No hay Plan de Movilidad sin Proyecto de ciudad

No hay Plan de Movilidad sin Proyecto de ciudad

Atender la movilidad urbana y la seguridad de los ciudadanos fijándonos exclusivamente en la situación actual y analizando los flujos circulatorios establecidos puede resolver problemas a corto plazo pero no tiene sentido si no se planifican sólidamente en un proyecto de modelo de ciudad. Eliminar un punto negro, abrir una nueva línea de autobús, crear un carril bici, generar una super-isla vecinal o prohibir la circulación de patinetes sobre las aceras puede ser adecuado en un momento dado pero improvisar estas soluciones sin existir un MODELO DE CIUDAD puede ser un inconveniente puzzle o parche económico y operativo en el marco general del tráfico de la ciudad. ¿Tanto cuesta debatir y decidir los parámetros básicos de la movilidad en el contexto de la mejor convivencia de los ciudadanos?
10 Abril 2019

Quienes ordenan y regulan el tràfico urbano pensando solo en la fluidez y la seguridad de vehículos y peatones, improvisan en el presente y pueden dejar al margen el proyecto de ciudad. Hay que encontrar ese marco general de convivencia que sea el referente básico a tener en consideración antes de resolver un problema parcial. Las zonas urbanas deben de tener un PROYECTO DE CIUDAD que sea el referente prioritario al ir tomando decisiones sobre aspecto de movilidad.  

A mediados del Siglo pasado, cuando las ciudades británicas que crecieron con la revolución industrial empezaron a decaer, Sir Peter Hall propuso una fórmula para su renovación y crecimiento: convertirlas en polos de atracción para profesionales creativos, capaces de reconstruir y proyectar hacia el futuro sus tejidos productivos, un discurso que actualmente cualquier alcalde de todas las latitudes repite cada vez que se le pregunta por los horizontes de su urbe. A Hall se le cita como ideólogo de "transformación de ciudades" según le contempla en sus trabajos Llatzer Moix.  A Hall se le recordará sobre todo, como promotor de las “urban enterprise zones” unas áreas que consideraba clave para revitalizar las viejas ciudades industriales, mediante la creación de nuevos focos empresariales agilizados por la reducción de impuestos y trámites burocráticos. La transformación de los “Docklands” en el “Canary Wharf” como centro financiero londinense de moda es su paradigma. Pero también Hall fue un convencido defensor de las “garden cities” ideadas por Ebenezer Howard, villas suburbanas con mucha vegetación.

Hall fue un convencido de que la movilidad y el transporte son claves para el nuevo desarrollo económico mediante políticas públicas desacomplejadas que propusieran demoliciones masivas para abrir vías rápidas y tender ferrovías. Con los años atemperó esos ímpetus y fue descubriendo las ventajas de una acción concertada entre los sectores público y privado. Y no le fue fácil salir adelante cuando Buchanan en sus planeamientos de desarrollo urbanístico urbano se dejaba llevar por el ímpetu del transporte individual promovido por un superambicioso sector de la automoción de vehículos de turismo.

Pasó por nuestra Barcelona Hall no hace mucho en los momentos álgidos del ranking en el concierto mundial de urbes con proyección de futuro y nos aleccionó a seguir por el camino emprendido resumiendo que “se debe conseguir y demostrar con hechos, la eficacia logística, esto es, mover a la gente de fuera adentro y de dentro afuera, y por lo tanto, mejorar sus comunicaciones, su puerto, sus estaciones y su aeropuerto, porque las conexiones son la clave del futuro”. Combinando seguridad y eficiencia. Un camino que venimos contemplando en los últimos meses en nuestro Blog analizando los proyectos y trabajos de nuestras grandes figuras urbanísticas y de movilidad desaparecidas pero con legado consolidado: En nuestra Barcelona dejó poso el Ensanche (Eixample) de ldefonso Cerdá a partir de cuyo proyecto de ciudad, hemos ido escuchando a Albert Serratosa, Guillem Virgili, Albert Vilalta... que nos han ido dejando su legado, advirtiendo que las áreas metropolitanas de varios municipios han de planificar la movilidad de manera conjunta y coordinada. Pero el reloj no para y van surgiendo proyectos parciales como Polígonos industriales, Espacios feriales, transformación de distritos como el “22 arroba” que ha sustituido al decrépito hace unos años distrito de Sant Martí saturado de empresas de transportes que se han ido a las zonas logísticas exteriores CIM concebidas para el transporte multimodal y se han abierto a las empresas más innovadoras. Pero entendemos que hay síntomas de desorientación cuando llevamos decenios en obras y contraobras como las de la Plaza de las Glorias o aun se discute sin tranvía si o tranvía no por el centro urbano, se duda en implantar las super-islas y asusta la invasión de patinetes. Si pudiera resucitar Sir Peter Hall le podríamos preguntar cómo afrontar el futuro, pero seguramente nos diría :"¿Aun no tienen MODELO DE CIUDAD" ?

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Añadir nuevo comentario