¿Cambios profundos en nuestro modelo de prevención de riesgos laborales?

¿Cambios profundos en nuestro modelo de prevención de riesgos laborales?

En el momento en que la disminución de las cifras de muertos en accidente de trabajo se han paralizado y empiezan a asomar repuntes de incremento de la accidentalidad laboral severa en Europa, los investigadores que analizamos las causas fundamentales de esta preocupante situación ya pensamos en que el Modelo Europeo de Prevención de Riesgos Laborales implantado en 1989 que armonizaba las dispersas estrategias de cada país y era traspuesto a España en la Ley 31/95 de 8 de Noviembre, ha caducado, y al cumplirse los 25 años de existencia y aplicación requiere revisar los puntos débiles y abordar una nueva etapa adaptada a la nueva coyuntura económica, política, administrativa y social. El punto de partida es recordar los Modelos existentes.
20 Enero 2020

El problema de los accidentes de trabajo es el mismo en el mundo occidental, pero la respuesta es muy distinta a un lado y a otro del Atlántico. En USA y los países que trabajan bajo su influencia, mantienen un sistema de control de la seguridad de los trabajadores no prioritario en el esquema industrial pero participativo y muy jerarquizado en el que los mandos intermedios en las empresas llevan el peso de una responsabilidad compartida. En Europa se optó por la Directiva que nos marca la pauta de una prevención legalizada, organizada, pactada y tutelada basada en la creación de profesionales y servicios de prevención como pivotes de un sistema que carga toda la responsabilidad al empresario que debe de garantizar la seguridad de los trabajadores. Dos modelos no antagónicos en sus objetivos pero bastante incompatibles en su aplicación práctica.

En Estados Unidos la Seguridad Laboral es muy empírica, práctica y operativa. Los americanos huyen del esquema teórico y de manera muy pragmática basan su seguridad laboral en dos principios:

a) La integración de la seguridad laboral dentro del bloque de la calidad de los procesos industriales, de los productos e incluso de la calidad de vida de los trabajadores, en unos planteamientos en los que ponen al mismo nivel la seguridad y el medio ambiente. Se trata de hacer un frente único, muy cohesionado, que aborde las tres ramas de calidad, medio ambiente y seguridad.

b) En la responsabilización del empresario en todo el árbol de aportaciones jerárquicas de los propios miembros de la empresa en la lucha contra los accidentes,se pone especial énfasis en la implicación de los mandos intermedios a cuyo cargo están los grupos de trabajadores sometidos a riesgo de accidente laboral o enfermedad profesional (léase jefes de unidad, de sección, de equipo, de turno).

El modelo americano es de SEGURIDAD COMPARTIDA. La seguridad se valora económicamente calculando los costes de la inseguridad. No es el empresario sino los directivos que contrata y los mandos intermedios quienes se erigen como piezas clave de los planes de seguridad. Pero tienen sus deficiencias: Excesivo intervencionismo y decisiones poco rigurosas.Prevalece con frecuencia la productividad y el elitismo de los managers.

Lejos está el planteamiento del Modelo Europeo que nace en 1989 con la Directiva Europea que dio pie a nuestra Ley de prevención de riesgos laborales que ha optado por los especialistas incluso ajenos a la empresa para crear y seguir planteamientos muy rigurosos y técnicos. LA SEGURIDAD COMO FUNDAMENTO. EL MODELO EUROPEO se basa en la responsabilidad empresarial que debe de GARANTIZAR (palabra clave del sistema) la seguridad de los trabajadores.

Hay otra característica muy europea: La participación de los trabajadores: Delegados de prevención,Comités de seguridad y salud y recursos preventivos. Pero sobre todo está la PROFESIONALIZACIÓN de los expertos en prevención de riesgos laborales: técnicos de prevención, servicios de prevención y auditores privados.Es clave esta activación y movilización de los profesionales privados. Pero en un marco de una Inspección de trabajo muy fuerte y con un fondo represivo basado más en la sanción económica que en el requerimiento preventivo.

¿Deficiencias europeas? Excesiva especialización y burocratización, lejanía de la dirección y falta de implicación de los mandos intermedios.

Cada uno de ambos Modelo aplicado con método y rigor en cada marco ha dado sus frutos con resultados muy satisfactorios en largos períodos de tiempo en los últimos 25 años y por lo tanto es deseable valorar sus respectivos puntos fuertes pero ahora es recomendable analizar los puntos débiles y no perder de vista las ventajas del otro modelo. No podemos decir que el mejor Modelo es el mixto sino que cabe subrayar y aprovechar los aciertos de cada uno, implicando en la seguridad a todas las instancias de la empresa y poner énfasis en los aspectos novedosos y en las estrategias pendientes de aplicación sobre la plataforma de las nuevas tecnologías industriales y el reconocimiento de las trabas deontológicamente discutibles que se han interpuesto en ambos Modelos el el último cuarto de siglo.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de Miguel Ángel marugan

Llama poderosamente la atención, o no, de q los muchos q viven bien y se aprovechan de una mala LPRL giren cola y vayan de éticos

Que morrro

Pagarán su karma, seguro

Y lo haremos los éticos y desplazados por el power corrupto

Añadir nuevo comentario