica y el contexto sociodemográfico agudiza en gran medida este riesgo previamente existente. La razón de ello es, por un lado, que la reducción de la natalidad y el incremento de la esperanza de vida han provocado un envejecimiento significativo de la población, con el cuidado de personas mayores dependientes que ello implica, un cuidado que tradicionalmente ha recaído sobre las mujeres, más si tenemos en cuenta los últimos recortes en materia de dependencia8,19.

Para Ramos se transforma en un riesgo sobre todo si tenemos en cuenta que el 90% de mujeres que trabajan fuera de casa la sufren, y esta Doble Presencia repercute directamente sobre la salud de dichas mujeres, siendo los síntomas más frecuentes el estrés, la ansiedad, la depresión y los problemas osteomusculares4,20,21.

Por todo ello, que el objetivo de nuestro trabajo es constatar que la doble presencia es un riesgo psicosocial que afecta casi exclusivamente a las mujeres, así como observar los niveles que los/as trabajadores/as docentes secundarias de 2 colegios de Quito particulares manifiestan en esta dimensión del ISTAS21.

En, concreto la hipótesis que planteamos para el trabajo que nos ocupa fue: El estrés laboral afectará en mayor medida a las mujeres con doble presencia.

MATERIALES Y METODO

Investigación descriptiva, comparativa y correlacional, en la que se analizó el estrés laboral y la influencia con la doble presencia en docentes de dos unidades de enseñanza secundaria en Quito – Ecuador en el segundo trimestre del año 2014.

Luego de firmar el consentimiento informado y aplicando las consideraciones éticas mediante la declaración de Helsinki, se procedió a la aplicación del cuestionario NTP 574: Estrés en el colectivo docente: metodología para su evaluación. Esta escala de fuentes de estrés en profesores, consta 56 ítems relativos a aspectos que pueden constituir fuentes de estrés en el individuo; se intenta obtener información acerca de qué aspectos relacionados con el desarrollo del trabajo son fuentes de estrés en profesores y en qué medida lo son. Esta prueba no valora el grado ni la frecuencia en que se dan estas situaciones (pues parece que son situaciones que se suelen dar en el trabajo en mayor o menor medida), es decir, no intenta valorar una situación "objetiva" sino que tiene en cuenta la importancia subjetiva de ciertos aspectos, que se pueden dar en el trabajo, como fuentes de estrés.

Los 56 ítems que la componen se han agrupado en función de los resultados obtenidos del análisis factorial en siete factores que son: la supervisión por parte de la estructura jerárquica, las carencias para el desarrollo del trabajo, la cooperación (participación, comunicación, etc.), el alumnado, la adaptación al cambio, la valoración del trabajo por parte de los demás y las mejoras que se podrían obtener desde el punto de vista profesional.

Los ítems correspondientes a cada factor son los siguientes:

Supervisión: 15, 16, 21, 29, 30, 31, 32, 33, 42, 46, 47, 48.

Carencias: 6, 28, 38, 39, 41, 43, 45, 53.

Cooperación: 2, 4, 7, 11, 13, 14, 17, 19, 37.

Alumnado: 3, 10, 18, 26, 35, 36, 44, 54.

Adaptación: 25, 27, 51, 55, 56.

Valoración: 8, 9, 20, 22, 23.

Mejoras: 1, 5, 12, 24, 34, 40, 49, 50, 52.

En este cuestionario, presentado como una escala de tipo Likert, son puntuados de la siguiente manera: Nada (1), Muy poco (2), Algo (3), Bastante (4), Mucho (5) 15.

El análisis de los datos se realizó mediante un análisis bivariado con medidas de asociación como el coeficiente de correlación de Pearson, t de student, valor de p, frecuencias, porcentajes, medias, expresados a través de gráficos de barras simples y compuestas, así como el análisis de dispersión de datos. El procesamiento de los datos se llevó a cabo en conjunto con Microsoft Excel versión 2007 y con el paquete estadístico SPSS 17.0 en español.

Resultados y discusión

El universo estuvo conformado de 840 profesores/as de dos instituciones privadas de enseñanza secundaria, de ellos se estableció para la investigación 126 (15%) profesoras del género femenino con doble presencia de una institución y 154 (18,33%) profesoras con doble presencia de otra institución privada, luego de aplicar los criterios de selección, como se puede apreciar en la Tabla 1.

Tabla 1. Trabajadoras con y sin doble presencia en dos unidades educativas privadas, Quito – Ecuador

Unidad Educativa 1

Unidad Educativa 2

Frecuencia

%

Frecuencia

%

Con Doble Presencia

126

15

154

18,33

Sin doble Presencia

50

5,95

86

10,23

Hombres

100

11,90

324

38,57

Total

840

Fuente: Datos de la investigación. Elaboración: (Guerrero S. 2015)

Se obtuvo a partir de las 4 preguntas del Cuestionario ISTAS 21 en su apartado 521, considerando como doble presencia a las participantes que contestaron afirmativamente a éstas preguntas, siendo 62 trabajadoras (49,20%) en la Unidad educativa 1; mientras que en la unidad 2 90 (58,44%) eran las principales responsables de las tareas familiares, en la pregunta si las tareas se quedan sin hacer, contestaron algunas veces 50 (39,68%) en la unidad educativa 1, resultados ligeramente más altos se observó en la unidad 2 88 (57,14%).

A la pregunta si pensaba en las tareas domésticas muchas veces 49 (36,82%) contestaron que si en la Unidad educativa 1, en cambio en la Unidad educativa 2 un porcentaje más alto contestaron que siempre 77 (50%), y por último en la pregunta si había momentos que deseaba estar en casa en la unidad 1 50 (39,68%) a diferencia de la unidad 2 en que más de la mitad de trabajadoras respondieron que si 88 (57,14%). Tabla 2, 3.

Tabla 2. Trabajo familiar, tareas y ejecución, en trabajadoras con doble presencia en dos unidades educativas privadas, Quito – Ecuador

PARTE DEL TRABAJO FAMILIAR

UNIDAD 1

UNIDAD 2

SI FALTA LAS TAREAS  QUEDAN SIN HACERSE

UNIDAD 1

UNIDAD 2

Frecuencia

%

Frecuencia

%

Frecuencia

%

Frecuencia

%

Ninguna tarea

4

3,17

9

5,84

Nunca

4

3,17

6

3,89

Tareas puntuales

6

4,76

10

6,49

Solo alguna vez

9

7,14

10

6,49

Un cuarto de las tareas

20

15,87

15

9,72

Algunas veces

15

11,90

18

11,68

La mitad de las tareas

34

26,98

30

19,48

Muchas veces

50

39,68

32

20,77

Principal responsable

62

49,20

90

58,44

Siempre

48

38,09

88

57,14

Total

126

99,98

154

99,97

Total

126

99,98

154

99,97

Fuente: Datos de la investigación. Elaboración (Guerrero S. 2015)

Tabla 3. Tareas domésticas que se piensan y hay momentos que desea estar en casa, en trabajadoras con doble presencia en dos unidades educativas privadas, Quito - Ecuador

PIENSAS EN LAS TAREAS DOMESTICAS Y FAMILIARES

Frecuencia

%

Frecuencia

%

HAY MOMENTOS QUE DESEARIA

ESTAR CASA Y EMPRESA

Frecuencia

%

Frecuencia

%

Nunca

6

4,76

3

1,94

Nunca

10

7,93

19

12,33

Solo alguna vez

20

15,87

11

7,14

Solo alguna vez

9

7,14

25

16,23

Algunas veces

11

8,73

13

8,44

Algunas veces

21

16,66

29

18,83

Muchas veces

49

36,82

50

32,46

Muchas veces

26

20,63

31

20,12

Siempre

40

31,74

77

50,00

Siempre

60

47,61

50

32,46

Total

126

97,92

154

Total

126

154

Fuente: Datos de la investigación. Elaboración: (Guerrero S. 2015)

Al sumar los factores para el cálculo presentes en el cuestionario ISTAS 21 en lo referente a doble presencia se encontró en amarillo sumado el rojo que hay doble presencia en 126 (71,59%), en la Unidad 1; en la Unidad 2 se encontró en 154 (64,16%); es decir, que si existe doble presencia (se consideró para doble presencia como si a las trabajadoras con riesgo intermedio amarillo y alto rojo y no a aquellas con riesgo bajo), como lo observamos en la Tabla 4.

Tabla 4. Doble presencia en trabajadoras de dos unidades educativas privadas, Quito - Ecuador

DOBLE

PRESENCIA

Unidad 1

Frec de respuestas

%

Unidad 2

Frec

%

DOBLE

PRESENCIA

Unidad 1

Frec

%

Unidad 2

Frec

%

Verde

58

11,74

93

16,97

No

50

28,40

86

35,83

Amarillo

226

45,74

208

37,95

Rojo

210

42,51

247

45,07

Si

126

71,59

154

64,16

Total

494

99,99

548

99,99

Total

176

99,99

240

99,99

Fuente Datos de la investigación. Elaboración propia (Guerrero S. 2015)

En la tabla 5 se aprecia que el intervalo de edad de mayor presentación fue entre 30 – 35 años con 60 (47,61%) para la Unidad educativa 1, y 86 (55,84%) para la Unidad 2.

Tabla 5. Edad de Docentes de dos Unidades Educativas, con doble presencia en dos unidades educativas privadas- Quito – Ecuador

UNIDAD EDUCACTIVA 1

UNIDAD EDUCATIVA 2

EDAD

Frecuencia

%

Frecuencia

%

20 -25 años

8

6,34

6

5,19

25 - 30 a

10

7,93

18

11,68

30 - 35 a

60

47,61

86

55,84

35 - 40 a

32

25,34

22

14,28

más 40 a

16

12,69

22

12,98

TOTAL

126

99,91

154

99,97

Fuente: Datos de la investigación. Elaboración: (Guerrero S. 2015)

En la tabla 6 apreciamos en la Unidad 1 el estado civil que prevaleció fue el de casada con un 38,88%, de igual manera pero en mayor porcentaje se encontró en la Unidad 2 con 48,71%.

Tabla 6. Estado Civil en Dos Unidades Educativas y doble presencia en dos unidades educativas privadas- Quito - Ecuador

UNIDAD EDUCACTIVA 1

UNIDAD EDUCATIVA 2

Estado Civil

Frecuencia

%

Frecuencia

%

Casada

49

38,88

76

48,71

Soltera

34

26,98

35

22,43

Divorciada

12

9,52

16

10,25

Unión Libre

30

23,8

25

16,02

Viuda

1

0,79

2

1,28

TOTAL

126

99,97

154

98,69

En la tabla 7 apreciamos en relación al número de hijos que en la Unidad 1 con un 44,44% para 1 a 2 hijos, de igual manera pero en mayor porcentaje se encontró en la Unidad 2 con 46,75%.

Tabla 7. Número de hijos en Dos Unidades Educativas y doble presencia en dos unidades educativas privadas- Quito - Ecuador

UNIDAD EDUCACTIVA 1

UNIDAD EDUCATIVA 2

Número de hijos

Frecuencia

%

Frecuencia

%

Ninguno

50

39,68

60

38,96

1 a 2 hijos

56

44,44

72

46,75

2 a 3 hijos

12

9,52

18

11,53

Más de 3

8

6,34

4

2,59

TOTAL

126

99,98

154

99,83

Fuente: Datos de la investigación. Elaboración: (Guerrero S. 2015)

En la tabla 8 observamos que en la Unidad 1 el 55,55% han permanecido en la institución de 5 a 10 años; similares resultados en la unidad 2 con 51,94%.

Tabla 8. Años de servicio en Dos Unidades Educativas y doble presencia en dos unidades educativas privadas- Quito - Ecuador

UNIDAD EDUCACTIVA

1

UNIDAD EDUCATIVA

2

EDAD

Frecuencia

%

Frecuencia

%

6m - 5 a

25

19,84

35

22,72

5a - 10 a

70

55,55

80

51,94

10 - 15 a

15

11,90

28

18,18

15 - 20 a

10

7,93

7

4,54

≥20 a

6

4,76

4

2,59

TOTAL

126

154

Fuente: Datos de la investigación. Elaboración: (Guerrero S. 2015)

En la aplicación del cuestionario NTP 574 se pudo observar, en el género femenino con doble presencia y edad EL rango más afectado fue entre 40 y 45 años, respondiendo que si hay mucho estrés en las esferas de supervisión (68,25%), carencia (62,69%), cooperación (53,96%), alumnado (64,28%) en la Unidad 1; similares se apreció en la Unidad 2; donde también declararon que existe mucho estrés, el rango de edad más afectado fue entre 40 y 45 años; en las esferas de supervisión (51,94%), carencia (49,35%), cooperación (58,44%), alumnado (45,45%); en tanto que hubo una diferencia importante en la esfera adaptación porque respondieron que había muy poco estrés (39,68%) en Unidad 1, así, como en valoración (63,49%)

Ligeramente un mayor porcentaje reportó muy poco estrés en la Unidad 2 (51,94%) para adaptación y para valoración (51,94%); por último en mejoras expresaron que no hay nada de estrés, en el rango de edad de 40 a 45 años en la unidad 1 (71,42%) a diferencia de un porcentaje ligeramente menor en la Unidad 2 (51,94%) Tabla 9.

Tabla 9. Edad, grado de estrés en Dos Unidades Educativas privadas y doble presencia. Quito - Ecuador

DIMENSIONES NTP 574 ESTRÉS EN DOCENTES SECUNDARIOS

EDAD

UNIDADE EDUCATIVA 1 Y 2

GRADO DE ESTRES

Frec

Unidad 1

%

Frec

Unidad 2

%

Nada (1) %

Muy Poco (2) %

Algo (3) %

Bastante(4) %

Mucho (5) %

UNIDAD 1

UNIDAD 2

UNIDAD 1

UNIDAD 2

UNIDAD 1

UNIDAD 2

UNIDAD 1

UNIDAD 2

UNIDAD 1

UNIDAD 2

Supervisión

25 – 35 a

8

6,34

21

13,63

8,33

10,52

9,09

10,00

16,66

13,33

18,18

16,66

3,48

12,50

35 – 40 a

10

7,93

30

19,48

0,00

47,36

9,09

30,00

16,66

33,33

9,09

33,33

8,13

31,25

40 – 45 a

60

47,61

60

38,96

66,66

26,31

45,45

30,00

33,32

40,00

45,45

40,00

46,51

37,50

45 – 50 a

32

25,34

35

22,72

8,33

10,52

27,27

20,00

16,66

6,66

18,18

6,66

27,90

10,00

+ 50 a.

16

12,69

8

5,19

16,66

5,26

9,09

10,00

16,66

6,66

9,09

3,33

13,95

8,75

TOTAL

126

154

9,52

12,33

8,73

6,49

4,76

9,74

8,73

19,48

68,25

51,94

Carencias

25 – 35 a

8

6,34

21

13,63

14,28

15,00

5,55

6,66

0,00

10,00

0,00

8,00

6,32

6,57

35 – 40 a

10

7,93

30

19,48

7,14

20,00

0,00

6,66

40,00

35,00

20,00

44,00

6,32

34,21

40–45 a

60

47,61

60

38,96

50,00

40,00

27,77

40,00

60,00

40,00

70,00

36,00

48,18

39,47

45 – 50 a

32

25,34

35

22,72

21,42

15,00

66,66

33,33

0,00

10,00

10,00

12,00

20,25

13.15

+ 50 a.

16

12,69

8

5,19

7,14

20,00

0,00

13,32

0,00

5,00

0,00

0,00

18,98

6,57

TOTAL

126

154

11,11

12,98

14,28

9,74

3,96

12,98

7,93

16,23

62,69

49,35

Cooperación

25 – 35 a

8

6,34

21

13,63

0,00

20,00

20,00

11,11

20,00

14,28

16,66

4,54

22,05

11,11

35 – 40 a

10

7,93

30

19,48

33,33

30,00

40,00

33,33

13,33

28,57

13,33

13,63

25,00

22,22

40 – 45 a

60

47,61

60

38,96

66,66

30,00

30,00

50,00

66,66

35,71

50,00

45,45

29,41

44,44

45 – 50 a

32

25,34

35

22,72

0,00

10,00

10,00

5,55

0,00

14,28

10,00

36,36

5,88

16,66

+ 50 a.

16

12,69

8

5,19

0,00

10,00

0,00

0,00

0,00

7,14

10,00

0,00

14,00

5,55

TOTAL

126

154

2,38

6,41

7,93

11,53

11,90

9,09

23,80

14,28

53,96

58,44

Alumnado

25 – 35 a

8

6,34

21

13,63

25,00

30,00

22,22

14,28

0,00

16,66

22,22

17,64

16,04

11,42

35 – 40 a

10

7,93

30

19,48

25,00

35,00

11,11

28,57

33,33

33,33

16,66

29,41

18,51

25,71

40 – 45 a

60

47,61

60

38,96

33,33

25,00

33,33

34,28

16,66

33,33

27,77

35,29

37.03

35,71

45 – 50 a

32

25,34

35

22,72

8,33

10,00

22,22

14,28

50,00

8,33

22,22

11,76

17,28

20,00

+ 50 a.

16

12,69

8

5,19

8,33

0,00

11,11

8,57

0,00

8,33

11,11

5,88

11,11

7,14

TOTAL

126

154

9,52

12.98

7,14

22,72

4,76

7,79

14,28

11.03

64,28

45,45

Adaptación

25 – 35 a

8

6,34

21

13,63

0,00

9,09

24,00

8,00

0,00

15,00

20,00

20,00

20,00

30,00

35 – 40 a

10

7,93

30

19,48

33,33

2,59

16,00

10,00

10,00

30,00

12,00

20,00

13,33

20,00

40 – 45 a

60

47,61

60

38,96

50.00

3,89

40,00

32,00

30,00

45,00

24,00

30,00

33,33

10,00

45– 50 a

32

25,34

35

22,72

16,66

0,64

10,00

26,00

40,00

10,00

32,00

20,00

26,66

20,00

+ 50 a.

16

12,69

8

5,19

0,00

0,64

10,00

4,00

20,00

0,00

12,00

10,00

6,66

20,00

TOTAL

126

154

4,76

9,09

39,68

51,94

7,93

25,97

19,84

6,49

23,80

6,49

Valoración

25 – 35 a

8

6,34

21

13,63

8,33

15,00

16,25

10,00

0,00

14,28

20,00

20,00

5,00

30,00

35 – 40 a

10

7,93

30

19,48

33,33

30,00

27,50

12,50

50,00

28,57

40,00

20,00

40,00

20,00

40 – 45 a

60

47,61

60

38,96

41,66

45,00

43,75

40,00

50,00

42,85

20,00

30,00

25,00

10,00

45 – 50 a

32

25,34

35

22,72

16,66

10,00

6,25

32,50

0,00

7,14

20,00

20,00

25,00

20,00

+ 50 a.

16

12,69

8

5,19

0,00

0,00

6,25

5,00

0,00

7,14

0,00

10,00

5,00

20,00

TOTAL

126

154

9,52

25,97

63,49

51,94

3,17

9,09

7,93

6,49

15,87

6,49

Mejoras

25 – 35 a

8

6,34

21

13,63

1,11

10,00

0,00

15,00

16,66

20,00

12,50

9,09

25,00

30,00

35 – 40 a

10

7,93

30

19,48

33,33

12,50

20,00

30,00

33,33

20,00

25,00

2,59

25,00

20,00

40 – 45 a

60

47,61

60

38,96

44,44

40,00

30,00

45,00

33,33

30,00

25,00

3,89

33,33

10,00

45 – 50 a

32

25,34

35

22,72

5,55

32,50

30,00

10,00

16,66

20,00

12,50

0,64

8,33

20,00

+ 50 a.

16

12,69

8

5,19

5,55

5,00

20,00

0,00

0,00

10,00

0,00

0,64

8,33

20,00

TOTAL

126

154

71,42

51,94

7,93

25,97

4,76

6,49

6,34

9,09

9,52

6,49

Fuente: Datos de la investigación. Elaboración: (Guerrero S. 2015)

En cuanto a doble presencia años de servicio fue mayor el porcentaje afectado entre 5 a 10 años con mucho estrés, en las esferas de supervisión (68,25%), carencia (62,69%), cooperación (53,96%), alumnado (64,28%) en la Unidad 1; resultados similares se reportó en la Unidad 2; donde también la existencia de mucho estrés en el rango de años de servicio entre 5 – 10 fue en las esferas de supervisión (50,64%), carencia (48,05%), cooperación (58,44%), alumnado (45,45%); para adaptación respondieron que tenían muy poco estrés (39,68%), así como en valoración (63,49%); y nada de estrés (71,42%), con presentación mayor en 5 a 10 años de servicio en la Unidad 1; se puede decir que resultados ligeramente más altos se encontró en la Unidad 2 para adaptación respondiendo que tenían muy poco estrés (51,94%), en valoración (51,94%) se aprecia un porcentaje menor; y nada de estrés se reduce casi a la mitad el resultado (41,17%).

Tabla 10.

Tabla 10. Años de servicio, grado de estrés en Dos Unidades Educativas privadas y doble presencia. Quito - Ecuador

DIMENSIONES NTP 574 ESTRÉS EN DOCENTES SECUNDARIOS

Años de Servicio

UNIDADE EDUCATIVA 1 Y 2

GRADO DE ESTRES

Frec

Unidad 1

%

Frec

Unidad 2

%

Nada (1) %

Muy Poco (2) %

Algo (3) %

Bastante(4) %

Mucho (5) %

UNIDAD 1

UNIDAD 2

UNIDAD 1

UNIDAD 2

UNIDAD 1

UNIDAD 2

UNIDAD 1

UNIDAD 2

UNIDAD 1

UNIDAD 2

Supervisión

6m – 5 a

25

19,84

35

22,72

25,00

31,57

45,45

41,66

50,00

66,66

45,45

46,66

10,46

0,00

5 – 10 a

70

55,55

80

51,94

16,66

52,63

45,45

25,00

16,66

20,00

18,18

30,00

69,76

70,05

10 –15 a

15

11,90

28

19,49

8,33

15,78

0,00

33,33

16,66

6,66

18,18

6,66

12,79

23,07

15 – 20 a

10

7,93

7

4,54

25,00

0,00

9.09

0,00

16,66

6,66

9.09

10,00

4,65

3,84

+ 20 a.

6

4,76

4

2,59

25,00

0,00

0,00

0,00

0,00

0,00

9.09

6,66

2,32

2,56

TOTAL

126

154

9,52

12,33

8,73

7,79

4,76

9,74

8,73

19,48

68,25

50,64

Carencias

6m – 5 a

25

19,84

35

22,72

7,14

25,00

5,55

20,00

40,00

15,00

30,00

16,66

22,78

27,02

5 – 10 a

70

55,55

80

51,94

21,42

30,00

44,44

26,66

20,00

25,00

40,00

60,00

68,35

67,56

10 –15 a

15

11,90

28

19,49

7,14

30,00

33,33

53,33

40,00

50,00

20,00

12,00

5,06

1,35

15 – 20 a

10

7,93

7

4,54

35,71

10,00

11,11

0,00

0,00

10,00

10,00

8,00

2,53

2,70

+ 20 a.

6

4,76

4

2,59

28,57

5,00

5,55

0,00

0,00

10,00

0,00

4,00

1,26

1,35

TOTAL

126

154

11,11

12,98

12,85

9,74

3,96

12,98

7,93

16,23

62,69

48,05

Cooperación

6m – 5 a

25

19,84

35

22,72

66,66

0,00

30,00

16,66

33,33

14,28

20,00

45,45

13,23

22,22

5 – 10 a

70

55,55

80

51,94

33,33

50,00

30,00

6,66

46,66

71,42

50,00

36,36

65,70

50,00

10 –15 a

15

11,90

28

19,49

0,00

20,00

20,00

11,11

6,66

7,14

16,66

9,09

10,29

23,33

15 – 20 a

10

7,93

7

4,54

0,00

20,00

10,00

0,00

6,66

7,14

6,66

9,09

8,82

2,22

+ 20 a.

6

4,76

4

2,59

0,00

10,00

10,00

5,55

6,66

0,00

6,66

0,00

2,94

2,22

TOTAL

126

154

2,38

6,49

7,93

11,68

11,90

9,09

23,80

14,28

53,96

58,44

Alumnado

6m – 5 a

25

19,84

35

22,72

33,33

31,81

22,22

22,85

50,00

25,00

27,77

11,76

13,58

21,42

5 – 10 a

70

55,55

80

51,94

25,00

15,00

33,33

24,85

33,33

75,00

33,33

76,47

69,13

57,14

10 –15 a

15

11,90

28

19,49

16,66

15,00

11,11

31,42

16,66

0,00

16,66

11,76

9,87

17,14

15 – 20 a

10

7,93

7

4,54

16,66

20,00

11,11

0,00

0,00

0,00

11,11

0,00

6,17

4,28

+ 20 a.

6

4,76

4

2,59

8,33

15,00

22,22

2,85

0,00

0,00

11,11

0,00

1,23

0,00

TOTAL

126

154

9,52

12,98

7,14

22,72

4,76

7,79

14,28

11,03

64,28

45,45

Adaptación

6m – 5 a

25

19,84

35

22,72

83,33

42,85

20,00

25,00

26,66

10,00

12,00

30,00

10,00

20,00

5 – 10 a

70

55,55

80

51,94

0,00

35,71

50,00

56,25

33,33

50,00

60,00

50,00

83,33

50,00

10 –15 a

15

11,90

28

19,49

16,66

14,28

14,00

15,00

13,33

25,00

12,00

2,00

6,66

20,00

15 – 20 a

10

7,93

7

4,54

0,00

0,00

8,00

3,75

13,33

10,00

16,00

0,00

0,00

0,00

+ 20 a.

6

4,76

4

2,59

0,00

7,14

8,00

0,00

13,33

5,00

0,00

0,00

0,00

10,00

TOTAL

126

154

4,76

9,09

39,68

51,94

11,90

25,97

19,84

6,49

23,80

6,49

Valoración

6m – 5 a

25

19,84

35

22,72

50,00

10,00

15,00

25,00

25,00

42,85

20,00

20,00

20,00

30,00

5 – 10 a

70

55,55

80

51,94

25,00

50,00

62,50

56,25

50,00

35,71

30,00

50,00

60,00

50,00

10 –15 a

15

11,90

28

19,49

16,66

25,00

6,25

15,00

25,00

14,28

30,00

20,00

40,00

20,00

15 – 20 a

10

7,93

7

4,54

8,33

10,00

8,75

3,75

0,00

0,00

20,00

0,00

0,00

0,00

+ 20 a.

6

4,76

4

2,59

0,00

5,00

7,50

0,00

0,00

7,14

0,00

10,00

0,00

0,00

TOTAL

126

154

9,52

25,97

63,49

51,94

3,17

9,09

7,93

6,49

15,87

6,49

Mejoras

6m – 5 a

25

19,84

35

22,72

16,66

23,52

30,00

34,28

0,00

20,00

62,50

8,33

16,66

0,00

5 – 10 a

70

55,55

80

51,94

66,66

52,95

50,00

28,57

16,66

50,00

25,00

83,33

16,66

83,33

10 –15 a

15

11,90

28

19,49

7,77

20,00

0,00

22,85

16,66

20,00

0,00

8,33

58,33

0,00

15 – 20 a

10

7,93

7

4,54

5,55

3,52

20,00

8,57

16,66

0,00

12,50

0,00

8,33

8,33

+ 20 a.

6

4,76

4

2,59

3,33

0,00

0,00

5,71

50,00

10,00

0,00

0,00

0,00

8,33

TOTAL

126

154

71,42

41,17

7,93

22,72

4,76

6,49

6,34

14,11

9,52

14,11

Fuente: Datos de la investigación. Elaboración: (Guerrero S. 2015)

DISCUSION

En la presente investigación se encontró que si hay mucho estrés en las esferas de supervisión (68,25%), carencia (62,69%), cooperación (53,96%), alumnado (64,28%) en la Unidad 1 y 2; estos resultados son comparables con los obtenidos por Salinas 2013 quien concluye, que el 58% de los Docentes se encuentran dentro de un Estrés no Vulnerable y el 42% corresponden a un estrés Vulnerable 17.

Se puede decir que el género femenino con doble presencia era más propenso a sufrir estrés, resultados similares reporta en su estudio Laura B. Oros de Sapia, donde el género influyó significativamente sobre las tres dimensiones que evalúa la escala de síntomas de estrés: el déficit cognitivo (F (1, 220) = 9,895; p = 0,002), el nerviosismo (F (1, 220) = 13,383; p = 0,000) y la sintomatología física (F (1, 220) = 29,932; p = 0,000). El grupo de mujeres presentó mayor sintomatología de estrés que los varones 18.

Igualmente en el análisis de los artículos publicados de estrés realizado por Barraza, el género femenino, presenta mayores niveles de estrés académico (González, et. al., 1997; Magaz et. al. 1998; y Marty et. al. 2005; y Pérez, et. al., 2002)19, resultados similares a los de la presente investigación.

Cabe señalar que dentro de los estudios revisados en la literatura no se ha logrado encontrar la relación del estrés docente con la doble presencia, poco se habla de docentes de educación secundaria, ha sido más factible encontrar estudios recientes de Burnout como lo describe Fernández, quien reporta que en el 36.6 % de los maestros de secundaria que participaron en el estudio tenían un elevado nivel de burnout, lo cual contrasta con el resultado encontrado en maestros de primaria (43.2%), llegando a la conclusión de que estos resultados justificaron la apreciación de que el trabajo docente en el Perú, por las inadecuadas condiciones laborales, el escaso reconocimiento profesional y social que le otorga la sociedad en su conjunto, así como por las condiciones particularmente duras en las que se suele cumplir la labor docente, es un fuerte generador de estrés20,23.

Conclusiones

Se considera que el estrés en niveles altos al presentarse tanto en hombres como en mujeres en actividad docente detona dificultades físicas, mentales y sociales por lo que es verdaderamente importante regularlo mediante una inteligencia emocional que permita fortalecer un estado de salud sano para poder desempeñar la profesión adecuadamente.

Se concluye en la presente investigación que fue mayor el estrés en docentes de secundaria del género femenino que presentan doble presencia, sin importar el estado civil.

En la presentación de estrés en docentes secundarios influye negativamente los años de servicio y la doble presencia.

La adaptación al cambio, la valoración del trabajo por parte de los demás no se han sido afectadas por estrés puesto que respondieron que hay muy poco estrés; y las mejoras que se podrían obtener desde el punto de vista profesional tampoco se encuentran afectadas tanto en la Unidad 1 y 2 ya que no hay nada de estrés.

Aparte de las dificultades y conflictos normales de cualquier persona, el docente se enfrenta a un número elevado de alumnos, y a menudo a la desmotivación, el desinterés, y los conflictos y problemas de conducta.

El trabajo del docente no consiste exclusivamente en impartir clase; debe preparar, actualizar conocimientos, corregir exámenes y trabajos, evaluar, atender tutorías y revisiones, reuniones de equipo. Lo que genera una sensación de presión puede verse aumentada por las reformas educativas, la innovación, la investigación y la exigencia de calidad.

Las mujeres utilizan más que los varones el estilo de relación con los demás, buscan menos ayuda profesional, muestran menos habilidad para enfrentarse a los problemas y utilizan un mayor repertorio de estrategias que los varones. Los varones utilizan la distracción física, ignorar el problema y reservarlo para sí con mayor frecuencia que las mujeres 20,25,26,27.

RECOMENDACIONES

Aplicar a más del instrumento utilizado otra herramienta para medir somatización de estrés.

Como sugerencia se propone el desarrollo de estrategias de intervención que permitan que maestros con elevados niveles de estrés puedan incorporar competencias que les permita afrontar con mayores recursos los desafíos del trabajo educativo.

No existe conflicto de intereses de los autores.

Referencias bibliográficas

1.- Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud. (2012). Guía Sindical: Mujeres, trabajo y salud. [Recuperado el 16 de mayo de 2014 de http://www.cantabria.ccoo.es/comunes/recursos/5/pub100386_Guia_Sindical_

Mujeres, _trabajos_y_salud_.pdf]2.- Ponce C., Bulnes M., Aliaga J. Atalaya M. Rosales R. Revista de Investigación en Psicología. (IIPSI). Facultad de Psicología. UNMSM. ISSN: 1560 - 909X. Vol. 8 - N.º 2 – 2005. PP. 87 - 112 3.- Organización Mundial de Salud. (OMS 2014). La organización del trabajo y el estrés. Stavroula L. 2014. No 3. I-WHO. Institute of Work, Health & Organizations4.- Aldrete R., Vázquez L., Aranda C., Contreras M., Oramas A. Factores psicosociales laborales y síndrome de Burnout en profesores de preparatoria de Guadalajara, Jalisco, México. Revista Cubana de Salud y Trabajo 2012; 13(1):19-265.- Aldrete R, Pando M, Aranda B, Balcázar P. Síndrome de burnout en maestros de educación básica de Guadalajara. Revista de Investigación y Salud. 2003; V (1):11-6. 6.- Aldrete RM, González SJ, Preciado SM. Factores psicosociales laborales y el síndrome de burnout en docentes de enseñanza media básica (secundaria) de la zona metropolitana de Guadalajara, México. Re-vista Chilena de Salud Pública. 2008; 12:18-25. 7.- Pando M. Factores psicosociales y síndrome de burnout en docentes de la Universidad del Valle de Atemajac, Guadalajara, México. Revista Salud en Tabasco. 2006; 12(3):523-9. 8.- Restrepo A, Colorado V, Cabrera A. Desgaste profesional en docentes oficiales de Medellín, Colombia. Rev. Salud Pública. 2005; 8. 9.- Extremera, N. La docencia perjudica seriamente la salud. Recuperado de http://www.uv.es/seoane/boletin/previos/N100-3.pdf.201010.- Extremera, N., Durán, M. y Rey, L. La inteligencia emocional percibida y diferencias individuales en el Meta conocimiento de los estados emocionales: una revisión de los estudios con el tmms. Ansiedad y estrés. 2005.11.- Oblitas, L. Psicología para la salud y calidad de vida. México: CENGAGE Learning.201012.- Jiménez F. Problemas de estrés en docentes de secundaria. Revista Profesional. Mayo - Junio 2010. Núm. 161. Carretas, 14, 5.º B - 28012 Madrid • O’Donnell, 42-1.º A - 28009 Madrid • anpe@anpe-madrid.com • www.anpe-madrid.com13.- Reyes, A. ¿Estrés en docentes de secundaria? Centro de investigación y docencia. Recuperado de http://cie.uach.mx/cd/docs/area_08/a8p3.pdf. 200714.- Piñuel, I. y Otañe, A. Estudio Cisneros VII-VIII violencia contra profesores. Madrid: Instituto de innovación educativa. 2006.15.- Ballenato, G. Docencia y estrés. Psicología - Formación c/Magallanes, 9 5ºA 28015 Madrid www.cop.es/colegiados/m-1310616.- Ayuso, J. Profesión docente y estrés laboral: una aproximación a los conceptos de Estrés Laboral y Burnout. Revista Iberoamericana de Educación (ISSN: 1681-5653). 2010.17.- NTP 574: Estrés en el colectivo docente - Instituto Nacional... www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/.../ntp_574.pd 18.- Salinas, D. El estrés en los docentes y su incidencia en el desarrollo de la enseñanza-aprendizaje de los niños y niñas del quinto y sexto año de educación básica de la escuela fiscal mixta ―Doctor Edison calle Loaiza ‖ de la ciudad de Loja. Periodo 2012-2013. Universidad Particular de Loja. 2013.19.- Oros de Sapia, L. & Neifert, I. Construcción y Validación de una Escala para evaluar Indicadores Físicos y Psicoemocionales de Estrés. Evaluar, 6 (2006), 1 – 14.20.- Barraza, A. Estrés académico: un estado de la cuestión. Psicología Científica - www.psicologiacientifica.com. 2007.21.- Fernández, A. Burnout, autoeficacia y estrés en maestros peruanos: tres estudios fácticos MF Arata - Ciencia & Trabajo, 2008 - factorespsicosociales.com22.- Moncada. S, Llorens. C, Navarro. A, Krinstensen. T.S (2005). ISTAS21: Versión en lengua castellana del cuestionario psicosocial de Copenhague (COPSOQ). Archivo Prevención de Riesgos Laborales, 8 (1), 18-29.23.- Moreno B., y Garrosa E. (2013). Salud laboral. Madrid: Pirámide.24.- Ramos, E. (2008). Doble Presencia: Salud y Prevención. Clave Sindical, 5, 16-18.25.- Secretaría de la Mujer de CCOO de Navarra. (2001). Doble presencia y doble ausencia. [Recuperado el 16 de mayo de 2014 de http://www.navarra.ccoo.es/comunes/recursos/17441/pub52173_Doble_presencia_y_Doble_ausencia.pdf]26.- Universidad de Granada. (2011). Plan de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres de la UGR. [Recuperado el 17 de mayo de 2014 dehttp://secretariageneral.ugr.es/pages/normativa/planigualdad100311]26.- Estevan, Rodríguez, Borja, Rodríguez. Doble presencia: un riesgo psicosocial que evidencia la desigualdad entre hombres y mujeres en la conciliación de la vida familiar y laboral. Universidad de Granada. Reidocrea. Volumen 3. Artículo 22. Páginas 172--‐17927.- Moreno M., Moncada R., Llorens R., Carrasquer M. (2010). Doble presencia, trabajo doméstico-familiar y asalariado: espacios sociales y tiempos.28.-Almodóvar P, et al, VI Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo (Madrid: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, 2008). http://www.oect.es/Observatorio/Contenidos/InformesPropios/Desarrollados/Ficheros/Inf orme_VI_ENCT.pdf29.-EFE/ Elmundo.es (2006). Uno de cada cinco docentes sufre el ‘síndrome del profesor quemado’. Elmundo.es.30.- Extremera, N. (2010). La docencia perjudica seriamente la salud. Recuperado de http://www.uv.es/seoane/boletin/previos/N100-3.pdf31.- Jiménez, F. (2006). El mundo es. Madrid: Sindicato educativo ANPE.32.- Oblitas, L. (2010). Psicología para la salud y calidad de vida. México: CENGAGE Learning.33.- Piñuel, y Otañe. (2005-2006). Estudio Cisneros VII-VIII violencia contra profesores. Madrid: Instituto de innovación educativa.34.- Reyes, A. (2007). ¿Estrés en docentes de secundaria? Centro de investigación y docencia. Recuperado de http://cie.uach.mx/cd/docs/area_08/a8p3.pdf

Papers relacionados

ORP 2015
Raluca
Iordache
The National Research and Development Institute for Occupational Safety and Health
Rumania
ORP 2015
Maria Erley
Orjuela Ramirez
Universidad Nacional de Colombia
Colombia
ORP 2015
Alexander
Nikov
The University of the West Indies
Trinidad y Tobago