La magia eres tu.

La magia eres tu.

“Si en alguna ocasión sientes miedo es que realmente estás viviendo. Los éxitos alimentan el ego, los fracasos nuestro espíritu. La vida es un escenario en el que representamos día a día lo mejor de nosotros mismos. La magia con que lo consigues la tienes tú.” (F.J.HerGam)
20 Diciembre 2014

Por las fechas en las que estamos, permítanme la libertad de escribirles lo que a mi juicio significa felicidad individual y profesional. La felicidad en la vida y en el trabajo.

Se acercan días entrañables de recogimiento familiar. Son fechas llenas de recuerdos buenos y menos buenos; y por supuesto, días en los que se desea “felicidad”. Pero, ¿existe realmente la felicidad?, ¿existe el prototipo de persona feliz?. En mi opinión, sí. Incluso todos podemos alcanzar y gozar de ella, sin embargo no nos damos cuenta que dicho estado (el de la felicidad) no se debe buscar. De hecho, conozco a muchas personas que buscándolo nunca lo han logrado encontrar, y otras que de repente un día reflexionando sobre sus vidas, les llegó. Decía Blaise Pascal que “todas las desdichas radican en la incapacidad de sentarse solo en una habitación”. Es posible que tuviese parte de razón. Y esta reflexión sobre nuestra felicidad, ¿hacia dónde debe estar encaminada?. La felicidad está en poner toda nuestra atención en la parte de la vida individual y profesional que nos satisface sin rechazar la que nos insatisface. Sentirse feliz es posible si somos capaces de reconocer nuestros sentimientos ante esta “doble” vida. Esto significa que debemos dar la importancia que merece a cada acontecimiento, sea este bueno o menos bueno. Normalmente tenemos la mala costumbre de magnificar los sucesos negativos que nos suceden. Y esto es un error, el que vive sufre, pero él determina el grado de sufrimiento.

¿Cuántos errores hemos cometido en la vida individual y/o profesional?. ¿Cuántas veces los hemos perdonado?. Si hay mucha diferencia en las respuestas, iremos en búsqueda de la felicidad y por supuesto no la encontraremos. Antes tenemos que hacer una pequeña “limpieza”. La vida es aprendizaje y éste muchas veces a través de los errores. Cerrar heridas y convivir con las cicatrices es encarar el futuro con ilusión y confianza. En mi opinión, estos dos conceptos (ilusión por la vida y confianza en nosotros mismos) son más que necesarios para no perder la perspectiva y que un día llegue a nuestras vidas un estado de satisfacción relativamente plena. Una persona feliz sabe que tiene magia y que de ella depende el espectáculo de la vida, donde el protagonista principal es la persona. Las expectativas que tengan puestas los demás en nosotros son suyas, para una persona feliz las únicas expectativas que cuenta son las propias y reales. Es decir, las que en un  porcentaje alto dependan de uno mismo. No es posible buscar continuamente la aprobación de los demás ni mostrarnos como no somos. Esto nos aleja del camino de la serenidad igual que los tiempos del “más rápido todavía”, esclavos de la inmediatez y dependencia emocional.

La felicidad que tanto deseamos depende de nuestro proyecto de vida y de cómo interpretemos la realidad que nos rodea. La “magia” la tenemos nosotros mismos, no es necesario ir a buscarla fuera. Se trata de ser realistas y exigentes con nuestras posibilidades, tener los píes en el suelo sin renunciar a las ilusiones y retos (que normalmente exigirán gran esfuerzo, y debemos estar preparados para ello). Reflexionar significa analizar los prejuicios que hacemos, las falsas creencias que nos atan y sobre todo los pensamientos que nos limitan e impiden el desarrollo individual o profesional. Ser una persona feliz es disfrutar de las cosas buenas que nos pasan y relativizar los sucesos negativos. Estos sólo sirven para el aprendizaje. De hecho considero, como muchos otros, que hay pocas personas que se recuperan de un éxito y muchas que aprenden del fracaso, la primera lección la humildad.

Les deseo felicidad, no sólo para estas fechas, sino para toda su vida. El como conseguirla depende en un porcentaje muy elevado del interés que tenga por serlo. No es necesario dinero, sí la magia con la que se enfrenten en su día a día personal y profesional.

Fco. Javier Herrán Gamarra

Psicólogo del trabajo. Seguridad y Salud psicosocial

Para citar este artículo:

- Herrán Gamarra, Fco. Javier. (2014, 20 de Diciembre). La magia eres tu. www.prevencionintegral.com. Disponible en: http://www.prevencionintegral.com/comunidad/blog/psicoprevencioncom

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario