Envejecimiento activo y promoción de la salud: la revolución de la longevidad

Envejecimiento activo y promoción de la salud: la revolución de la longevidad

La proporción de personas mayores aumenta en todo el mundo más aceleradamente que el resto de grupos de edad
25 Julio 2017
PSYA

Vivimos en una realidad incuestionable, la proporción de personas mayores aumenta en todo el mundo más aceleradamente que el resto de grupos de edad, lo que está provocando un envejecimiento muy rápido de la población.

Según datos de la UE, el grupo de edades de 55 a 64 años aumentará en un 16,2 % (9,9 millones) entre 2010 y 2030. Todos los demás grupos de edades muestran una tendencia a la baja, que va del 5,4 % (40-54 años) al 14,9 % (25-39 años). Este acusado cambio demográfico se debe al aumento de la esperanza de vida y a la disminución de las tasas de fecundidad. Como consecuencia, la edad media de los trabajadores europeos será más alta que nunca. En muchos países, los trabajadores de edad avanzada representarán el 30 % o más de la población activa.

Las tasas de empleo de estos trabajadores (55-64 años) en la UE no llegan en la actualidad al 50 %. Sólo en 15 países en todo el mundo se supera esa cifra. Más de la mitad de estas personas dejan el trabajo antes de la edad de jubilación obligatoria, por una u otra razón.

Ante esta perspectiva y dado que la población activa en nuestro país está envejeciendo a pasos agigantados, las empresas se encuentran con la imperiosa necesidad de cuidar de su capital humano, y proveerle de las herramientas necesarias para un envejecimiento activo, es decir, mejorar y prolongar la carrera profesional para financiar y apoyar la mayor longevidad de los ciudadanos europeos.

¿Qué es el envejecimiento activo?

La Organización Mundial de la Salud define el envejecimiento activo como el “proceso en que se optimizan las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. El envejecimiento activo permite que las personas realicen su potencial de bienestar físico, social y se centra en las personas mayores y en la importancia de dar una imagen pública positiva de este colectivo.”

Aproximadamente el 30 % de los hombres y mujeres del grupo de edad de 50 a 64 años precisan de ajustes urgentes en el trabajo debido a sus problemas de salud para prevenir los riesgos de jubilación anticipada e incapacidad laboral. La depresión y el estrés laboral, y en general los riesgos psicosociales, son algunas de las razones más comunes de incapacidad laboral y jubilación anticipada.

Las políticas de promoción de la salud que se deben llevar a cabo en las empresas, entienden que ésta debe ser global, procurando así “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no la simple ausencia de la enfermedad”. Por esto, parte de las actuaciones que se lleven a cabo deben ir encaminadas a procurar a sus empleados los medios y herramientas adecuados para mejorar su calidad de vida en los niveles físico, mental y social que puede verse comprometido con el aumento de edad.

Desde nuestra experiencia en Psya, hemos podido comprobar que un acompañamiento permanente psicosocial es una herramienta bien valorada por los trabajadores que cumple un doble objetivo: aumenta la autoestima profesional de los empleados, pues entienden que la empresa toma conciencia y se preocupa por ellos, y por otro, el pleno desarrollo a los tres niveles que definen el bienestar de una persona.

Tan importante es, que este año, los objetivos de la Campaña Europea 2016-2017 de la OSHA pasan por:

  1. promover el trabajo sostenible y el envejecimiento saludable desde el inicio de la vida laboral;
  2. evitar los problemas de salud a lo largo de la vida laboral;
  3. facilitar vías para que empleados y trabajadores gestionen la seguridad y la salud ocupacional en el contexto de una mano de obra que envejece;
  4. y fomentar el intercambio de información y buenas prácticas.

Y estos deben ser objetivos a perseguir por las empresas, ¿cómo?

  • Proponiendo herramientas de medición para evaluar el estado actual de salud bio-psico-social de sus empleados y mejorar aquellos aspectos que lo precisen.
  • Facilitando un acompañamiento permanente con profesionales especializados.
  • Iniciando hábitos de vida saludable no sólo dentro de la empresa, sino en todos los contextos donde se desarrolle el trabajador.

Todo esto va a suponer para las organizaciones una serie de ventajas en relación con sus plantillas, pues conseguirá una mano de obra saludable, productiva y motivada, permitiendo a las empresas seguir siendo competitivas e innovadoras.

Diferentes estudios de la OSHA demuestra también que en aquellas empresas en las que existen planes de gestión de los trabajadores de mayor edad, el número de bajas por enfermedad y el absentismo son mucho más bajos, lo que redunda en menores costes de incapacidad de trabajo para las organizaciones y mayor productividad, reduciendo a la vez la rotación de personal. En resumen, apostar por la estimulación de los empleados de mayor edad contribuye sin duda a poner en valor su potencial.

Elena Sánchez
Psicóloga
Psya Asistencia

 

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario