¿Afecta el estrés a tu capacidad para tomar buenas decisiones? (Estrés 2014 · 3/5)

¿Afecta el estrés a tu capacidad para tomar buenas decisiones? (Estrés 2014 · 3/5)

Seguro que sí, pero de forma distinta si eres hombre o mujer. Se citan los trabajos de 8 investigadores de 6 universidades, 4 experimentos con personas y 2 casos reales.
11 Noviembre 2014

Este artículo de Therese Houston se publicó el en The New York Times, el 17 de octubre de 2014

Los neurocientíficos han descubierto evidencias que sugieren que, cuando la presión aparece, las mujeres aportan fortalezas únicas a la toma de decisiones.

Mara Mather, una neurocientífica cognitiva de la Universidad de California del Sur, y Nichole R. Lighthall, una neurocientífica cognitiva ahora en la Universidad de Duke, son dos de los muchos investigadores que han encontrado que, en circunstancias normales, cuando todo es discreto y manejable, los hombres y las mujeres a tomar decisiones sobre el riesgo de manera similar. Reúnen la mejor información que pueden, sopesan los costes potenciales contra ganancias potenciales, y luego eligen cómo actuar. Pero añadir estrés a la situación -en el laboratorio haciendo los participantes sumergieron manos en agua a 2 grados- los hombres y las mujeres comienzan a separarse.

La Dra. Mather y su equipo enseñan a la gente un sencillo juego de juego de ordenador, en el que se consiguen puntos para inflar globos digitales. Cuanto más se infla cada globo, mayor es su valor, y mayor el riesgo de reventarlos. Cuando estaban relajados, hombres y mujeres tomaron riesgos similares y promediaron un número similar de globos reventados. Pero después de experimentar el agua fría, las mujeres estresadas se detuvieron antes, para cobrar sus ganancias. Los hombres estresados ​​hicieron todo lo contrario. Ellos mantuvieron el bombeo -en el estudio con un promedio de alrededor del 50% más que las bombas de las mujeres – y arriesgaron más. En este experimento, la asunción de riesgos de los hombres les hizo ganar más puntos. Pero este no fue siempre el caso.

En otro experimento, los investigadores pidieron a los participantes de dibujar cartas de varias cubiertas, algunas de las cuales eran seguras, proporcionando frecuentes recompensas pequeñas, y otras de riesgo, con recompensas poco frecuentes pero más grandes. Los hombres más estresados dibujaron un 21 por ciento más cartas de riesgo que de las seguros, en comparación con las mujeres más estresadas, perdiendo más al final.

A través de una variedad de apuestas, los resultados fueron los mismos: Los hombres tomaron más riesgos cuando estaban estresados. Se centraron más en grandes victorias, incluso cuando eran costosas y menos probables.

Los niveles de la hormona del estrés, el cortisol, parecen ser un factor importante, de acuerdo con Ruud van den Bos, un neurobiólogo de la Universidad de Radboud en los Países Bajos. Él y sus colegas han encontrado que la tendencia a tomar más riesgos cuando están bajo presión es más fuerte en los hombres que experimentan un aumento mayor de cortisol. Sin embargo, en las mujeres se encontró que con un ligero aumento de cortisol parecía que realmente mejoraban el rendimiento en la toma de decisiones.

¿Somos todos conscientes de cuánto cambia nuestra toma de decisiones bajo estrés?  Lamentablemente no.

En un estudio de 2007, Stephanie D. Preston, una neurocientífica cognitiva de la Universidad de Michigan, y sus colegas dijeron a un grupo de personas que después de 20 minutos tendrían que dar una charla y que serían juzgados por sus habilidades en su forma de hablar. Pero en primer lugar, tuvieron que jugar un juego de azar. Estando ansiosos, tanto hombres como mujeres inicialmente tenían más dificultades para tomar buenas decisiones en el juego.

Pero cuanto más se acercaba el momento estresante de hablar, más mejoraron las mujeres la toma de decisiones. Las mujeres estresadas tienden a tomar decisiones en busca de los éxitos más pequeños, más seguros. No así los hombres estresados. Cuanto más se acerca el final del juego, más cuestionable se volvió la toma de decisiones de los hombres, que arriesgaban mucho por la pequeña posibilidad de un gran logro.

Los hombres también eran menos conscientes de que habían utilizado una estrategia arriesgada. En los últimos minutos del juego, el doctor Preston interrumpió a cada persona inmediatamente después de que él o ella acabaran de perder dinero. Preguntó a las personas que calificaran cuán arriesgada fue cada una de sus posibles opciones, incluyendo la última sin éxito que acababan de hacer. Las mujeres eran más propensas a calificar como pobre su estrategia perdedora.

En un interesante estudio, un equipo dirigido por Livia Tomova y Claus Lamm, de la Universidad de Viena, que analiza tres experimentos bajo condiciones de estrés, las mujeres tuvieron más empatía con los demás. En uno, la gente llegó a través de una cortina y tocaron algo agradable, como una pluma o una bola de algodón, o algo desagradable, como un hongo viscoso o una babosa de plástico. Cada persona pudo ver una imagen de lo que él o ella estaban tocando, y lo que otra persona estaba tocando a un par de metros de distancia, y tuvieron que calificar el agrado de sus respectivas experiencias. Por lo general, las personas comparten la experiencia de la otra persona con la suya propia -si estoy tocando algo agradable, entonces voy a evaluar la experiencia babosa de la otra persona mejor de lo que lo haría normalmente.

Para las mujeres fue más fácil empatizar y tomar perspectiva de la otra persona. Todo lo contrario sucedió para los hombres estresados, que se volvieron más egocéntricos: “Si estoy acariciando una pieza de seda, la lengua de vaca que estás tocando no puede ser tan mala”.

Por supuesto, sólo porque funciona de esta manera en un laboratorio, no significa que tenga que suceder lo mismo en el mundo real desordenado. ¿Las organizaciones con las mujeres encargadas de tomar decisiones, las toman menos arriesgadas y más empáticas en circunstancias estresantes?

Algunas evidencias sugieren que sí lo hacen. Credit Suisse examinó casi 2.400 corporaciones globales de 2005 a 2011 -incluyendo los años anteriores y los inmediamente posteriores a la crisis financiera- y encontró que las empresas de gran capitalización con al menos una mujer en sus juntas superaron a las empresas comparables con todas las personas masculinas en sus juntas, en un 26%.

Algunos podrían suponer que las juntas con alguna mujer deben haber sido excesivamente cautelosas antes de la crisis financiera de 2008, tal como fue el caso con el experimento del globo. No es así. De 2005 a 2007, Credit Suisse también encontró que las acciones de empresas con mujeres en sus consejos de administración igualaron el de las empresas en que sólo había hombres en sus consejo. Nada perdido, pero mucho ganado.

Si queremos llevar a nuestras organizaciones a tomar las mejores decisiones, tenemos que saber cómo se está decidiendo y cómo les afecta el estrés.

Por desgracia, lo que suele ocurrir es que a las mujeres se les pide que llevar sólo durante los períodos de estrés intenso. Se llama “el precipicio de vidrio”, un fenómeno observado por primera vez por la profesora K. Michelle Ryan y el profesor Alex Haslam de la Universidad de Exeter, que ahora está en la Universidad de Queensland, en el que se les pide a las mujeres altamente cualificadas dirigir las organizaciones sólo en tiempos de crisis. Piense en María T. Barra en General Motors y Marissa Mayer en Yahoo, que fueron traídas sólo después de que la situación había comenzado a desmoronarse. Si más mujeres fueran tomadores de decisiones clave, tal vez las organizaciones podrían responder con eficacia a las pequeñas tensiones, en lugar de dejar que se conviertan en grandes.

No podemos hacer que los grandes puestos de trabajo en el gobierno o cualquier negocio sean menos estresantes. Pero podemos asegurar que cuando la presión aumenta, haya un mejor equilibrio entre la adopción de grandes riesgos y conseguir un progreso real.

Fuentes:

Shannon Doyne. The New York Times.  20 de octubre 2014. (en inglés)

Therese Huston. The New York Times. 17 de octubre de 2014. (en inglés)

CV de Therese Huston

Dibujo de Joohee Yoon en The New York Times

Foto del mosaico de The New York Times libre de derechos en wikimeida commons

-

.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario