ANIMALES EN LA CALZADA: Ni perros ni gatos.... JABALÍES.

ANIMALES EN LA CALZADA: Ni perros ni gatos.... JABALÍES.

Lo que hasta no hace mucho era un tema anecdótico, hoy empieza a ser un preocupante problema de inseguridad vial. Los jabalíes procrean en progresión geométrica de manera mucho más importante que las previsiones. Y las madres con sus crías buscan alimento por el campo y cruzan carreteras. Y ocasionan graves e insólitos accidentes.
18 Mayo 2016

Circulaba el motorista por autovía de madrugada a una elevada pero tranquila y solitaria velocidad de régimen y de repente se encuentra con 5 jabalíes que se le cruzan en su trayectoria. Caída espectacular sin posibilidad de corrección. Pudo sobrevivir pero las secuelas del joves motorista son medulares e irreveribles. Ahora se busca cómo sucedió, porqué estaban allí los jabalíes y quién es el responsable de que allí estuvieran. 

La explosión demográfica del jabalí (Sus scrofa) no se da sólo en extensas zonas de Catalunya y de España donde ocurrió el accidente; buena parte de Europa se ve sacudida por la expansión de este animal. Cada año se cazan en Europa tres millones de jabalíes, pero las cacerías no son suficientes para ponerlo a raya. En Catalunya se estima que viven entre 100.000 y 120.000 jabalíes, lo que significa que su población se ha quintuplicado en los últimos 25 años.

El territorio europeo ha cambiado pero el jabalí ha demostrado una gran capacidad de adaptación, que le permite perpetuar su imagen mítica de animal de bosque salvaje, astuto y huidizo y, también, ofrecerse como un ser que va camino de ser una mascota casi domesticada que come de la mano del hombre en la periferia urbana.

Un estudio publicado en la edición de abril de 2015 de la revista Pest Management Science por un grupo de expertos de diferentes países lanza la voz de alerta. La expansión demográfica y geográfica del jabalí adquiere una dimensión global. En las últimas décadas ha recolonizado Suecia, Finlandia, Estonia y recientemente se ha detectado en Noruega. Cada vez se deja ver en latitudes más nórdicas. Dinamarca e Inglaterra, en donde se habían extinguido hace siglos, viven de pleno la recolonización. El calentamiento global favorece su expansión hacia el norte de Europa y los ambientes alpinos.

En las dos últimas décadas se reduce el número de cazadores mientras que aumenta el número de jabalíes cazados, de lo que deducen los expertos que está aumentando el número de jabalíes. Las licencias de caza disminuyen especialmente en el sur de Europa (España, Francia, Italia y Portugal), y sólo aumentan en algunos países del centro de Europa (Alemania, Austria, Bélgica, Hungría y Polonia). En España, hay entre 600.000 y 700.000, según los datos de las comunidades autónomas; pero es una estimación imprecisa puesto que no hay observatorios ni programa de seguimiento.

LOS MOTIVOS DE UNA EXPANSIÓN DESCONTROLADA

"La expansión del animal se debe a múltiples causas, y en ellas influyen los cambios del uso del suelo, el comportamiento humano y la biología del animal", explica la doctora Carme Rosell, especialista en gestión de fauna y en mitigación de conflictos causados por animales, una de los autores del estudio. En Catalunya, el primer factor es la ampliación de las zonas forestales, favorecida por el abandono de actividades tradicionales de aprovechamiento (carboneo, pastoreo) y el abandono de cultivos, que han dado más espacio al bosque.

La explosión demográfica del jabalí no se puede comprender sin un doble factor humano, pues, por una parte, los animales se apoderan de las cosechas (no sólo en campos de maíz, sino de colza y otros cultivos) y, por otra, el hombre favorece su sobrealimentación al darle facilidades para obtener comida en la peri­feria urbana (en contenedores de residuos o al serle entregada por ciudadanos). Incluso, es alimentado en zonas forestales, en un pretendido y fracasado intento de evitar que coman en los campos.

"Pero este comportamiento humano está teniendo consecuencias nefastas porque cuanto más comen, más crían y, en segundo lugar porque así estos animales se convierten en mascotas que pierden el miedo a los humanos y, sobre todo, su condición de salvajes", añade Rosell. La facilidad para obtener comida y una vida tranquila exenta de cazadores en las zonas periurbanas favorecen su crecimiento demográfico, que se manifiesta en la proximidad de las grandes ciudades e incluso en el centro, como se está viendo en Barcelona.

Su gran capacidad de adaptación a diferentes ambientes explica su éxito como especie. En el mundo rural, es capaz de seguir mostrando su cara de animal astuto, noble y salvaje, infatigable enemigo para los agricultores, mientras que en la ciudad se ha congraciado con asiduos de parques y jardines, como si quisiera compartir el tiempo libre infantil.

Su capacidad adaptativa tiene como punta de lanza una actividad organizada en grupos matriarcales liderados por las hembras más expertas, y formados exclusivamente por hembras y jóvenes, mientras que los machos se comportan de forma solitaria, sobre todo cuando envejecen; sólo se unen al grupo en las épocas de celo. "Estos grupos matriarcales tienen una gran capacidad de enseñar el comportamiento a los rayones, que enseguida saben cuando se producen situaciones de peligro", añade Rosell. De este funcionamiento en grupo obtienen los beneficios de la colaboración y cooperación, pues los componentes hacen las actividades juntos, de manera que "si la hembra líder percibe el más mínimo peligro da la alarma y el grupo desaparece", añade la especialista.

CAPACIDAD DE COMUNICACIÓN

Toda esta capacidad de huida se ve además favorecida por un eficaz lenguaje de gruñidos, estructurado para comunicarse ante diversas circunstancias, y complementado con sofisticados modos de comunicación mediante secreciones odoríferas, verdaderos mensajes cifrados para sus congéneres. Los jabalíes disponen de glándulas odoríferas: unas están situadas en las patas y sirven para dejar mensajes sobre el suelo (para que se les puedan seguir su rastro), y otras están bajo la barbilla, de manera que puede dejar las excreciones en los troncos de los árboles (para dar cuenta de su disponibilidad sexual).

La capacidad reproductora es otra gran carta, pues la hembras crían cada año, y su pubertad la consiguen con menos de un año de edad (al cabo de poco más de seis meses), cuando ya pesan 30 kg. Son tan prolíficos que la media en la Península es de cuatro crías (llamadas jabatos o rayones) por gestación, aunque estas tasas aumentan si obtienen más alimento. Cuanta más comida tenga, más engorda la hembra, y mayor es la tasa de natalidad, según los datos recabados en los estudios referidos a la reproducción del jabalí en el Alt Empordà. En esta comarca, se demostró que, según el peso de las hembras, estas pueden tener una media de 4 crías por gestación (hembras de menos de 50 kg) o 6 (si pesan más de 70 kg), aunque pueden alcanzar hasta 8 jabatos por parto.

Tres cuartas partes de los animales (75-80%) no superan los dos años, aunque pueden llegar a vivir entre 10 y 11 años en libertad. "Si no hubiera caza, la población de estos animales se duplicaría cada año, pues no tienen predadores salvajes", dice Rosell, convencida de que la caza es uno de los instrumentos clave para afrontar el control de la población, pero no debería ser el único. Cada año se realizan en Catalunya unas 35.000 capturas de jabalíes, protagonizadas por cuadrillas de cazadores, pero es indispensable efectuar más acciones.

Aunque en esta comunidad, el numero de licencias de caza ha disminuido, el de batidas que se organizan ha tenido que ser aumentada para intentar frenar el avance de la especie (e, incluso, se ha ampliado el período de caza). "Por la misma razón es necesario dejar de dar comida a los jabalíes y acabar con los abandonos de los cerdos vietnamitas, que ocasionan cruces y agrandan la dimensión de esta sobreabundancia de animales", dice Rosell.

"Es fundamental asumir una estrategia global y hacerlo con la misma capacidad adaptativa y cooperativa de estos animales. Y es clave la participación de los diversos agentes: gestores de fauna, agricultores, cazadores y agentes municipales...", añade Rosell. La especialista dice que la receta está en la gestión del territorio: ampliar las zonas de pasto y cultivos y reducir las superficies de bosque sin gestionar, como muletas para ayudar a controlarlo.

UN RETO DE ALCANCE INTERCONTINENTAL

La explosión demográfica de los jabalíes en Europa demuestra que la intervención humana en la naturaleza tiene efectos indeseados en muchas ocasiones. Con su destino ligado a las actuaciones de la población humana, el jabalí se ha convertido en un problema difícil de resolver. Científicos y autoridades dan voces de alerta cada vez más notorias sobre esta cuestión. Las actuaciones que pueden resolver una situación de recolonización de los bosques y de las áreas urbanas por parte del jabalí no son fáciles, pero los expertos apuntan a que deben ser globales.

Nadie puede intentar resolver un conflicto común sólo por su cuenta. El jabalí vuelve a campar en países europeos donde hace muchos años que no había sido visto, con las consecuencias que eso tiene para las poblaciones humanas y también para las propias áreas naturales. La Unión Europea debe dar respuestas conjuntas a problemas de este tipo. La expansión del jabalí es también uno de sus retos de futuro.

De todo ello se deduce para el caso de la invasión de jabalíes sobre las vías públicas que se trata de un problema de seguridad para el tráfico indudable pero que tiene un imposible tratamiento por parte de los responsables de carreteras que en los casos de autovías y carreteras convencionales no pueden hacer una estrategia de evitación, vallado y señalización generalizada porque ello supondría poner en cuarentena toda la red vial y generar unos gastos de vallado totales de imposible asunción. Deberían de ser las autoridades de agricultura, ganadería y/o bosques, las que establecieran unas posibles zonas de riesgo sobre las que dar cuenta a las autoridades locales y de carreteras de las vías o lugares de probabilidad más alta de la aparición súbita de jabalíes u otros animales salvajes.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario