NUEVAS TAREAS DE LA EMPRESA EN SSO: RIESGOS PSICO-SOCIALES.

NUEVAS TAREAS DE LA EMPRESA EN SSO: RIESGOS PSICO-SOCIALES.

las nuevas exigencias que la organización acarrea en el desarrollo de la producción, directamente conectadas a las relaciones que se generan en el diario vivir de nuestro ámbito productivo, tendríamos que hacer un paréntesis, reflexionar y establecer que dando sentido a que lo más valioso del patrimonio que la empresa posee es su gente, dichas exigencias se refieren precisamente a la salud mental y física de los trabajadores.
21 Octubre 2017

NUEVAS TAREAS DE LA EMPRESA EN SSO: LOS RIESGOS PSICO-SOCIALES.

Si quisiéramos ajustar nuestra empresa a las nuevas exigencias que la organización acarrea en el desarrollo de la producción, directamente conectadas a las relaciones que se generan en el diario vivir de nuestro ámbito productivo, tendríamos que hacer un paréntesis, reflexionar y establecer que dando sentido a que lo más valioso del patrimonio que la empresa posee es su gente, dichas exigencias se refieren precisamente a la salud mental y física de  los trabajadores.

En el portal de la Superintendencia de Seguridad Social podemos advertir que las enfermedades han tenido un aumento de un 17%, lo que no es menor en un país conde el número de trabajadores oscila entre los  cinco a seis millones de personas. “El año 2016 las enfermedades profesionales diagnosticadas por las mutuales de seguridad privadas y del Estado crecieron en el 17 por ciento respecto del año 2015.

Del total de estas enfermedades, el 41 por ciento corresponde a salud mental, seguida de lejos por las músculo-esqueléticas, con el 30 por ciento. Al analizarlas con criterio de género, el 64 por ciento de estas enfermedades afectó a mujeres y el 36 por ciento a hombres”.

Es notable que el organismo fiscalizador haya detectado que el % 53, de las enfermedades totales de los trabajadores chilenos alcance este elevado porcentaje, pues, ello viene en demostrar que las relaciones de producción, o mejor dicho  las circunstancias que afectan a los trabajadores en las empresas inciden fundamentalmente en su aspecto psicológico. Dice la SUSESO, “al considerar sólo las enfermedades profesionales se tiene que 53% corresponde a diagnósticos por salud mental, y un 27% a enfermedades del musculo esquelético. Por otro lado, un 64% de las enfermedades de origen laboral con diagnóstico en salud mental correspondieron a mujeres, y un 36% a hombres".

Se ha establecido, asimismo, que las actividades en que los trabajadores han tenido un aumento en enfermedades psico-sociales son pesca, industria manufacturera, hoteles y restoranes, administración pública y defensa, planes de seguridad social, enseñanza y servicios sociales y de salud.

Según nuestro enfoque preventivo-legalista, la mayor deficiencia de las empresas chilenas no se encuentra en la aplicación de procedimientos técnico, desde que en este sentido, desde hace algunos años se aplica por regla general una mejor y mayor técnica tanto en elementos como en procedimientos productivos por razones de competitividad y productividad. Sin embargo, se ha omitido una mayor preocupación por el personal colaborador, la gente o los trabajadores, como quiera designarse a la masa de individuos que guarda el conocimiento empírico en los procesos productivos.

El Decreto Supremo 73, modificatorio del D. S. 109, que reglamenta las enfermedades profesionales ha venido a enfatizar enfermedades que anteriormente parecían no ser reconocidas como enfermedades profesionales.

Se dice que existe una estrecha relación causal entre las  condiciones de trabajo y las enfermedades psico-sociales. Ello es efectivo, pero no solo en relación a la forma de organizar el trabajo, a los incongruentes y caóticos  horarios de trabajo.. Tampoco los resultados estadísticos solo tienen que ver con la carga de trabajo, métodos, contratación, estructura salarial, jornadas, horarios, sistemas de turnos, otorgamiento de permisos y vacaciones, estilos de liderazgo (autoritario, no involucrado, permisivo, participativo), procedimientos de asignación de tareas, de resolución de conflictos cotidianos, sino, a nuestro entender con todos ellos, con todas estas condiciones anormales de trabajo, pero, hay algunas especiales formas que, siendo prohibidas por la ley, constituyen la fuente misma de las enfermedades mentales, psicológicas, una de ellas es el estrés laboral, que como sabemos es el resultado del confrontamiento del trabajador a condiciones de trabajo que son superiores a sus fuerza o capacidades. Tal estrés es a su vez la fuente de numerosas otras enfermedades que somatizan o transforman en enfermedades físicas la angustia y ansiedad laboral.

En el plano legal, sabemos que el acoso moral laboral es una fuente importante en Chile de los padecimientos psicológicos de los trabajadores, pues, las estadísticas  señalan que en nuestro país cerca del %70 de los trabajadores ha sufrido esta violencia en el trabajo en más de una ocasión en su vida laboral.

El acoso laboral se encuentra definido en el artículo 2  , del Código del Trabajo Chileno y, asimismo, constituye una causal de autodespido, con indemnización de perjuicios derivados del claro y siempre presente Daño Moral por esta causa. En el plano civil, quienes sufren conjuntamente con el trabajador es su familia. Al respecto desde el punto de vista civil, tal sufrimiento también constituye un Daño Moral reclamable por la vía civil, siempre y cuando pueda ser acreditado en juicio.

Pero, no solo el acoso moral en el trabajo, en idénticas condiciones se encuentra el acoso sexual, que hoy no solo se reconoce que sus expresiones van más allá de la invasión del espacio personal, sino que se reconoce como acciones de acoso todas aquella que de un modo u otro, tiendan a obtener mediante la presión privilegios de carácter sexual de un trabajador, sea hombre o mujer y que pongan en riesgo su estabilidad en el trabajo. De ese modo también si la estabilidad en el trabajo se ve amenazada por enfermedades psicológicas que derivan del acoso sexual, sea este de un superior jerárquico o de un propio compañero.

La discriminación, es a nuestro entender, el más perverso de todas las formas de violencia laboral, puesto que ello ataca la dignidad en el concepto más íntimo del trabajador, su ideología política, religiosa, sexual, de origen étnico, de nacionalidad, de color, etc, etc.

Pero, desde el punto de vista de la Gestión en Prevención de Riesgos, instrumentos tan fáciles de llevar adelante para combatir estas lacras laborales y sociales, son ignoradas por las empresas y sus mandos gerenciales.

Uno de los más efectivos elementos de eliminación de las causas de enfermedades psico-sociales es la COMUNICACIÓN. En efecto, la comunicación real y efectiva en términos no solo de la utilización inteligente y clara del léxico comunicacional, sino del modo en que las ideas de dirección  que nacen en el órgano pensante y dirigente, llegan a la gente y como se da lugar a una corriente de intercomunicación en los mismo término. Ello,no significa otra cosa que asomar los ojos a la realidad y observar que los trabajadores se encuentran cada día más empoderados de sus derechos y garantías político civiles, pero, el temor reverencial a la dinámica social permite a los niveles gerencias de las empresa negarse a la comunicación provocando un corte traumático en los trabajadores.

El llamado CLIMA LABORAL, no es otra cosa que el ambiente armónico en que los trabajadores desarrollan su trabajo con cierto nivel de satisfacción y alegría, provocando con ello un aumento en la producción y en la calidad de los bienes y servicios. Pero, en una relación de mando caótica, silenciosa o muda, no resulta posible entrar a mejorar el clima laboral, pues, esta adolece de falta de comunicación.

El miedo en un colectivo, siempre e manifiesta en dos direcciones, o en dos estamentos: los dirigentes y los dirigidos. Por cuanto se encuentra presente la desconfianza de los que los unos y los otros pretenden. Por ello la cuestión de la comunicación en sentido amplio es de enorme importancia en materia de combatir los Riesgos Psico-Sociales de una empresa.

Como dijimos antes, hay herramientas para dar una solución inteligente a estos elementos negativos que entraban la producción. Solo falta voluntad gerencial y el conocimiento de cuáles son estas herramientas.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario