PREVENCIÓN DE LA CORRUPCIÓN.

Imagen de Lia Sirley

Hola
No importa cuál es el punto u objeto atendido y observado para el estudio, absolutamente todos parten del proceso del pensar. Esta conexión o vínculo con lo observado dispone una comunicación consciente, y esta consciencia está sujeta desde las referencias de su memoria sensitiva cuya totalidad del contenido se establece con convenciones normalizadas al lenguaje de lo que se puede y se debe decir para pertenecer al grupo. En este punto el observador es observado por su propio contenido influenciado por las referencias de identidad, diferencia, pertenencia, sumergiendo la libertad de la consciencia a una semiconsciencia condicionada que interrumpe la comunicación y al mismo tiempo la relación en toda la dimensión de la palabra, afectando el orden interno con contradicciones y consecuentemente el orden externo.
Estas contradicciones parten de una lógica fundante en la estructura del formato mental cuyo patrón es reconocible en sus exponenciales de reproducción perdiéndose en los detalles que hoy en día se encuentra en cada parcela del conocimiento y se intenta desde lo específico solucionar el problema constituyendo solo compensaciones provisorias. Este grave error es administrado por la misma lógica fundante y equivocada que considera su movimiento como no simultáneo a la realidad, es la lógica entrópica, cuya percepción deviene de la interpretación de la lógica de la muerte sostenida por su impresión sensitiva, el miedo a la muerte y justificada en oposición por la impresión del orgasmo.

La información que captamos del universo es movimiento, es energía lógica-sensitiva, que se siente y piensa en un mismo instante verificando la función de simultaneidad, también con lo observado. Lo que siempre es verdadero es lo sensitivo más no la interpretación de su lógica asociada, y es en este punto es muy sencillo comprender cuando una lógica no es verdadera, es cuando la señal sensitiva advierte negativamente el cambio de foco de atención hacia el elemento erróneo en la memoria, ya que interrumpe la fluidéz de la comunicación dirigiéndose hacia si mismo en el mundo de las imágenes aparentes constituídas en la mente para la proyección creativa.
Es por eso que esta contradicción fundante considerada un movimiento lógico con perdida de energía, degradación, separación, fragmentación y eliminación, se corresponde con las ideas en la conducta que obliga por creencia a disminuir la consciencia en las profundidades de su contenido confundiendo su yo con la totalidad de la memoria sensitiva, incluyendo todo lo contradictorio con lo correcto que es lo que justifica por oposición el acto con la semilla entrópica como huella inmanente y como elemento obligado de comunicacion, ya que todos debemos tener la misma información para establecer empatía. En este sentido, la repetición de los patrones de manera constante en la sociedad distorsiona su psicología obligando a la evasión para cambiar el foco de atención como elemento natural de autodefensa, sin embargo ese espacio no es utilizado para la observación y la restitución lógica, sino que se usa la forma de aprendizaje de repetición para hacer automático y reflejo los patrones de conducta compensatorios, la programación subconsciente de la cuál fijamos una mejora o no, de adaptación en la mecánica física.

Es por eso que se transforma la naturaleza humana en un objeto manipulable desde el contenido, ya que el contenido es la materia prima creativa, su cualidad es de objeto.

Como bien se expone en su Página la educación es la herramienta para la solución en la formación de un nuevo formato mental que acompañe y no interrumpa la función natural, sin embargo el proceso de Soberanía individual puede ejercerse en cualquier instante. El Soberano es el director y responsable de su función de pensar por lo tanto, con la capacidad de discernir el contenido de su memoria sensitiva y por simultaneidad es soberano de su cuerpo.

Las apariencias engañan, la velocidad del pensar es instantánea, es el reflejo que permite hablar, actuar en general, Sin soberanía, la fluidéz se nutre del contenido contradictorio afectando la conducta, esto quiere decir que los que son considerados conscientes desde la ley, realmente no lo son completamente, sino intermitentemente, también quiere decir que la mala lógica fundante se encuentra en todo el orden justificando su presencia. Es natural que el ego no permita esta verificación y autocrítica o auto observación, ya que defiende la totalidad de su territorio, por lo tanto solo se construyen compensaciones en todos los espacios, maquillajes superficiales que sirven solo a los grupos de poder que ocuparon el espacio que la mayoría rechaza por lógico desconocimiento del mismo rechazo.
Es así que se sustenta el desvalor humano desde los objetos, etiquetas, lenguaje y símbolos de poder necesarios para estar en supuesta comunicación y pertenencia que otorgue seguridad de supervivencia, ya que la consciencia se sumerge en ese nivel elemental de pensamiento y que es también verdadero aunque desde la perspectiva de que el ser soberano sabe que alimentos mentales-físicos nos administramos.

Hay que recordar a la población que si no hay coherencia desde el lenguaje usando la palabra, se pueden practicar los lenguajes puros de los sentidos para administrar coherencia, que son los constituídos de los sentidos humanos como el matemático, el científico, el físico, los artísticos, de la caricia y el sexo, el musical, el poético, todos conectan con la profundidad humana y establecen comunicación creativa directa y de orden neguentrópico.

¡Salud!

Añadir nuevo comentario