Actitudes del auditor

Actitudes del auditor

Mejorar el sistema, y no el pillar a la empresa
19 Abril 2018

El auditor irrumpe en el normal funcionamiento de la empresa auditada generando un cierto grado de molestia, más cuando viene a examinar su forma de trabajar. La actitud del auditor frente al auditado, no sólo en referencia a su forma de llevar a cabo la auditoría, sino en cuanto a la relación personal es fundamental.

Los auditores deben ser conscientes de que su actitud va a condicionar el desarrollo de la auditoría, fundamentalmente en lo relacionado con la comunicación entre auditor y auditado. Por esto, debe esforzarse en:

Actitudes auditor

  • Recordar, en todo momento, que la auditoría es un acontecimiento importante para el auditado. En muchos casos su resultado puede tener importantes repercusiones económicas o legales para la empresa.
  • Mostrar una actitud serena y relajada, procurando transmitirla al auditado. Si el auditor se muestra inseguro, nervioso, etc., creará un cierto clima de nerviosismo entre todos los participantes.
  • Demostrar interés en todo lo que se le comunique, aunque no lo tenga.
  • Relajar al auditado cuando ve que se está poniendo nervioso, transmitiéndole que la entrevista no es un interrogatorio policial. Muchas personas no están acostumbradas a que se les entreviste, se sienten examinados.
  • Hablar de forma clara y sencilla para que se le entienda. No es preciso utilizar términos técnicos ni grandilocuentes para demostrar los conocimientos de que se dispone. Su uso hace perder claridad y comprensión cuando el entrevistado no dispone del mismo nivel de conocimiento y vocabulario.
  • Dirigirse a las personas que pueden darle la información y no a sus jefes, simplemente por el hecho de serlo. La información está, en la mayoría de los casos, en posesión de las personas que realizan los trabajos, y no en las personas que los organizan, asignan, etc.
  • Entender que los entrevistados no se encuentran a gusto respondiendo preguntas delante de sus superiores, en general, las respuestas van dirigidas a ellos y no al auditor. Cuando el auditor pregunta por algo que hacemos mal, al entrevistado le preocupa más la opinión de sus superiores que los resultados de la auditoría.
  • No desprestigiar al entrevistado delante de sus compañeros, inferiores o superiores. Si alguien hace algo mal, no se debe criticar la actuación de la persona, simplemente se debe reflejar el hallazgo.
  • Adoptar una actitud investigadora, pero a su vez comprensiva y cálida, sin que esto último suponga una actitud paternalista. No debiendo nunca:
    • Aceptar que un buen auditor siempre realiza hallazgos que representan fallos o no conformidades: ¿Por qué todo no puede estar bien?
    • Adoptar actitudes de incomunicación con el auditado, tales como indiferencia, desprecio, ironía, paternalismo, etc.
    • Aparentar falta de interés o imagen de no estar centrado en la auditoría. Para el auditor, la auditoría puede ser algo rutinario; para el auditado, no.
    • Aparentar placer al encontrar fallos. El auditor debe disfrutar con el desarrollo de su trabajo, lo cual no implica que encontrar fallos refleje una sensación de trabajo bien hecho, ni de poder ante el auditado.
    • No tomar notas o estar más pendiente de tomar nota que de escuchar.

Estos contenidos pertenecen al Curso Auditor interno en sistemas integrados de gestión ISO 9001 - ISO 14001 - OHSAS que se imparte en modalidad online desde el campus UPCplus del CERpIE-UPC (Universitat Politècnica de Catalunya).

¿Qué opinas de este artículo? Add a new comment to this page.

Comentarios

Añadir nuevo comentario