USA: se suceden los accidentes en el transporte de petróleo crudo obtenido por fracking

USA: se suceden los accidentes en el transporte de petróleo crudo obtenido por fracking

El problema empieza a ser alarmante
13 January 2014

Por tercera vez en menos de año, el descarrilamiento de un tren de mercancías que transportaba petróleo crudo obtenido mediante la técnica del fracking en los yacimientos de la región de Bakken, en Dakota del Norte, ha dado lugar a un incendio gigantesco.

El primer accidente ocurrió en Canadá, en la localidad de Lac-Mégantic, en el sur de Québec, cuando el 6 de julio de 2013 un tren detenido en una estación se puso en marcha inopinadamente y circuló sin conductor hasta descarrilar en el centro de la citada población ocasionando una gran explosión que arrasó numerosos inmuebles y causó 47 víctimas.

El 8 de noviembre otro tren que transportaba crudo de la misma procedencia descarriló incendiándose en las cercanías de Aliceville (Alabama), sin causar víctimas. Las llamas alcanzaron 100 metros de altura.

El tercer incidente tuvo lugar cerca de Casselton (Dakota del Norte) cuando un tren que transportaba crudo chocó contra otro que transportaba grano y había descarrilado, produciendo una enorme bola de fuego y gigantescas colmunas de humo.

A consecuencia de ello la Pipeline and Hazardous Materials Safety Administration, organismo encargado de velar por la seguridad de estos cargamentos, hizo pública el 2 de enero una alerta de seguridad en la que notifica "al público en general, el personal de emergencia, los responsables de los envíos y los transportistas, de que los recientes descarrilamientos y los incendios resultantes indican que el tipo de crudo procedente de la región de Bakken puede ser más inflamable que el crudo de petróleo tradicional".

Al parecer no toda la culpa sería del crudo. Buena parte de la responsabilidad se encontraría en el tipo de vagones cisterna empleados para transportarlo, cuyas limitaciones de seguridad preocupan a los expertos desde hace más de veinte años.

La Association of American Railroads propuso recientemente remozar a fondo el tipo de vagón cisterna más habitual, el DOT-111, reforzando su estructura, introduciendo protecciones térmicas y válvulas de seguridad, unos cambios que costarían miles de millones de dólares. Los productores de petróleo, que serían quienes finalmente acabarían pagando los cambios vía tarifas, se oponen a algunos de los cambios propuestos, según informó Reuters.

Fuente: Commondreams

¿Qué opinas de este artículo? Add a new comment to this page.

Add new comment