LIDERAZGO DEL REGRESO.

LIDERAZGO DEL REGRESO.

El liderazgo tiene que tener claridad sobre los derechos de los trabajadores y los derechos de la empresa en las relaciones de producción. Se sabe que el agotamiento de los trabajadores desemboca en graves enfermedades que atacan concretamente el colon; el corazón por la vía de las taquicardias; la presión arterial; estrés; angustia; depresión y otras, que en Chile, se agrupan bajo la denominación de NEURÓSIS LABORAL.
13 Julio 2020

Una cuestión de importancia vital en el desarrollo, más que eso, en el éxito, de toda organización, de cualquier naturaleza que sea, incluso, si lo adversamos bajo un lente micro, como es la organización del hogar, necesita, requiere, le es necesario un líder, que como lo señala su propia denominación, practique un liderazgo efectivo y eficiente.

Pero, determinar lo que se entiende por liderazgo es la primera cuestión a dilucidar.

Se dice que liderazgo “es un conjunto de habilidades que sirven para influenciar en la manera de pensar o de actuar de otras personas”. Por mi parte,y para el caso que nos preocupa el liderazgo, la dirección empresarial,  prefiero señalar que se trata de una cualidad propia del gerenciamiento, con la capacidad para crear ideas de beneficio colectivo y, lo más importante, la capacidad para convencer al equipo de trabajo, que dichas ideas son las que llevarán al colectivo al éxito.

 

La gran diferencia entre la jefatura y el liderazgo, es precisamente, la primera tiene su fundamento en el criterio unilateral de un individuo, quien tiene el poder suficiente para ordenar y hacer cumplir lo que ordena.

Como se observa, el liderazgo requiere elementos o factores auxiliares para su buen funcionamiento. Nombraremos solo algunos para no extendernos en el tema: Trabajo en equipo; Comunicación activa y efectiva; Clima Laboral armónico; Reconocimiento y participación en los logros del equipo.

El liderazgo tiene entre sus obligaciones tiene la de percibir con claridad no solo las dificultades de la producción, sino, lo más importante, tener mucha claridad de los problemas que sufren aquellas personas donde la empresa hace descansar la creación de la riqueza, base de su desarrollo.

Entonces, el liderazgo tiene que ver con la ciencia de las relaciones humanas en el colectivo, es decir, la psico-sociología laboral, elemento que tiene que ver con el estado de las personas y las articulaciones relativas a la relación entre el trabajo y las personas que lo ejecutan.

 

El liderazgo tiene que tener claridad sobre los derechos de los trabajadores y los derechos de la empresa en las relaciones de producción. Se sabe que el agotamiento de los trabajadores desemboca en graves enfermedades que atacan concretamente el colon; el corazón por la vía de las taquicardias; la presión arterial; estrés; angustia; depresión y otras, que en Chile, se agrupan bajo la denominación de NEURÓSIS LABORAL.

El Líder moderno y, muy especialmente, el liderazgo que se requiere para los tiempos post pandemia, para levantar a los trabajadores y para reafirmar la economía de las empresas y unidades de producción auxiliares como son los contratistas, se va a requerir de un nivel gerencial con un liderazgo de claras nociones humanistas, como orientación direccional contraria a la jefatura típica del “patrón de fundo”.

Esto, ya está previsto en las normas de la legislación chilena, no solo en el CdelT.,  también en leyes complementarias como la 16.744, que obliga a la aplicación de la ISO 45001; el D. S. 109 y su modificación de complemento como lo es el D.S. 73, sobre enfermedades  psico-sociales.

Cuál es mi preocupación, hoy, cuando la pandemia aún no se resuelve y tampoco hay fecha cierta para su término y el regreso al trabajo. Pues, que claramente en nuestro país Chile, no hay preparación alguna para que los gerentes chilenos respondan con precisión y certeza a los requerimientos que esos nuevos tiempos exigirán.

No los hay, pues, el estudio de la economía que los ha informado, no es suficiente enfático en entregar opciones para las nuevas necesidades, en consecuencia, seguirán actuando como patrones de fundo sobre una masa de trabajadores agotados física, económica y mentalmente, por el largo periodo de confinamiento, necesidades materiales, deudas y malestar familiar, que, como acumulación de factores, puede, digo puede, pero lo más seguro es que sea así, prenda la mecha para un estallido social de insoslayadas consecuencias.

La primera necesidad, que se debe prevenir desde ya, es la nueva forma de relación entre capital y trabajo; entre los niveles gerenciales, el liderazgo y el bienestar de los trabajadores. La idea, es la felicidad de los trabajadores, se traslada a la felicidad del cliente.

Quienes no entiendan esto, serán los principales contribuyentes al estallido social que van a generar.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario