¿Qué haces cuando otro esta inundado emocionalmente?

¿Qué haces cuando otro esta inundado emocionalmente?

Con buena intención y bastante ignorancia, ya que nadie nos lo ha enseñado, solemos ser absolutamente ineficaces para ayudar a otra persona a bajar su inundación emocional y prevenir además las consecuencias que puede tener.
27 Abril 2015

De acuerdo a los últimos descubrimientos en el ámbito de la Neurociencia, somos seres emocionales, más que seres racionales. La razón y las emociones están estrechamente relacionadas y no se pueden separar. Así que eso de que hay que dejar las emociones en casa, o que se sabe separar las emociones de la razón está claramente en entredicho.

La amígdala es la zona responsable de las emociones y el córtex del pensamiento racional. Ambas están unidas por múltiples vías, siendo más numerosas las van de la amígdala al cortex que al revés.

Cuando sentimos una emoción poderosa, el riego sanguíneo en el cortex disminuye a favor de la amígdala y el cerebro reptiliano. Este último es el más antiguo y se encarga de nuestra supervivencia. Cuando esto ocurre es enormemente difícil que una persona pueda razonar. ¿Qué te para cuando te enfadas mucho, o tienes una gran preocupación, o miedo, etc.?, que en ese momento no eres capaz de razonar, aunque lo quieras. Esta situación la llamamos “Inundación emocional”.

Ya no vivimos en las condiciones de nuestros antepasados que se enfrentaban a peligros que afectaban a su supervivencia y en las que el cerebro reptiliano era vital. Como dice el Doctor Mario Alonso Puig, ya no nos enfrentamos a tigres frente a los que tenemos que sobrevivir, sin embargo el mismo proceso se desencadena en la actualidad, ya que hemos sustituido los tigres por otras situaciones que podemos vivir cotidianamente en nuestro trabajo (la relación con el jefe, los compañeros, la situación laboral, etc.) , o en nuestra vida cotidiana.

Lo cierto es que cuando las personas están preocupadas o insatisfechas, cuando están “inundadas emocionalmente” el trabajo se ve afectado. Entre las consecuencias que puede tener nos encontramos con:

  • Distracciones, falta de concentración.
  • Quejas y críticas continuas.
  • Despistes, equivocaciones.
  • Accidentes.
  • Falta de motivación.
  • Empobrecimiento de la calidad del trabajo.

Suponiendo que admitamos que las personas pueden estar inundadas emocionalmente en el trabajo, que sería el primer paso. Y dejando por tanto, atrás, eso de que las preocupaciones se dejan en la puerta de la empresa, parece bastante interesante que podamos ayudar a las personas que están “inundadas emocionalmente”. ¿Cómo lo hacemos habitualmente?

En mi experiencia la mayor parte de las veces no somos de ayuda, aún con buena intención. ¿Porqué?. Porque normalmente abordamos la situación haciendo alguna de estas cosas: aconsejar, ordenar, amenazar, interrogar, adular, distraer, ridiculizar, lógica, consolar, criticar, analizar, mandar, moralizar. Invariablemente, cuando estas inundado emocionalmente y la persona que te ayudar te suelta mensajes de alguno de los pelajes anteriores, no te sientes ayudado, y con algunos de ellos todo lo contrario. Este tipo de mensajes lo que hacen es cortar la comunicación. Son barreras para la comunicación cuando la otra persona tiene un problema y está inundada emocionalmente. La persona inundada emocionalmente no encuentra el apoyo para poder desaguar su inundación, además que como sabemos no puede razonar, aún. Al menos hasta que no baje su inundación.

De aquí nuestra ineficacia cuando con buena intención pretendemos ayudar.

Entonces ¿Cuál es una manera más eficaz?

Es muy sencillo, la habilidad más adecuada y poderosa para reducir la inundación emocional de una persona y situarle en un estado en el que puede estar más tranquila, más calmada, en condiciones de realizar su tarea adecuadamente, e incluso que pueda resolver por ella misma aquello que le ha causado la inundación emocional, es la Escucha Activa.

Con la Escucha Activa damos es el espacio de aceptación. Entendimiento, seguridad que necesita la otra persona para bajar su inundación, por eso siempre funciona.

Por una vez muérdete la lengua antes de lanzar una barrera y escucha activamente. Conocerás la magia.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario