¿Por qué las empresas necesitan un sistema de gestión de la energía?

¿Por qué las empresas necesitan un sistema de gestión de la energía?

Asegurando las expectativas de consumo y la protección del medio ambiente
13 Septiembre 2017

El mundo está cambiando y el panorama energético mundial de la próxima década se trasforma a gran velocidad, impulsado por los cambios en la naturaleza, el aumento de la población, crecimiento económico, desarrollo de nuevas tecnologías y el aumento de normas regulatorias. Las últimas perspectivas mundiales de consumo energético publicadas por la Agencia Internacional de Energía (AIE), proyectan que el consumo mundial de energía crecerá un 56 por ciento entre 2010 y 2040. El uso total de energía en el mundo se eleva de 524 cuatrillones de Unidades Térmicas Británicas (BTU) en 2010 a 630 cuatrillones de BTU en 2020 y 820 cuatrillones de BTU en 2040.

Gran parte del crecimiento del consumo de energía se produce en países en desarrollo, donde la demanda es impulsada por un crecimiento económico acelerado y de largo plazo. En estos países, el uso de energía aumenta en un 90 por ciento, mientras que en los países desarrollados se proyecta un incremento en el consumo de solo el 17 por ciento.

La Eficiencia Energética (EE) y el desplazamiento hacia combustibles más limpios, predominan en el panorama. También se prevé un crecimiento acelerado en las fuentes renovables de energía; sin embargo, los combustibles fósiles continúan suministrando casi el 80 por ciento del consumo mundial de energía hasta el 2040. El gas natural es el combustible fósil de más rápido crecimiento en las perspectivas mundiales, lo que convierte a USA en un país en camino a convertirse en independiente energéticamente alrededor del año 2017, gracias a los recientes hallazgos de petróleo y gas realizados en Dakota del Norte y Texas.

El cumplimiento de las expectativas de consumo, debe enlazarse con la seguridad de abastecimiento energético y la protección del medio ambiente sin dejar de lado los criterios de sostenibilidad y competitividad. Para garantizar estas premisas, los gobiernos toman medidas que conllevan a transformaciones tecnológicas y cambios en el actuar de la sociedad.

En la Unión Europea, la Directiva de Eficiencia Energética (2012/27/UE) -transpuesta por el Real Decreto 56/2016 en España- constituye la principal norma para la consecución de los objetivos de reducción de consumo energético asumidos. A nivel internacional, la norma ISO 50001 establece los requisitos que debe poseer un Sistema de Gestión Energética, con el fin de realizar mejoras continuas y sistemáticas del rendimiento energético y conseguir de esta manera, un triple ahorro en los costes: energético, ambiental y económico.

Estos contenidos forman parte del curso ISO 50001: Diseño e implantación de sistemas de gestión de la energía que se imparte online desde el campus UPCplus.com del CERpIE-UPC (Universitat Politècnica de Catalunya).

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario