El cambio de paradigma en la percepción de los riesgos

El cambio de paradigma en la percepción de los riesgos

Para poder ser eficaces influyendo hacia una mayor percepción de los riesgos, debemos entender que la percepción no está en lo que hay fuera, está en nuestra propia mente.
9 Mayo 2016

Cuanto ansiamos los prevencionistas que los trabajadores y sus mandos tengan una “adecuada “ percepción de los riesgos, que los lleve a decidir, instruir y actuar de forma segura y saludable. Ahora bien, en mi opinión, antes tenemos que entender un nuevo “paradigma” acerca de la percepción de los riesgos.

La percepción de los riesgos es algo sobre lo que he investigado y he experimentado mucho y he llegado a algunas conclusiones que pueden ayudar a la hora de cambiar la manera de abordarla. He aquí algunas de ellas :

  • Percibimos aquello que queremos ver , y vemos aquello que proyectamos. Esto es un proceso mental , en el cual los sentidos diríamos que son simplemente el medio que hace posible que yo pueda ver aquello que realmente quiero ver. Pero los sentidos no tienen voluntad por si mismos y perciben o no algo, según su decisión. Tan solo son el medio obediente al servicio del pensamiento. Curiosamente cada uno tiene una forma particular de usar sus sentidos en la percepción, fijándose más en detalles visuales, auditivos o sensitivos.
  • La percepción de los riesgos no es algo que esté fuera de las personas sino que está dentro. La percepción no es un proceso que se da de fuera adentro. La percepción está en nuestra “mente”, no está fuera. Vuelvo a decir que vemos lo que percibimos, y no al revés. Por tanto resulta bastante ineficaz trabajar para que las personas vean más cosas, más riesgos, que los que ven en el entorno, si no los ven en su interior.
  • De todos los estímulos que tenemos en nuestro entorno, y en concreto en un entorno laboral, cada persona percibe cosas diferentes. Esto es, a cada persona le llaman la atención, tiende a quedarse, se fija más,  en determinadas cosas. Normalmente son las cosas que para nosotros tienen importancia y por eso nos fijamos en ellas. Las que no la tienen, pasan desapercibidas, quizá ni las vemos, aunque estén delante.
  • A veces nuestra propia interpretación de las cosas hace que nos creemos una expectativa sobre una situación y eso nos dificulte percibirla. Por ejemplo si siempre dejo una herramienta en el mismo sitio y de la misma manera, y un día alguien me la deja de otra manera diferente, es posible que no la vea ya que lo que busco es la expectativa que me he hecho de lo que tengo que encontrar, mi imagen mental.
  • La única persona que puede cambiar su percepción es uno mismo. Se trata de un proceso personal de darse cuenta de algo que antes no se había contemplado. Podemos influir de muchas maneras para que este proceso se dé, pero no podemos imponerlo, es algo interno.

Lo habitual es tratar que las personas amplíen su percepción, lo que comúnmente llamamos como “que se conciencien”, haciendo que vean los riesgos externamente, sobre fotografías, videos, entornos reales. Yo también lo he hecho. No digo que no tenga su utilidad , lo único es que no estamos trabajando en el origen de la percepción sino en el resultado. Es posible que con estas formas clásicas de abordar la percepción, la persona vea algo de lo que no se había percatado, pero eso no quiere decir que tan solo por verlo haya pasado a formar parte de aquello en lo que a partir de ese momento se va a fijar. Ni mucho menos.

Si entendemos la percepción va al revés, su movimiento es de adentro hacia fuera, debemos de cambiar la forma de influir sobre ella y trabajar en las causas internas, fundamentalmente creencias, juicios a cerca de los riesgos , de la seguridad, etc. y de los valores, de aquello que es importante, para realmente ser efectivos.

Para eso tienes que prepararte, tienes que conocer como funciona la percepción, como funciona el pensamiento, tienes que ser el primero en atreverte a mirarte hacia adentro, porque primero lo vas a tener que validar en ti,  y decidirte a salir de la zona conocida.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de Yanko Toledo Alvarez

Tal vez con la ayuda de un Coach, un competente Líder y un Plan de Desarrollo del empleado, puede haber una oportunidad de cambiar el estado de resultados en seguridad de una organización.

Imagen de abmungar

Sr. Martín. Su análisis sobre el cambio de paradigma en la percepción de los riesgos es, más bien, una reflexión acerca de la forma en que cada persona percibe los riesgos. No hay tal paradigma en lo que usted dice. El cambio de paradigma está justamente en evitar hacer lo que usted propone: "entender que la percepción no está en lo que hay fuera, está en nuestra propia mente". Dicho de otro modo, usted propone justamente LO QUE NUNCA SE DEBE HACER: PERCIBIR LOS RIESGOS SEGÚN NUESTRA PROPIA FORMA DE VER LAS COSAS. Lo que hay que hacer es desarrollar una TEORÍA OBJETIVA DE RIESGOS que evite la percepción individual de los riesgos; es decir, una forma común de percibir los riesgos por todos, apoyada en un método sistemático fundamentado teóricamente. Esto todavía no se ha hecho, porque existen varias teorías de los riesgos laborales donde cada autor percibe los riesgos desde su propio punto de vista.

Añadir nuevo comentario