Accidentes laborales de tráfico

Accidentes laborales de tráfico

Un problema creciente
8 January 2014

Como cada año, desde 2007, el INSHT ha publicado un estudio sobre los accidentes laborales de tráfico, en esta ocasión correspondiente a los ocurridos en el año 2012, que fueron 52.411.
Desde el año 2007 los accidentes laborales de tráfico han disminuido, pues en dicho año ocurrieron 87.038, pero su importancia relativa ha aumentado, pues si en 2007 representaban el 8,5% del total de accidentes de trabajo (incluidos los in itinere), en el año 2012 dicho porcentaje aumentó hasta el 11,1%.
Mayor trascendencia tienen los accidentes laborales de tráfico respecto a la mortalidad: en el año 2012 el 31,9% de los accidentes laborales mortales fueron de tráfico. 
Contrariamente a lo que suele creerse, no todos los accidentes in itinere son de tráfico: en el año 2012 sólo lo fueron el 60,6%. El 24% de los accidentes in itinere fueron golpes o atrapamientos resultado de caídas y el 7,5% fueron sobreesfuerzos.
La mayor parte de los accidentes laborales de tráfico (72,5%) ocurren in itinere y el resto en jornada de trabajo, lo cual responde al hecho de que todas las personas que trabajan están sometidas al riesgo in itinere (salvo las pocas que teletrabajan), mientras que la proporción de trabajadores que conducen durante su jornada de trabajo, ya sea porque son conductores o porque su trabajo les obliga a conducir, como los agentes comerciales o los reparadores de electrodomésticos, por ejemplo, son relativamente pocas.
De los accidentes de tráfico en jornada el 80% les han ocurrido a hombres y sólo el 20% a mujeres, seguramente porque las ocupaciones que implican conducir son mucho más frecuentemente ocupadas por los primeros. En cambio, los accidentes in itinere se reparten al 50% entre hombres y mujeres, lo que teniendo en cuenta la distribución de la población laboral, formada aproximadamente en un 55% por hombres y en un 45% por mujeres, indicaría que la siniestralidad relativa de unos y otras es muy parecida y pondría en cuestión los mitos sexistas sobre la habilidad conductora de hombres y mujeres.
Fuente Propia: Prevención Integral & ORP Conference
 

¿Qué opinas de este artículo? Add a new comment to this page.

Add new comment